Ventas online, un reto para el sistema bancario cubano

Ventas online, un reto para el sistema bancario cubano

Muchos en el mundo hacen todas sus operaciones financieras a través de la web, pero Cuba está sumida en el atraso

(Foto tomada de internet)
(Foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba.- A inicios de este año, los directivos del Teatro Nacional de Cuba comenzaron la puesta en práctica de un sistema de reservas online para los espectáculos de las salas Avellaneda y la Covarrubias por su sitio oficial en Internet.

El actual sistema guarda todos los datos de las personas que reservan, sin embargo para hacer efectivo el pago en las taquillas es preciso hacer la cola el día de la función, y después mostrar identificación y código que la institución envía por correo electrónico.

Un problema, es que ofrece sólo una pequeña parte de los asientos de la platea baja, y por cada usuario solamente se permite la reservación de cuatro puestos. Por otra parte lo más atractivo de estas ofertas es que permite al cliente escoger los asientos, dentro de los permitidos por la institución.

“Había escuchado esas opciones pero no me atraen mucho. Al final lo veo casi igual a reservar días antes en el propio teatro. Aunque no niego es una iniciativa bastante interesante, los espacios que la ofrecen son muy pocos”, así afirma José Otaño.

La idea sobre la existencia de estos nuevos servicios es prácticamente desconocida por una gran parte del público de mayor edad. Sin embargo, algunos jóvenes usuarios sí conocen este nuevo servicio porque se conectan a internet por las Wifi de ETECSA, la Empresa de Telecomunicaciones. Es el caso de Adriana Gutiérrez, quien asegura que los sitios a que accede normalmente son Facebook o Imo, y no tiene tiempo ni dinero para entrar a ver las ofertas del Teatro Nacional.

Ese sitio web donde se venden asietos online también aplicará este sistema a otros espacios dentro de la misma institución como el Café Cantante Mi Habana y el Piano-Bar Delirio Habanero.

Un poco antes de esta iniciativa, los centros culturales de la Oficina del Historiador de la Ciudad como la Basílica Menor de San Francisco de Asís, el Oratorio San Felipe Neri, el Teatro Martí y la sala San Francisco de Paula ya ofrecían esta posibilidad.

Igualmente, el Circo Nacional de Cuba anuncia desde su página oficial en Internet que sus palcos pueden ser reservados cada semana.

Por otra parte está en fase de preparación el portal digital del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, una estrategia para evitar la venta ilícita de entradas.

¿Por qué no se puede pagar directamente por Internet?

En Cuba la venta online no existe entre los nacionales, porque ni el Banco Nacional de Cuba (BCC) ni el Banco Metropolitano ofrecen estos servicios a través de las cuentas bancarias de sus clientes.

Alberto Quiñones, director general de Servicios Informáticos del BCC, en una entrevista con la Agencia Cubana de Noticias reconoció en que las tarjetas magnéticas solo se usan en la red de cajeros automáticos ya que numerosos organismos comerciales no han realizado los trámites para la instalación de Terminales de Puntos de Ventas (POS).

Quiñones dijo además que el BCC persigue incluir otras prestaciones, con el fin de “hacer atractivo” el uso de las tarjetas.

Entre los nuevos productos bancarios, destacó la pasarela de pago, herramienta destinada al comercio electrónico y cuya fase de ensayo debe concluir en el primer trimestre, para luego comercializarse a las entidades interesadas en vender sus bienes y servicios vía internet.

Según informaciones de la prensa oficialista cubana, los bancos de Crédito y Comercio, Popular de Ahorro y Metropolitano buscarán este año las bancas telefónica y remota, las cuales propiciarán un conjunto de transacciones seguras a través de la tarjeta magnética y otros mecanismos.

Sin embargo muchos clientes no confían en que esto vaya a ocurrir, porque los servicios existentes generan mucha desconfianza en la población.

“Son una incertidumbre. Una vez pagué la electricidad por el sistema de cajeros automáticos y me notificaron después que me iban a suspender el servicio porque no había efectuado el pago, comenta Manuel Mora, trabajador estatal.

“Al final, en vez de ganar tiempo, fue todo lo contrario. Tuve que demorarme más haciendo trámites para evitar que me quitaran la corriente”, agrega.

Cuando el Banco Metropolitano anuncia sus servicios, promueve que con ellos se ahorrará tiempo, se tendrá seguridad y que habrá gran rapidez y eficacia. Pero la realidad ha demostrado todo lo contrario.

A partir del 4  febrero de este año, el sistema de cajeros automáticos de la Habana tuvo deficiencias en la prestación de sus actividades comerciales. Este problema se extenderá durante toda la semana, con serias afectaciones a los clientes que por estos días de febrero cobran sus salarios.

Esto generará aún más incertidumbre entre la población, porque si los bancos no pueden mantener un servicio clave, ¿cómo van a hacer para establecer otros como el de una futura compraventa a través de medio tan novedosos para el país como la internet?

Los retos del futuro

Mientras una gran parte del planeta realiza todas sus operaciones a través de la web, como parte de la vida diaria desde hace muchos años, Cuba se encuentra sumergida en el atraso económico y tecnológico.

Las reservaciones y ventas online existen por todo el mundo y se efectúan por cualquier ciudadano sin discriminación de ningún tipo. No obstante, algunos critican el hecho de que la reservación por internet en Cuba originará desigualdades entre la población.

El gobierno cubano ha informado en varias ocasiones que se encuentra en medio de un proceso de informatización de la sociedad, pero este asunto todavía avanza de forma muy lenta.

“Estos sistemas de reservaciones online en los teatros debería expandirse a otros centros e instituciones del país, para lograr una mayor eficacia en los servicios”, afirma Ramón Gómez, quien conserva la esperanza de que algún día el país tenga un futuro prometedor para sus hijos y para muchos cubanos que añoran vivir en una sociedad moderna y civilizada, apegada a las grandes posibilidades que ofrece uno de los inventos más relevantes de todos los tiempos: internet.

Manuel Díaz Mons

Manuel Díaz Mons: Nacido en La Habana, se graduó en la carrera de
Ciencias Informáticas en el 2007, ha colaborado en diversos proyectos
digitales del Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas y de
manera autodidacta ejerce el periodismo desde el 2010 publicando en
blogs y medios nacionales y extranjeros.

[fbcomments]