El infierno de ser mujer y opositora

El infierno de ser mujer y opositora

0Régimen golpea y aprisiona a mujeres cubanas, mientras sus medios oficiales critican maltrato a mujeres en otros países

LA HABANA, Cuba, febrero, 173.203.82.38 -Los medios de información oficiales de Cuba han dedicado en estos días espacios al tema del abuso contra la mujer. En particular, el periódico Granma publicó, el 15 de febrero, un artículo bajo el título “Cuando ser mujer es un infierno”, en el que indica las agresiones que sufren las féminas en diferentes países del mundo, tales como Reino Unido, Estados Unidos, Dinamarca, Rusia, España, Japón, Etiopía, Bosnia, Australia.

Entre los decálogos de riesgo citados por Granma, aparece uno dedicado a las víctimas del conflicto, según el cual: “ellas son agredidas como estrategia de guerra para humillar al oponente, aterrorizar a las poblaciones y destruir sociedades”.

Esto pudiera aplicarse a lo que sucede en nuestro país con las mujeres que piensan diferente y que, por ello, son agredidas de disímiles formas y a plena luz pública. Muchas tienen dramáticas historias que contar, muy en particular las Damas de Blanco.

El 14 de febrero, “Día del Amor y la Amistad”, mientras los medios oficiales dedicaban espacio al abuso contra las mujeres en el extranjero, en Cuba fueron maltratadas 29 activistas de esta organización, quienes solo cometieron el “delito” de venir a La Habana para recordar la fecha en que una de sus líderes, Laura Pollán –asesinada por la dictadura-, hubiera cumplido 65 años de edad.

Cincuenta mujeres se reunieron en la sede de su organización, en la calle Neptuno, en el municipio de Centro Habana. Pudieron ser más, pero 34 fueron arrestadas cuando trataban de acceder al lugar, cercado por la policía, y algunas resultaron detenidas dos y tres en la misma fecha.

Una vez terminada la actividad, las Damas de Blanco que viven en el interior del país se dirigieron a la Terminal de Ómnibus, con el objetivo de regresar a sus hogares. Un total de 28 mujeres –casi todas de la zona oriental- fueron increpadas por hombres que les dijeron que no podrían viajar porque no había transporte.

Ante el hostigamiento, estas mujeres llamaron a su líder, Bertha Soler, la cual acudió al lugar sobre las 10 de la noche, acompañada por su esposo, Ángel Moya (exprisionero político del grupo de los 75). Las mujeres salieron dos veces a la calle gritando las consignas “Transporte para el pueblo”, y “Laura Pollán vive”, y entonando una canción dedicada a Laura.

La segunda vez que caminaron por las afueras de la Terminal –sobre las dos de la madrugada del día 14-, fueron apresadas violentamente, les dieron golpes, las arrastraron hasta los vehículos donde las conducirían al lugar del arresto, e incluso, aunque aún no se conocen todas las consecuencias, se sabe que a una mujer de Santa Clara le pasaron por encima, pisoteándolas, y a dos de Holguín les produjeron fracturas en los pie y la cara.

En tanto, Bertha Soler fue arrestada y conducida al centro de detención conocido como el Vivac, en compañía de su esposo. En el momento de ser apresada, fue maltratada por militares vestidos de verde olivo, los que trataron de arrebatarle el teléfono celular de la mano, para lo cual le daban golpes e incluso la impactaron contra el cristal del vehículo en que era conducida, arrancándole los aretes que tenía en los lóbulos de las orejas. Una vez apresados, los mantuvieron sin ningún contacto hasta las 8 de la noche, cuando finalmente los dejaron marcharse, pero el servicio en sus teléfonos celulares fur suspendido hasta la tarde del día 15.

De igual forma, en Santa Clara, provincia de Villa Clara, durante un incidente con la policía, fueron golpeados y apresados dos disidentes de la Coalición Central Opositora. Otros opositores pacíficos decidieron ir a apoyarlos a la Unidad de Instrucción Policial. En este grupo iban cinco mujeres, que fueron molidas a trompadas por militares de la policía y la Seguridad del Estado. Las que mayores maltratos recibieron fueron tres mujeres de raza negra, ya que en varias ocasiones los oficiales de la policía política les han hecho saber que no conciben ni perdonan que sean negras y miembros de la oposición.

Ante esto, podemos decir que al régimen se le puede aplicar el refrán callejero que reza: “Dime de qué alardeas y te diré de qué careces”.

Martha Beatriz Roque Cabello

Martha Beatriz Roque Cabello
Nació en La Habana, el 16 de mayo de 1945, hija de un matrimonio de inmigrantes canarios, que tuvieron 6 hijos, dos varones y cuatro hembras, ella era la hija menor.
Estudió Licenciatura en Economía en la Universidad de La Habana, se graduó con honores y se quedó como profesora de la asignatura Estadística Matemática.
En 1989 ingresa en la oposición, fundando el Instituto Cubano de Economistas Independientes. Posteriormente, forma parte del Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, que fue llevado a prisión en el año 1997, por escribir La Patria es de Todos.
En 2003 retorna a prisión como parte del Grupo de los 75, la única mujer. Una vez en licencia extrapenal organiza la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, que tuvo dos días de trabajo público en Río Verde, Boyeros, La Habana. Actualmente mantiene su línea de trabajo con la población a través de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios.

[fbcomments]