Corrupción a la carta

El 8 de abril de este año la prensa oficial anunció que se desarrollaría la VI Comprobación Nacional de Control Interno

LA HABANA, Cuba, julio, 173.203.82.38   – La V Comprobación Nacional al Control Interno, efectuada entre los meses de abril y mayo de 2010, se aplicó a 742 empresas, el 20 % del total nacional, en un ambiente enrarecido por la corrupción y los malos manejos.

El caso más notorio fue el  de los empresarios chilenos Max y Marcel Marambio, máximos directivos de International Network Group y accionistas, a partes iguales con el Estado cubano, de las empresas de alimentos Río Zaza y la agencia de viajes Sol y Son.

Como resultado de las auditorias aplicadas a estas empresas y a Cubana de Aviación, a mediados de diciembre de 2009, un centenar de sus directivos fueron detenidos e incomunicados en Villa Maristas, cuartel general del Departamento de Seguridad del Estado, acusados de corrupción en distintos grados. Los chilenos no pudieron ser apresados por encontrarse fuera de Cuba.

Manuel García, vicepresidente de Habanos S.A., y 10 de sus directivos, se encuentran detenidos desde abril, supuestamente por la venta ilegal de tabaco a distribuidores extranjeros no autorizados.

El 8 de abril de este año la prensa oficial anunció que se desarrollaría la VI Comprobación Nacional de Control Interno. Desde la última semana de abril y hasta  finales de mayo se examinaron 750 empresas en todo el país, que no habían sido auditadas el pasado año. Según se pudo conocer a finales de junio, de las 132 empresas auditadas en La Habana, el 40 por ciento presentaron problemas de descontrol y deficiencias administrativas, desconocimiento y violación de las normas legales y otras irregularidades.

Según se desprende de los resultados publicados de la comprobación, las empresas implicadas trabajaron con poco rigor y utilizaban controles muy superficiales Además, se les imputa mala contabilidad, falta de asesoramiento, inconsecuencia con  la aplicación de los planes de prevención y exceso de confianza entre los directivos, que propiciaron la ocurrencia de hechos delictivos y la proliferación de la corrupción y las ilegalidades.

Del total verificado en La Habana, 72 empresas recibieron la calificación de aceptable, que a criterio de Gladys Bejerano, Contralora General de la República, significa un retroceso, una muestra de lo débil que se ha sido en la lucha contra la malversación, los hechos punibles y la corrupción.

Los dirigentes del Partido Comunista y  el gobierno de la provincia La Habana, en la reunión en la que evaluaron los resultados de la auditoria, reconocieron el incremento de los hechos delictivos, y lo atribuyeron a “la falta de acciones dirigidas al riguroso control de los recursos, en manos de los directores de las empresas y administradores de unidades presupuestadas”.

Algo similar ocurrió en Pinar del Río, donde luego de la evaluación de los resultados de la recién terminada comprobación, las empresas de ese territorio  recibieron la calificación de deficiente a mal.

El trabajo del dueto formado por Gladys Bejerano  (“la dama anticorrupción”),  y Alejandro Castro Espín, que funge como asesor de seguridad de su padre, el General Raúl Castro, parece estar dirigido a evitar el ascenso y consolidación de una mafia económica similar a la surgida en Rusia durante el colapso del socialismo.

[email protected]

Osmar Laffita Rojas

Osmar Laffita, Holguín, 1945. Marino mercante, profesión en la que se mantuvo durante 20 años. En 1991 pasa a trabajar en el turismo, hasta 1994. En 1993 ingresa a la Corriente Socialista Democráticas, y en 2007 se vincula al Partido Solidaridad Democrática. Desde ese año colabora con las páginas CubaNet y Primavera de Cuba

e-mail: [email protected]

[fbcomments]