El país importa arroz que podría producir

A pesar de las inversiones para mejorar la producción nacional, persisten obstáculos de carácter organizativo

LA HABANA, Cuba octubre, www.cubanet.org -De las cerca de 700 000 toneladas de arroz que consumió la población cubana el año pasado,  400 000 se importaron de Vietnam, Brasil y los Estados Unidos. Como la tonelada de arroz se cotiza en el mercado mundial a 500 dólares, el gobierno cubano tuvo que erogar 200 millones de dólares para la compra de este alimento.

Hace dos años, la producción de arroz atravesaba una aguda crisis en Cuba. Había grandes dificultades en la recolección, debido al avanzado deterioro de la maquinaria agrícola, la  carencia de medios de trasportación del grano y el total abandono de los  caminos. Provocaba grandes pérdidas  no poder recoger el arroz cuando estaba en su plena maduración.

Los pocos secaderos, molinos, silos y almacenes existentes, en su gran mayoría estaban en condiciones lastimosas, por los muchos años sin mantenimiento. Por la limitada capacidad industrial y de almacenaje, algunas provincias se veían obligadas a trasladar el grano cosechado para aquellas que contaban con secaderos y molinos para procesarlo, con el consiguiente gasto de combustible, salarios, etc.

Toda esta situación trajo como resultado las bajas producciones que no satisfacían las necesidades de la población. El déficit en la producción de arroz fue compensado con el que se importaba del exterior.

Pero desde mediados de 2011, el Ministerio de la Agricultura emprendió un proceso de inversión y reconversión para revertir la situación. Para ello, el Estado  destinó cuantiosos recursos para la compra de maquinarias agrícolas y medios para la trasportación del grano. Se emprendió un proceso de construcción de nuevos secaderos, molinos, silos y almacenes, mientras los existentes eran sometidos a reparaciones capitales y procesos de modernización.

De igual manera, se emprendió la rehabilitación de canales de riegos y caminos.

Tenemos el caso de la nueva derivadora del río Guamá, en Pinar del Rio, la cual, con la presa El Punto, en el municipio  Consolación del Sur, garantizará la irrigación del macizo arrocero de Vuelta Abajo, por medio de un sistema de canales de más de 20 kilómetros.

Desde el pasado año, el cultivo de arroz en Cuba ha experimentado cambios positivos. Las provincias Pinar del Río, Villa Clara y Cienfuegos reportaron, en las siembras de frio y primavera, 34 934 hectáreas cosechadas. La entrega a tiempo de fertilizante, herbicidas, combustible, más el uso racional del agua, entre otros aseguramientos, posibilitó que estas tres provincias reportaran en el presente año una producción de 38 000 toneladas arroz húmedo, lo que representa un aumento de 35%, en relación a lo cosechado por dichas provincias en el pasado año.

En  Villa Clara se edifica un molino que procesará 200 toneladas de arroz diarias, y se construyeron tres silos de 1000 toneladas de capacidad cada uno, así como un almacén con capacidad para 1 800 toneladas. Con tales inversiones, el próximo año la provincia podrá poner fin al traslado diario de 250 toneladas de arroz húmedo a Sancti Spíritus y Matanzas para procesarlo industrialmente.

Pero no todo marcha sobre ruedas. Como consecuencia de los incumplimientos de la Empresa de Servicios Aéreos en los planes de siembra de arroz, la tardanza en la aplicación de fertilizantes, herbicidas e insecticidas, en Los Palacios, provincia de Pinar del Río, provocó graves afectaciones a la producción del presente año. Se dejaron de producir 39 7000 toneladas de arroz y hubo una disminución significativa en los rendimientos por hectáreas.

Los directivos de la aviación agrícola plantean que su prioridad no son las empresas arroceras, sino la fumigación contra los mosquitos en La Habana, en los polos turísticos de Cayo Coco, Cayo Largo y en la ciudad de Pinar del Río.

ramsetgandhi@yahoo.com

[fbcomments]