El delito de ser maestra y lesbiana

El delito de ser maestra y lesbiana

Destituida directora de una escuela primaria, en pueblo del centro de Cuba, bajo simple sospecha de lesbianismo

CORRALILLO, Villa Clara, diciembre, 173.203.82.38 -El magisterio de una mujer ejemplar, de la talla de la Licenciada y Máster en Educación Primaria, Nora Carmen Velázquez, se ha perdido para la educación cubana, en Corralillo, Villa Clara, por la absurda medida de destituirla de su cargo como directora de la Escuela Primaria Lázaro Villavicencio, debido al rumor de que es lesbiana.

Con su muy meritoria labor, realizada durante varios años, Nora Carmen propició ostensibles mejoras no sólo en las actividades educaciones, sino también en la edificación de la escuela. Las quejas de los padres de los alumnos fueron desapareciendo desde que ella asumió la dirección del plantel, con admirable autoridad y disciplina.

De ahí que en varias oportunidades fuera presentada como la mejor de las directoras de escuelas primarias en el municipio. Las actividades culturales, políticas y educacionales les eran constantemente consultadas por todo el claustro de sus profesores, aunque Nora Carmen aún no sobrepasa los 36 años de edad.

Pero una bola echó a rodar de boca en boca: La eminente Nora Carmen Velázquez se habría enamorado de una de las maestras de su escuela. Se especulaba en cuanto a que, durante horas, ambas se reunían, en el local de la Dirección Central, con “el pretext” de analizar cuestiones de trabajo.

¿Qué más sucedió? ¿Qué más se supo? ¿Qué más se vio? No hubo nada más al respecto. No hay un testigo que pueda declarar haberlas visto en ninguna actitud “sospechosa”. No hay tampoco un niño que manifieste que las vieron manoseándose, o algo por el estilo. Solo se especula. Solo se comenta. Tampoco hay un padre o una madre del alumnado que pueda decir que fue faltado el respeto a sus hijos por estas dos educadoras.

El comentario fue echado a rodar por el mismo claustro de maestros de la escuela. Y con el comentario, cayó como una bomba la acusación de lesbiana, en busca de una connotación especial para el “mal ejemplo” que la homosexualidad representa. Los especuladores dieron por hecho que la maestra y la directora (ambas especialmente queridas por el alumnado) eran pareja lésbica, y por ende constituían una deshonra para su profesión.

Las familias de ambas se encuentran abochornadas, aunque hasta el momento han preferido asumir el asunto con discreción. No es el caso del esposo de la maestra, quien ya le exigió a ésta que pidiera la baja y abandonara inmediatamente la escuela.

Pero lo más escandaloso de todo este dilema es que los analfabetos jeques municipales del Ministerio de Educación le han aplicado sanción a la directora, destituyéndola del cargo, basados única y exclusivamente en la sospecha de lesbianismo. De modo que asusta suponer qué harían si tuvieran la prueba concreta del “delito”. Cabría preguntarse, si, en lugar de dos personas del mismo sexo, el caso involucrara a un hombre y una mujer, el desenlace hubiera sido el mismo.

Y mientras esto ocurre, Mariela Castro hace burda propaganda por el mundo, asegurando que “Cuba” (lo que en su jerga quiere decir el régimen de su tío y su padre) respeta la dignidad de los homosexuales y está lista para el matrimonio dentre personas del mismo sexo.

[fbcomments]