Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Lunes, 26 de septiembre 2016

Las cuentas claras

Tampoco creo que la avalancha de turistas norteamericanos vaya a provocar, ni aunque traigan las trompetas de Jericó, la caída del régimen LA HABANA, Cuba, junio (173.203.82.38) – A propósito del artículo De cartas y de firmas, se me han acercado varias personas asombradas (o enviadas) para preguntar qué se ha hecho de mi moderación…

 |   |  comment count

Tampoco creo que la avalancha de turistas norteamericanos vaya a provocar, ni aunque traigan

las trompetas de Jericó, la caída del régimen

LA HABANA, Cuba, junio (173.203.82.38) – A propósito del artículo De cartas y de firmas, se

me han acercado varias personas asombradas (o enviadas) para preguntar qué se ha hecho de

mi moderación y sentido de lo políticamente correcto. Supongo que ambas virtudes sigan

exactamente en el mismo lugar que estaban. O sea, bien al centro del pecho y con una

ligerísima, casi imperceptible inclinación al lado izquierdo. Creo que por ahí, si los golpes y las

decepciones no lo mudaron, debe andar el corazón.

Si acaso, lo que me preocupa un poco es mi capacidad para hacerme entender últimamente

por algunos. Con lo mal que huele para mi olfato el mejunje de gato por liebre que cocinan por

ahí, miren que trato de evitar los circunloquios. Pero ni modo. Para algunos, es como si hablara

en swahili.

Hablemos claro. No tengo absolutamente nada contra el derecho de los norteamericanos a

viajar a Cuba. Tampoco creo que la avalancha de turistas de Estados Unidos vaya a provocar,

ni aunque traigan las trompetas de Jericó, la caída del régimen. Pero me malinterpretan los que

piensan que francotiroteo a mansalva contra la carta de los 74. A nadie se le ocurra ponerme

en la lista de los 300 ni en ninguna otra. De un tiempo a esta parte hago alergia a los listados.

Repito. Sólo quiero estar en la lista de los que exigen la libertad de los presos políticos y de

conciencia.

Para firmar algún documento que aparezca por mi ruta, tengo primero que tocar madera, mirar

si no hay algún gato negro por los alrededores y tomar el lápiz con la mano izquierda, después

de orinar.

Con tantas trampas, oportunistas y chivatos de toda laya, me pongo paranoico hasta niveles

victroleros y desconfío -¡ay los bolerones, yo que me creía rockero!- hasta “de los amigos que

dicen ser amigos, de las mujeres que mienten al besar”.

Con el malware del camarada Ramirovich y los ciber-nenes de la Universidad de Ciencias

Informáticas, ya ni en el teclado de la PC se puede confiar. Figúrense que quedará para los

protagonistas que se quedaron sin casting, los monaguillos con salterio y cencerro, los

ingenuos de carroza, las esposas desesperadas y los que truecan firmas por tarjetas blancas.

De veras que no quiero estar en esa película. Ni siquiera pasar por el cine.

Que no me vengan con chismes ni con intrigas. No me interesa saber quiénes son los agentes.

Que hagan su trabajo, y no molesten al prójimo. ¡Qué me libre Mao de tanta sombra chinesca!

Allá mis “amistades peligrosas” si no soportan las cuentas claras…

luicino2004@yahoo.com

Acerca del Autor

Luis Cino Álvarez
Luis Cino Álvarez

Luis Cino Álvarez (La Habana, 1956). Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Se inició en la prensa independiente en 1998. Entre 2002 y la primavera de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Es subdirector de Primavera Digital. Colaborador habitual de CubaNet desde 2003. Reside en Arroyo Naranjo. Sueña con poder dedicarse por entero y libre a escribir narrativa. Le apasionan los buenos libros, el mar, el jazz y los blues.

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: