De Menoyo a Contreras: ¿Regresará el exilio a la Isla?

De Menoyo a Contreras: ¿Regresará el exilio a la Isla?

El exilio tienen la palabra: ¿Participa en la construcción democrática desde aquella o desde esta orilla del Estrecho?

LA HABANA, Cuba, febrro, 173.203.82.38 -Una de las decisiones más contradictorias de Eloy Gutiérrez Menoyo, tuvo lugar cuando, en 2004, decidió regresar a Cuba para no irse jamás. Todo indica que fue engañado una vez más por los Castro Ruz, quienes le hicieron creer que podría desarrollar aquí una actividad política independiente.

Fue una decisión audaz, que lamentablemente vino acompañada por sus desatinados comentarios contra la oposición política en la Isla. Fuera de ese triste error,  Menoyo marcaria una de las diferencias claves en los procesos democráticos. El retorno del exilio, interesado en actuar en política.

Diferente a Eloy piensa el músico Meme Solís, quien, ante la oportunidad de realizarse un homenaje a su persona y su obra, hace pocas semanas, dejó claro que no volvería a la Isla mientras esté gobernada por los hermanos Castro.  No es el único.  Si bien los últimos emigrados se mueren por regresar con “pacotilla y baros” para “ligar la jevita” a la que nunca tuvieron acceso, o para ir a tomar cerveza con sus “socios” del barrio. La mayoría, para los cuales el exilio es un trago amargo, prefiere no regresar hasta que no termine el régimen que les forzó a cambiar el destino de sus vidas.

La reflexión viene por el reciente viaje a la Isla del estelar lanzador del béisbol de grandes ligas José Ariel Contreras.  La enfermedad de su anciana madre fue el motivo y las nuevas regulaciones migratorias fueron la oportunidad. El ídolo de Las Martinas, campechano y millonario, se paseó por el centro de la ciudad de Pinar del Rio, entre una multitud de admiradores y amigos que se acercaron para saludarlo y tomar fotografías para la historia.

Un punto a su favor es que en sus años más allá del Estrecho, cuando hizo fortuna y ganó el anillo de campeón del big show, Contreras cultivó el afecto a los amigos y familiares y la solidaridad hacia los más necesitados.

Si imponente son las imágenes de su entrada en Pinar (ver en convivencia.org), su llegada a la Peña del Parque Central causó euforia entre los aficionados que se reúnen en el céntrico parque habanero, frente al Gran Teatro de La Habana, a polemizar sobre beisbol o sobre cualquier otro deporte. El emulo habanero del Hyde Park de Londres vibró a la llegada del estelar atleta. Vilipendiado y condenado por Fidel Castro Ruz a que nunca volvería a pisar su patria, hace diez años, cuando abandonó la selección nacional y se fue a jugar a las Grandes Ligas, Contreras fue recibido como un héroe por una multitud que lo aclamaba.

Por supuesto que los medios de comunicación oficiales omitieron cualquier palabra sobre el trascendente hecho. La señal de cambio de la sociedad es muy fuerte para el bunker conservador, y tal simbolismo debía ocultarse.

¿Se imaginan la llegada de Aroldis Chapman a Antilla, o la de Yoani Céspedes a Campechuela? ¿Cuál sería el impacto social al ver a esos colosos del deporte llegar de regreso a sus terruños?

Lo que no podrá ocultar la prensa oficial es cuando miles de patriotas cubanos que viven en el exilio decidan regresar y reclamen su derecho a incorporar sus intelectos, conocimientos, fortalezas, relaciones internacionales, a la transición pacífica para la democracia.

Si Menoyo dio un primer paso en esa dirección, hace diez años, Contreras, y otros varios, definen la tendencia. El exilio tiene la palabra. ¿Participa en la construcción democrática desde aquella o desde esta orilla del Estrecho?

aleagapesant@yahoo.es

[fbcomments]