1

Los palmeros contra el régimen

LA HABANA, Cuba, diciembre, 173.203.82.38 -Según Pedro Figueredo, vecino de Palma Soriano, provincia Santiago de Cuba, en esa ciudad se están repitiendo hoy escenas que recuerdan las vividas en 1958, cuando el descontento popular puso en jaque a la tiranía de Batista.

Pedro Figueredo, miembro del Frente de Resistencia Cívica Orlando Zapata,  y de UNPACU, cuenta sobre el disgusto que manifiesta la población de Palma Soriano luego del paso del huracán Sandy, debido a  los incumplimientos de las promesas hechas por el gobierno para resarcir las pérdidas.

Dice Pedro que hasta mediados de mes, solamente  habían distribuido una lata de picadillo de carne rusa per cápita, al precio de tres pesos con sesenta centavos, y con fechas de vencimiento para diciembre 2012, incluso muchas  de ellas en mal estado, por lo cual provocaron intoxicaciones en algunas personas, al punto que han tenido que suspender su venta a la población.

Otra de las críticas situaciones comentadas por Figueredo tiene que ver con  la cantidad de techos de viviendas que sufrieron afectaciones totales,  y la necesidad de la ayuda por parte del Estado para salvarlos de la catástrofe. Sin embargo, comenzaron a vender las tejas de zinc a 505 pesos, las de fibrocemento a 120, las  puertas de zinc galvanizado a 1200 pesos, y las persianas a 860,  cifras astronómicas que no están al alcance de los trabajadores, quienes perciben mensualmente un salario promedio de 400 pesos.

Ante el creciente descontento que suscitó en las familias afectadas estas situaciones, que se agravan por la aparición del cólera, y la falta de alimentos y combustibles, el gobierno municipal, en reunión extraordinaria, acordó rebajar a  la mitad de sus precios los materiales de construcción, pero entonces éstos se perdieron de repente. “Cuando estaban caros, había. Les rebajaron el precio, y ahora no hay”, sostiene Pedro.

Cuenta además este opositor, que en Palma Soriano han aparecido carteles con consignas en contra del gobierno. Las organizaciones UNPACU y el Frente de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo, se atribuyeron la autoría de estos avisos, muestras del descontento general.

Asegura también que en una ocasión, muchos de estos carteles pintados, permanecieron varios días en las paredes exteriores de casas y establecimientos públicos, porque eran tantos que la policía se demoró mucho en quitarlos. Asimismo, testimonia Pedro Figueredo que por la calle Martí, la arteria principal del pueblo, ha pasado varias veces una camioneta a toda velocidad, y a la altura de la sede del Partido Municipal, a plena  luz del día, ha lanzado centenares de  proclamas antigubernamentales.

Los palmeros más viejos coinciden con Pedro cuando asegura que los momentos que vive hoy su pueblo son similares a los que se vivió en el año 1958, cuando los rebeldes mantenían sitiado el cuartel, mientras los ciudadanos más valientes salían a las calles desafiando a la tiranía y sus esbirros, y llenando de carteles la ciudad.