Historias del tabaco

Historias del tabaco

Ocultos tras la glamurosa cultura de los habanos, los tabacaleros cubanos son pr√°cticamente esclavos de un Estado latifundista

LA HABANA, Cuba, junio, 173.203.82.38 -Recientemente, a un veguero pinare√Īo lo multaron porque -luego de terminada la cosecha tabacalera- sembr√≥ frijoles negros en la tierra dedicada al tabaco, que de todos modos iba a estar ociosa por varios meses. El campesino solo¬† aplic√≥ el viejo m√©todo de rotaci√≥n de cultivos. Los frijoles, adem√°s de servirle para alimentarse o ganarse unos pesos, le aportan hierro a la tierra, lo que har√° mejor la pr√≥xima cosecha de tabaco. Cualquier guajiro sabe eso. Pero¬† los bur√≥cratas del Ministerio de Agricultura, no. Y tampoco les interesa. Para ellos, los tabaqueros es como si fueran esclavos de un gran latifundista: el Estado.

El Estado les paga una miseria por las cosechas y no les da nada para trabajar. Sólo órdenes, muchas veces absurdas. Deben comprar los aperos, las turbinas y las mangueras para regar sus cultivos,  los fertilizantes y herbicidas. Y contratar hombres para la siembra,  el guataqueo y la recogida. Eso, si encuentran a alguien, porque nadie  quiere trabajar por menos de  30 pesos diarios (poco más de un dólar). Y el cosechero no puede pagar más porque la cuenta sencillamente no le da…

Pero al Estado sí le da la cuenta con el tabaco y de qué manera. De no ser así, los guías de turismo no recibirían la tajada de dinero que reciben por  llevar los turistas a las tiendas de habanos.

Las comisiones  por la venta de habanos oscilan entre el 20 y el 30 por ciento de la compra. Los precios de las cajas de puros (cada una contiene 25)  oscilan entre 200 y 400 cuc. Si les pagan el 30 por ciento por  la caja más barata, que cuesta 200 cuc, el guía se echa 60 cuc en el bolsillo.

Sin estas comisiones, que compran su silencio y su incondicionalidad al r√©gimen ‚Äď en contacto directo con extranjeros, cualquier cosa que digan puede resultar da√Īina- los gu√≠as no tendr√≠an inter√©s en llevar a los turistas a las tiendas de tabaco¬† ni dedicar√≠an una buena parte de la excursi√≥n a la publicidad y¬† la informaci√≥n sobre el habano.

Con tal tajada, vale la pena la contienda que tienen que librar con los choferes de los √≥mnibus que transportan a los turistas ‚Äďque no cobran comisi√≥n alguna-, los revendedores clandestinos y los polic√≠as.

Los negocios se hacen con desfachatez absoluta, frente a polic√≠as y custodios, lo mismo en la puerta de Partag√°s o La Corona, que en la Plaza de Armas, en La Habana Vieja, donde est√°n las tiendas Gale√≥n, que son las que dan mayores comisiones. Los revendedores conversan y jaranean con los uniformados, de quienes han comprado su protecci√≥n (los nag√ľitos tambi√©n tienen que vivir). En sus narices, acosan a los turistas, lo mismo para venderles que para llevarlos a comprar a la tienda, de la que reciben una comisi√≥n. Por el camino,¬† forcejean entre ellos y presionan o chantajean a los gu√≠as (“meterles el pie”, como le dicen).

A veces, se producen altercados entre los guías de Cubatur y los traficantes, principalmente durante el tiempo que pasan los turistas en la Calle de los Artesanos, o cuando visitan el Palacio de los Capitanes Generales, donde los dejan solos para que lo visiten a su ritmo, mientras  los guías descansan y  esperan afuera.

El asedio de los  revendedores suele llegar hasta la misma  puerta del ómnibus. Mientras, los policías, se tocan la mascada en el bolsillo y se hacen de la vista gorda. Tienen que aprovechar la buena racha, porque los rotan frecuentemente. Para que no le cojan el gusto al asunto.

Y cuando veo estos hechos, en los que todo indica que el Estado est√° implicado, no puedo dejar de pensar en los mal pagados cosecheros, all√° en los surcos.

luicino2012@gmail.com

[fbcomments]