Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Miércoles, 28 de septiembre 2016

Cuerno de la pobreza

Cuba logró reducir su déficit comercial en 2009 con relación a años anteriores, pero disminuyó

su producción de petróleo y la compraventa de mercancías

 |   |  comment count

LA HABANA, Cuba, junio (173.203.82.38) – Ni la prensa plana ni la televisión cubana

comentaron las cifras publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), las cuales

desmienten las expectativas de crecimiento anunciadas por el gobierno, y corroboran que la isla

no es una burbuja dentro de la crisis económica mundial.

Cuba logró reducir su déficit comercial en 2009 con relación a años anteriores, pero disminuyó

su producción de petróleo, la compraventa de mercancías, y fue afectado el sector de la salud

para exportar médicos y obtener divisas.

La producción de petróleo se redujo en casi 300 mil toneladas en 2009 con relación a 2008,

mientras la extracción de gas natural se estancó. La producción de petróleo del año anterior fue

de 2,78 millones y la de gas de 1,15 millones de toneladas, por debajo de los 3 millones y 1,16

obtenidas en 2008.

Aunque la ONE no detalló las causas del descenso productivo, coincidió con la compra forzada

de las concesiones de las empresas canadienses Pebercan y Sherritt International, aunque la

última continúa sus operaciones en otros bloques petroleros, situados en un tramo de más de

100 kilómetros del noroeste, y procesada en la refinería de Cienfuegos, en el centro-sur de la

isla.

Las afectaciones del oro negro son menores que las ocasionadas por la importación y

exportación de mercancías, pues Cuba mantuvo la adquisición de 93 mil barriles por día,

fundamentalmente de Venezuela, quien financia el crudo a precios de socios.

La misma fuente aseguró que las exportaciones cubanas alcanzaron unos $3 mil 100 millones y

las importaciones $9 mil 621millones, para un volumen total de compraventa de $12 mil 721

millones en 2009, lo que representa una caída del comercio del 34% con relación a 2008, lo

cual implica menos materias primas para la industria nacional y más carencias de productos

imprescindibles para el mercado interno.

En 2009 Venezuela fue nuestro primer socio comercial ($3 mil 389 millones), 36%menos que lo

intercambiado en 2008. Les siguieron China con un intercambio de $1821 millones (21%

menos), España, Canadá y los Estados Unidos, donde la isla adquiere alimentos y medicinas

desde 2001, aunque esa potencia le exige el pago en efectivo y no compra mercancías

cubanas por las restricciones del embargo. La compra en USA durante 2009 ascendió a 729

millones, con una caída del 30% con respecto al año 2008.

Si bien esas cifras son escamoteadas a la población, ajena a los negocios gubernamentales

con el “enemigo histórico”, revelan, en parte, la dependencia externa y el aumento de la

pobreza en la isla, que gastó en el exterior 2 mil 860 millones para adquirir petróleo y derivados,

inferior a los 4,926 millones de 2008, y 1,614 millones en alimentos por debajo de los 2,381 del

año anterior.

En ese cuadro de caída de importaciones y de crisis de liquidez, Cuba redujo en 48,95 % su

intercambio de mercancías con Canadá; y un tercio con España (36.44) y Venezuela (35.79),

principal aliado y sostenedor del gobierno de los hermanos Castro.

Las cifras expresan el aumento de la pobreza y la escasez de productos elementales, pues el

comercio exterior se contrajo en 2009 con menos importación de bienes: de 14 mil millones 234

mil 94 dólares en 2008. a 909 mil 541 en 2009, equivalente a una caída del 37%, en

correspondencia con la política de reducir las compras y favorecer la balanza de pago, en

detrimento de la población, atenazada por la falta de estímulos a los salarios de miseria que

recibe del Estado, único patrón y empleador.

Con Brasil, Italia, México, Alemania y Holanda, las cifras oscilaron también en picada, aunque el

intercambio con México mejoró con relación a otros años, pero con una merma del 17%.

Los dígitos de la oficialista Oficina Nacional de Estadística certifican la incertidumbre de un país

sojuzgado por el centralismo y la burocratización extrema. Si el gobierno promueve una

transición económica y libera las fuerzas productivas, empezaremos a salir de las ruinas. Solo

así la eficiencia dejará de ser una consigna política.

Acerca del Autor

Miguel Iturria Savón
Miguel Iturria Savón

Miguel Iturria, La Habana 1955. Licenciado en Historia, postgrados en arte, literatura, cine, periodismo y etnología. Ejerció como profesor de la enseñanza media y superior y como investigador y director de instituciones culturales en Ciudad de La Habana. Ha publicado dos libros de ensayo, dos antologías, dos poemarios y decenas de artículos y reseñas críticas en publicaciones periódicas de Cuba, España y los Estados Unidos. Colabora de forma sistemática con CubaNet, el semanario digital Primavera y otras páginas alternativas.

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: