Mano a mano entre la Feria de La Habana y el Mariel

No se informó a inversores actualidad de la Balanza de Pagos y de la Deuda Externa de Cuba

LA HABANA, Cuba,  noviembre, www.cubanet.org -La XXXI Feria Internacional de la Habana (FIHAV) 2013, se desarrolla desde el pasado 3 de noviembre. En su inauguración, Rodrigo Malmierca Díaz, ministro de Comercio Exterior de Cuba, publicitó la llamada “Zona de Desarrollo Especial Mariel” (ZDEM) ante la representación de 65 países y cerca de 900 empresas extranjeras.

Las autoridades llamaron a los concurrentes a visitar la ZDEM para conocer el megaproyecto, previsto como importante fuente de ingresos y de afianzamiento del régimen. El presidente Raúl Castro Ruz vaticina que este es uno de los mayores planes de desarrollo económico desde que inició el proceso de reformas en el país.

Malmierca expresó que en la ZDEM se desarrollarán “políticas especiales”, fundamentalmente para los que “aporten innovaciones tecnológicas y de gestión”. Pretendió tomar por tontos a los empresarios extranjeros, pues por la década de los 90 del pasado siglo se intentó crear con iguales propósitos la Zona Franca Mariel. En ese entonces, el empresariado inversor tuvo que abandonar sus proyectos, por impagos de las empresas cubanas, falta de viabilidad y excesivo control estatal-militar.

El ministro no informó a los inversores y empresarios extranjeros el estado actual de la Balanza de Pagos y de la Deuda Externa de Cuba, desconocida oficialmente desde el 2009. Su última referencia dada por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), data del 2008, y la situaba sobre los 11.591 millones de dólares.

El alto funcionario tampoco dijo a los participantes que, en 53 años de revolución castrista, su gobierno no ha presentado saldos favorables en el intercambio comercial (exportaciones/importaciones). El saldo negativo anual ha promediado más de 1.772 millones de dólares. Malmierca Díaz también ocultó a los visitantes que entre los años 1950 y 1957, nuestro país tuvo un saldo comercial favorable de 7282.2 millones de dólares.

Cuba tiene una deuda inmovilizada  -que ha sido limitadamente reestructurada desde 1986- de 7.591,7 millones de dólares. Este dato no ha sido comentado por el gobierno de la Isla desde 2008. De su monto total, el 60,2% corresponde a Deuda Oficial perteneciente a los acreedores del Club de París.

The Economist Intelligence Unit detalla que la Deuda Externa de Cuba en 2011 —sin incluir la contraída con la URSS y otros países del este de Europa— asciende a 21 mil millones de dólares. Precisamente, el pasado 1 de noviembre, México le condonó a Cuba una deuda ascendente a 340,9 millones de dólares; nuestro país le pagará un resto de 146,1 millones a la nación azteca.

Desde 1996, las relaciones entre Cuba y la Unión Europea (UE), están condicionadas por la “Posición Común”, y se debaten entre las diferencias de fondo sobre derechos humanos y políticos. Cuba es el único país de América Latina y el Caribe sin un acuerdo comercial y de cooperación con la UE.

Mientras tanto, el pueblo cubano no ve los supuestos beneficios que recibe la Isla en los proyectos con Venezuela, y observa la actitud obstruccionista de su régimen para aislar los Tratados de Libre Comercio (TLC). Todos los países de la subregión ribereños con el Océano Pacifico, excepto Ecuador, tienen acuerdos de este tipo con Estados Unidos.

Finalmente, 2012, según los gobernantes cubanos, cerró con un crecimiento del 3% en el Producto Interno Bruto; igual  propósito prevén para el 2013, sin que estos supuestos crecimientos sean percibidos por el pueblo en los servicios sociales y educativos, la alimentación, los salarios y la seguridad social.

El General Presidente, apoyado por Brasil y China, sus principales socios en la ZEDM, pretende entregar esta inversión a la nueva generación de empresarios militares, que forman el componente principal de su sucesión pronosticada para el 2018, lo cual les permitirá controlar el estratégico territorio, que abarca el puerto de gran calado, sus industrias y más de 465 kilómetros cuadrados.

Los inversores que asienten sus compañías en la referida Zona, tendrán un “Reglamento Especial”, serán controlados de pies a cabeza por la contrainteligencia militar del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Los empleados contratados por ellos, serán considerados como trabajadores civiles de las FAR; ellos serán purgados y usados como fuente de información, lo que garantizará el sistema de espionaje comercial y político del régimen, pues no se trata de una zona de “libre comercio” o de “exclusión especial”.

El castrismo y quienes se le someten sostienen que “en Cuba no habrá cambios políticos”, razón para que los inversores extranjeros tomen sus precauciones al ver un país paralizado por falta de financiamiento y garantías jurídicas. Poco sabemos los cubanos del endeudamiento público de un gobierno que no le rinde cuentas, se vanagloria falsamente de ser democrático y mantiene empobrecido al país.

Acerca del Autor

Ernesto García Díaz

Ernesto García Díaz

Graduado de Lic. en Derecho en la Universidad de Camagüey, Cuba. Abogado, notario y dirigente empresarial, consultor marítimo-portuario, especialista en comercio internacional. Autor con el Dr. René Gómez Manzano, del Proyecto de Ley Tierra y el Desarrollo Productivo. Actualmente reside en Miami.

[fbcomments]