Muere Senén Suárez: el músico que nos dio “La sopa en botella”

Animador de las noches habaneras, compositor de guarachas, sones y boleros que cantaron desde Celia Cruz a Orlando Vallejo

Senén Suárez, el músico que nos dio La sopa en botella, nació en Manguito, Matanzas. Aprendió a tocar la guitarra y el tres de oído. Desde adolescente se sumó a la Orquesta Hermanos Valladares, donde compartió con el creador del mambo Dámaso Pérez Prado.

En los años 40, se trasladó a La Habana, y comenzó a tocar el tres con la mano zurda, le decían el “Zurdo maravilloso”. Con otros músicos busca vida, logró ganar un primer premio en el popular programa de radio “La Corte Suprema del Arte”.  Luego se integró al popular Conjunto Colonial, con su cantante Nelo Sosa y el pianista Carlos Faxas, y grabaron  20 temas para la disquera PANART.

Acompañó a Orlando Vallejo, con el trío Caonao y se empató con Ñico Saquito y sus Guaracheros de Oriente.

Toda una década –de 1948 al 58– estuvo Senén en Tropicana  alternando con estrellas como Nat King Cole, Carmen Miranda, Rita Montaner, Bola de Nieve, Libertad Lamarque.

En una gira por Venezuela conoció a Celia Cruz que le interpretaría varias de sus guarachas. Inquieto, estudió teoría, solfeo y contrapunto, que le permitieron desarrollarse como arreglista y compositor y fundar su propio conjunto, al que sumó al estelar pianista Rubén González y los cantantes Laíto Sureda y Orlando Vallejo, tremendo piquete.

En 1950 –bajo el sello Puchito—el Conjunto Senén Suárez graba  Guaguancó Callejero, y da un palo. A partir de ahí, su conjunto, se mantiene como orquesta de baile del Cabaret Tropicana.

Entre 1958 y 1959 conforma un nuevo formato, nace el Combo de Senén Suárez.  Empieza a tocar la guitarra eléctrica, y actúa en los escenarios de mayor público de las noches habaneras, acompaña artistas de la talla de La Lupe y Paulina Álvarez. Por ésta época, muchos músicos cubanos optaban por el Jazz, pero Senén siguió la línea sonera de Arsenio Rodríguez, aunque la modernizó incluyendo la batería.

Después del triunfo de la revolución, suma a su combo — en el Salón Rojo del Cápri— al sonero y buen bolerista Portillo Scull y entre los temas que interpretan, Canta lo Sentimental de Urbano Gómez Montiel es el himno del filin de esos años.

Como compositor, Senén creo guarachas, sones, boleros y rumbas, como Reina rumba,  Ahí Na Má, éxito de Celeste Mendoza y Eres sensacional, bolero que pegó durísimo en voz de Fernando Álvarez. Los temas de Senén Suárez se impusieron en las victrolas interpretadas por Celia Cruz, Benny Moré, Laito Sureda, Oscar de León, La Orquesta Aragón, Orishas y La Sonora Matancera, entre otros muchos.

En el año 1997, Senén escribió el libro “Las Raíces del Son”, sobre la historia del Septeto Habanero y junto a este la recopilación del grueso de su discografía.

A sus 85 años,  el domingo 6 de octubre, en La Habana que lo cobijó, el matancero que nos dio La Sopa en botella, se despidió. Su música queda.

  • Redacción Cubanet
[fbcomments]