¿Qué se hicieron los ventiladores?

¿Qué se hicieron los ventiladores?

Su ausencia de los estantes de las tiendas provoca que este verano se haya sentido más caluroso

Un viejo ventilador "órbita", que llegó a Cuba en los años del bloque soviético (foto de archivo)
Un viejo ventilador “órbita”, que llegó a Cuba en los años del bloque soviético (foto de archivo)

LA HABANA, Cuba – Protegerse de las olas de calor ha sido un deseo del género humano desde el comienzo de la civilización. Pero el indiscutible triunfo sobre los fuertes calores del verano se alcanzaría gracias a dos inventos decisivos: el ventilador (en 1882) por el estadounidense Schuyler S. Wheeler, y el posterior desarrollo del concepto de climatización en 1902 por el ingeniero Willis Haviland Carrier, también estadounidense, quien a la postre inventaría la máquina de enfriamiento del aire. Por el año 1914, Carrier consiguió poner en marcha el primer aire acondicionado doméstico dentro de una casa en Mineápolis.

Ante las altas temperaturas registradas este 2015 en la isla de Cuba, según el Instituto de Meteorología, con 36 grados centígrados a la sombra como promedio en lo que va de este verano y en medio de una sequía general, la oferta de ventiladores ha colapsado dramáticamente en casi todas las tiendas recaudadoras de divisas.

Cubanet se presentó en dos centros comerciales de la capital que registran gran afluencia de público: La Ferretería Trasval, antiguo Ten Cent de Galiano, y Galerías Paseo, frente al Hotel Cohíba en el Vedado, para indagar sobre la actual comercialización de estos equipos.

En Trasval, una joven vendedora explica que desde hace más de un mes se agotaron todos los equipos de ventilación y que están esperando la entrada de otro lote, pero que hasta la fecha no hay nada seguro. “Lo último que vendimos fueron los ventiladores de techo, los cuales volaron en un dos por tres, como si fueran aviones. Ahora, lo que se pondrá en venta por estos días son los aires acondicionados que nos trajeron”, afirmó sonriendo. Hay que tener en cuenta que por lo general los precios de estos equipos oscilan entre los 500 y los mil dólares; en cambio, el salario mínimo de un trabajador cubano apenas rebasa los 20 dólares al mes. El alto consumo eléctrico de los equipos de climatización hace que su funcionamiento también sea caro.

En el primer piso de Galerías Paseo se encuentra ubicado el local destinado a los equipos electrodomésticos. “Con el calor sofocante de esta temporada veraniega, todos los ventiladores que había en los estantes fueron vendidos enseguida hace tiempo, y va para más de un mes que no surten. Solamente nos quedan dos marcas de ventiladores de techo”, dijo una de los dependientes de esta tienda. Un compañero suyo añadió: “Imagínate, cuesta 270 CUC [pesos convertibles, equivalentes a dólares] el mejor, y el otro 123”.

Fuera de la tienda, Juan Carlos, alias “El Memo”, mecánico, confiesa: “Hace unos días atrás un socio mío le dio la vuelta a La Habana en su bicicleta buscando un ventilador. Después de sudar muchísimo no lo encontró ni en La Puntilla, ni en 5ta y 42, ni en 1ra y 70 [estas tres en Miramar]; ni tampoco en las de Centro-Habana: Carlos III, Ultra, y La Época. ¡Esto es el colmo de los colmos! Ni yo tengo ‘ciclones’ [un modelo de ventilador] para venderle a la gente”. Según el Memo, que arma y repara todo tipo de ventilador en la calle C, entre Calzada y 7ma, en el Vedado, la dificultad mayor para mantener su oficio estriba en el enrollado de los motores eléctricos, debido a la ausencia de alambres finos de cobre.

Sobre este asunto comenta además José, electricista dueño de un taller de repara­ciones en la calle B, entre 25 y 27, en el Vedado, donde repara equipos ro­tos y enrolla los motores de los ventiladores: “Los aparatos electrodomésticos que se ofertan en las tiendas dolarizadas son de baja calidad, por lo que frecuentemente se queman los motores y se desgastan los bujes, por el constante uso a que son sometidos. Específicamente re­paramos en mayor medida aquellos ventiladores que fueron com­prados en divisas con sólo varios meses de ex­plota­ción, incluyendo los que la gente conserva desde la dé­cada de los años 80, procedentes del campo socialista”.

“Joseíto”, como también suele llamarle la gente, subrayó que desde hace más de un año cerraron los talleres estatales de enrollado de motores eléctricos, ubicados en Prado y Colón, Ánimas, entre Gervasio y Escobar, y el de H y 13 en el Vedado. Este cierre ha obligado a los clientes con ventiladores quemados a depender de los enrolladores privados. Sin embargo, a pesar de la demanda existente, estos particulares carecen del alambre idóneo para hacer el enrollado, ya que no hay ninguna empresa ni tienda que lo comercialice, por lo que tácitamente dependen de lo que aparezca en el mercado negro.

Por tanto, la solución más barata en estos momentos para los ciudadanos sin ventilador en la villa de San Cristóbal de La Habana es la compra de abanicos plegables de cartón, revestidos en papel pintado, al precio de dos “fulas” (dólares) cada uno.

Acerca del Autor

León Padrón Azcuy

León Padrón Azcuy

León Padrón Azcuy. Pinar del Río, 1958. Curso hasta el 3er. año de la carrera Ingeniería Química de los Alimentos. Se incorporo a la oposición democrática en 1995. En julio del 2002 fundo el Movimiento Liberal Cubano, y en mayo de 2007 el Partido Liberal Nacional Cubano. Fue presidente de ambas organizaciones, y ese año comenzó a trabajar como periodista independiente.

[fbcomments]