Exiliados no, emigrantes

Si va en serio lo de la reconciliación, el país debe permitir la entrada y salida incondicional a absolutamente todos los cubanos

LA HABANA, Cuba, agosto, 173.203.82.38 – Días después de que el presidente Raúl Castro anunciara que se analizaban posibles cambios a la política migratoria, el diario Guerrillero, de la provincia Pinar del Río, publicó un artículo titulado Jóvenes y emigración: Cuba somos todos en el que se hace un inusual llamado “a todos los cubanos en la isla a reconciliarse con sus compatriotas emigrados, suprimiendo estigmas que los descalificaron durante décadas”.

El artículo hace referencia además a una encuesta realizada entre “15 jóvenes pinareños emigrados, de entre 22 y 30 años, que decidieron residir de forma temporal o permanente en Italia, Chile, Ecuador, México y Estados Unidos”.

A juzgar por las buenas intenciones y el espíritu conciliador que muestra el periódico pinareño, podemos deducir que los cubanos tendremos que borrar de nuestro vocabulario aquellas palabras que antes nos habían ordenado a usar: gusanos, vendepatria, escorias y traidores; términos que el propio régimen acuñó. Ahora, también por decisión del más alto nivel, tendremos que llamar emigrantes a los antiguos traidores. No importará si se trata de marielitos, Peter Panes, balseros o quedaditos; lo importante es que tienen dólares y que pueden ayudar a salvar el barco de la revolución que hace agua por todos lados.

Nuestros ancianitos dirigentes comprenden que ya no pueden darse el lujo de ser tan beligerantes con los que traen tan significativa y necesaria cantidad de dólares. Hace falta dinero y hay que buscarlo donde sea y como sea; los exiliados –quise decir emigrantes- son hoy una de nuestras primeras industrias.

¿Serán sinceros los jefes cuando hablan de reconciliación?  Lo dudo. Resulta ridículo que el régimen hable de reconciliación, mientras mujeres indefensas vestidas de blanco con gladiolos en sus manos ya no solo reciben golpes y empujones; “el pueblo enardecido” ahora las agrede con objetos punzantes.

Es linda la idea de una nación reconciliada y unida bajo un cielo libre; pero resulta difícil creer en las buenas intenciones de quienes continúan azuzando las turbas contra opositores pacíficos e indefensos, para que los repriman a machetazos. Si de veras el gobierno desea la reconciliación, ¿por qué la Asamblea Nacional habla de reforzar la Ley Mordaza?

El régimen durante años se ensañó con ese exilio, que siempre satanizó y pretendió humillar y que ahora pretende acoger con los brazos abiertos. ¿Les devolverán los mandamases a nuestros exiliados, y a todo nuestro pueblo, los derechos que un día nos usurparon?

Si va en serio lo de la reconciliación, el país debe permitir la entrada y salida incondicional a absolutamente todos los cubanos. Si ahora los gusanos son emigrantes, Willy Chirino, Gloria Estefan, Andy García, Raúl Rivero, Orlando “Duque” Hernández, Huber Matos y mucho más, también lo son. Espero pronto verlos entrando y saliendo de nuestra isla, sin problemas ni permisos de ningún tipo.

adolfo_pablo@yahoo.com

[fbcomments]