“Retenido”

“Retenido”

La televisión, hace apología a las arbitrariedades jurídicas que cometen agentes de la policía y el MININT

PUERTO PADRE, Cuba, enero, 173.203.82.38.- La actriz Blanca Rosa Blanco, haciendo el papel de instructora penal en un policíaco de la televisión cubana, repite una frase que es la orden de cada día de la policía.

-Usted no está detenido, está retenido-, comienza diciendo la instructora como una imitación perfecta, con sus dosis de cinismo y todo, de lo que ocurre en un cuarto de interrogatorio, cuando, a pesar de carecer de pruebas para proceder a la detención de un ciudadano, las autoridades optan por el arresto.

El hecho de ser la mismísima televisión nacional  -propiedad del gobierno y fiel guardiana de sus intereses-  la que mostrara en una serie policial, basada en hechos reales, cómo en Cuba se priva ilegalmente de libertad a los ciudadanos, revela el irrespeto de las autoridades por la libertad de los seres humanos y su total desprecio hasta por los poquísimos derechos que sus leyes nos conceden.

Ni en el código penal ni en la Ley de Procedimiento existe el término “retenidopara mantener en contra de su voluntad a un ciudadano bajo custodia policial.

La Ley de Procedimiento Penal, en su título IV, especifica claramente sobre la detención y aseguramiento del imputado sin mencionar para nada la palabra “retenido”.

Pero en Cuba se detiene, mejor dicho, se secuestra a las personas para luego “probarles” los delitos, y en el caso de disidentes y opositores impedirles el ejercicio de sus derechos cívicos.

Cuando se trata de delitos comunes, en el que el tiempo apremia, a la hora de presentar a los acusados ante los tribunales, no es raro que los policías sometan a los arrestados a interrogatorios brutales verbalmente.

En el ejemplo que nos ocupa, vemos cómo el personaje de la instructora penal conmina a una detenida a confesar cuanto se le imputa, como medio de conseguir la benevolencia del tribunal.

De esta forma, los medios de comunicación masivos, y en este caso nada menos que la televisión nacional, escenificaron una apología del delito, pues el instructor penal nada menos que estaría violando el artículo 59 de la Constitución de la República, así como el artículo 312 de la Ley de Procedimiento Penal.

Pero no es raro que la ignorancia jurídica de los encargados de hacer cumplir las leyes trascienda a los medios de comunicación: ese es su modo de actuar cotidiano, y así lo interpretan los actores de la televisión nacional.

La infracción de las leyes en la isla podemos verlas como consecuencia misma de un régimen que no cabe ya en el cuerpo legal que engendró, a pesar de haberlo diseñado a su conveniencia.

Más que quebrantamientos de preceptos jurídicos, este es el modo más apropiado para mantener a la nación quebrantada, y cuando escuché en el programa Tras la huella decir:-Usted no está detenido, está “retenido”-, me pareció ver delante, diciéndome esas mismas palabras, al teniente coronel de la policía política Juan Peña, o tantos otros que me han dicho lo mismo.

[fbcomments]