Amores difíciles

Los voceros del castrismo se rasgan las vestiduras hipócritamente, escandalizados por “la intolerancia y el extremismo” de Miami.