La Habana clama por el “Plan Tareco”

Repugnan a la vista y al olfato la podredumbre de avenidas y calles, pero nadie da la cara

LA HABANA, Cuba, diciembre, www.cubanet.org -Ni el absurdo en sí mismo contra todo  raciocinio, ni constantes denuncias por medios oficialistas e independientes logran conmover a las instancias gubernamentales hasta sentirse   obligadas a enfrentar y eliminar el nefasto entorno epidemiológico, medioambiental, estético, sicológico, turístico, de convivencia comunitaria que como pernicioso vaho envuelve a La Habana, vitrina del país y del socialismo, y como dice el hiperbólico eslogan  “Capital de todos los cubanos”.

Meca inalcanzable para inmigrantes de otras provincias que pretenden instalarse  “por la libre”. Son “Ilegales” cubanos  sin residencia fija en la capital -que no es para ellos- siempre multados y repatriados a sus pueblos.

Nadie parece conmoverse por tan perjudicial problema de salud. Indudable falta de voluntad política, más contrastante si se compara con otras poblaciones de la isla que, con menos recursos, conservan decorosa limpieza.

Voluntad que como apabullante incongruencia no faltó frente al mismo problema de insalubridad cuando se celebró la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados en La Habana en septiembre de 2006.

Entonces –como ahora- un enjambre de peligrosos mosquitos Aedes aegypti, vector del dengue, con sus fastidiosos zumbidos y peligrosas picadas había aterrizado en La Habana. Hubo saneamiento general de la ciudad. Paradójicamente, pudieron más los mosquitos que decenas de miles de voces por  periódicos, radio, televisión y en asambleas de vecinos, reclamando limpieza de calles, de solares yermos, recogida de basura y eliminación de aguas albañales que corren  por las calles. No faltaron entonces cuantiosos recursos para la batida higiénica empleándose buldóceres y camiones de ministerios, incluido vehículos militares y soldados aplicados en la limpieza a fondo de la capital.

¡Reapareció el famoso “Plan Tareco”!, casi una institución revolucionaria que había caído en el olvido, resucitado por mosquitos y la Cumbre tercermundista.

La diferencia de entonces, contrastante con la realidad actual ,es que no hay abocada celebración alguna de evento político.

El Plan Tareco consiste en el permiso otorgado a la ciudadanía por una semana, aproximadamente cada diez años, para lanzar   indiscriminadamente a la calle cuantos tarecos, objetos inservibles e inmundicias se han acumulado en los hogares. Montañas de basura, toneladas trasladadas a los vertederos en camiones repletos, generadas y acumuladas   por una mega ciudad de alrededor de tres millones de almas con pálido manejo medioambiental y de reciclaje.

¿Qué traba la solución del preocupante problema, bochorno de la cuatricentenaria ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco?  Al parecer ni el gobierno tiene la respuesta.

[email protected]

Acerca del Autor

Reinaldo Emilio Cosano Alén

Reinaldo Emilio Cosano Alén

Reinaldo Emilio Cosano, La Habana, mayo, 1943, licenciado en Filología en la Universidad de La Habana. Ejerció como profesor los últimos veinte años de vida laboral. Fue separado del magisterio por carecer de ''idoneidad política'', según consta en el acta de separación definitiva. Fue miembro del Comité Cubano pro Derechos Humanos, y participó en la Coalición Democrática Cubana. Escribe desde hace más de diez años para CubaNet, a través de la agencia Sindical Press, de la cual es director. e-mail: [email protected]

[fbcomments]