Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Domingo, 25 de septiembre 2016

Lo de Rigo no tiene nombre

Los comediantes más populares entre nosotros son generalmente los más críticos con los gobernantes

 |   |  comment count

LA HABANA, Cuba, diciembre (173.203.82.38) – “Estoy pasando  por un momento de  mi vida…  bueno, si a esto se  le  puede llamar  vida”.  Así comienza  el espectáculo  humorístico  de dos horas de duración el  comediante cubano Rigoberto  Ferrera. Las  presentaciones en el  cine-teatro Astral, de esta capital, se realizan a teatro lleno y el espectáculo transcurre entre  las carcajadas del público.

Los aplausos premian la calidad del humor sin dejar de  lado el contenido de sus chistes, que critican al gobierno, y en ocasiones rozan los  nombres de los  máximos  dirigentes. “Fiii.. lete de pescado emperador”, es un ejemplo de su osadía.

Rigoberto Ferrera, con su particular forma de hacer humor, convierte a los  asistentes en transgresores de las reglas del sistema, burlándose de  los absurdos gubernamentales, con el propósito de ganar las  risotadas de los presentes que, sin  advertirlo, se ríen de  sus propias desgracias.

La identificación de los espectadores con el mensaje del  comediante muestra la necesidad de libertad de expresión de la sociedad cubana. Con la  asimilación de la  burla, que va del doble sentido a la mofa, el  público cómplice, con aplausos y risas, aprueba  las  críticas a la  hipocresía del  sistema. De esta forma manifiesta el pueblo su  inconformidad del  pueblo con los gobernantes, sin necesidad de convocar a  debates manipulados por el Partido Comunista.

Comentarios como “la puso  buena”, “está loco”, “a este  se lo llevan  preso”, se escuchan a la  salida del  teatro. Al finalizar el espectáculo, los asistentes regresan a las calles, a la realidad, con la mordaza impuesta a la nación por el régimen.

En la actualidad, es  común  en Cuba disfrutar en los centros nocturnos de espectáculos humorísticos no exentos de críticas al régimen. Los  comediantes más populares entre nosotros son generalmente los más críticos con los gobernantes, y los humoristas utilizan con maestría la situación del país para hacernos reír, cuestionar y ridiculizar a los que mandan.

Es meritorio que se atrevan a transgredir la censura, si se tiene en  cuenta que los humoristas ponen  en  riesgo su trabajo, ya que pueden ser excluidos del  medio artístico, como ha sucedido en ocasiones. Por eso, como dicen algunos del público al final de sus funciones: “Lo de Rigo no tiene nombre”.

sanmartinalbistur@yahoo.com

Acerca del Autor

Augusto César San Martín
Augusto César San Martín

Augusto Cesar San Martin. Nació el 20 de abril de 1967 en Ciudad de La Habana. Fue captado por el Ministerio del Interior y estudió Ciencias Penales en el Instituto Hermanos Martínez, en el que se graduó. Por discrepancias con los militares, pidió la baja permanente de ese organismo, solicitud que le fue denegada durante un año. En ese tiempo estableció contacto con los opositores pacíficos y fue encarcelado en 1994. Lo declararon preso de conciencia en 1996, y a su salida de la cárcel colaboró con la agencia Cuba Press de 1997 a 1999. En el año 2006 fundó el Centro de Información José Lezama Lima.

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: