Cerdos y prostitución informativa

Cerdos y prostitución informativa

La retórica totalitaria, dirigida a entretener al consumidor, insisten en las ineficiencias de los dirigentes intermedios por incumplimientos de los contratos, falta de conciliaciones, inadecuada planificación mensual en la entrega de carne

LA HABANA, Cuba, marzo, 173.203.82.38 -En la prensa oficialista cubana siguen apareciendo elementos sobre la ineficiencia del régimen comunista para producir alimentos y sustituir importaciones. Al respecto, los publicistas del régimen señalan que, si las cosas andan mal, no es por culpa de los gobernantes: el gran culpable sigue siendo “el bloqueo de Estados Unidos”.

A toda página, tres periodistas del diario comunista Granma dedicaron sus comentarios a la escasez de la carne de cerdo en la capital cubana; también la cronista Talía González, en su habitual intervención del noticiero estelar de la televisión, aborda dicha problemática agravada por los altos precios y el desabastecimiento actual en los mercados del país.

Como parte de la retórica totalitaria dirigida a entretener al consumidor, los gobernantes castristas, insisten en las ineficiencias de los dirigentes intermedios, quienes invocan como argumentos los incumplimientos de los contratos, la falta de conciliaciones, la inadecuada planificación mensual en la entrega de carne, el aumento de los sacrificios de animales de bajo tamaño, así como las fallas de sincronización de los organismos productores y comercializadores, que al parecer concibieron erróneamente un desabastecimiento de más de mil toneladas en el mes de enero de 2012.

Me pregunto: ¿Hasta cuándo sostendrán este dialogo justificador? ¿Cómo es posible que haya esos problemas si la producción de carne porcina tuvo crecimientos anuales en cientos de toneladas entregadas, según afirma la Oficina Nacional de Estadísticas en su Anuario de 2010?

Por otra parte durante estos años, la carne de cerdo, aunque no satisfacía totalmente al consumidor en cantidad, calidad y precios, al menos estaba presente en las tarimas y mostradores de las distintas formas de mercados. Hoy se vive una cruda realidad de escasez y especulación en sus precios, los que se elevaron entre cinco y quince pesos por libra.

Recuerdo que en el 2010, la Agencia de Información Nacional (AIN) informó que, “a causa del bloqueo”, la producción porcina sufrió una afectación económica de 23 millones 400 mil dólares entre abril de 2009 y marzo de 2010, principalmente por falta de pienso.

Por su parte, el Granma entrevistó el 8 de octubre del propio año a Norberto Espinosa, director del Grupo Empresarial Porcino. El dirigente aseguró que,  pese al impacto del cerco económico, hubo crecimiento gracias a la resuelta actitud de los trabajadores de la rama, que han aplicado variantes para suplir parte importante del pienso importado, al utilizar el llamado “alimento criollo”, conocido como alimentación omnívora. O sea, ¡que los comunistas descubrieron que los puercos comen de todo!

El rotativo afirma que en 2010 a los agricultores norteamericanos se les compró más de 320 mil toneladas de maíz y soya, y señala el papel de vanguardia del grupo empresarial porcino. ¡Todo un hito de logros que supuestamente traería más carne para el pueblo!

Los tres columnistas de Granma, ahora entrevistaron al director de la Empresa Cárnica Tauro, Miguel Ángel González, responsable del procesamiento industrial, así como al director del Grupo Porcino, Norberto Espinosa.

Los interpelados argumentaron: el primero, que su entidad puede llegar a tener pérdidas por el bajo número de animales sacrificados, que no llegan a los 250 cerdos diarios, que sería el punto de equilibrio, lo que se traduce en menos carne; y el segundo, que recibieron la aprobación del plan global de 2012 solo a finales del año anterior y la desagregación de cifras culminó en los inicios del pasado mes de enero. ¡Un campeonato de fullerías en el juego de la información y administración empresarial!

En resumen, después de mucho leer, los suscriptores del periodiquito comunista no saben cuánta carne habrá, ni cuándo, pues los únicos datos los dan en forma porcentual por trimestres. Y los dirigentes del sector tampoco informan al pueblo sobre ese particular. ¡Toda una prostitución de las artes de informar y administrar!

Acerca del Autor

Ernesto García Díaz

Ernesto García Díaz

Graduado de Lic. en Derecho en la Universidad de Camagüey, Cuba. Abogado, notario y dirigente empresarial, consultor marítimo-portuario, especialista en comercio internacional. Autor con el Dr. René Gómez Manzano, del Proyecto de Ley Tierra y el Desarrollo Productivo. Actualmente reside en Miami.

[fbcomments]