A pesar de las quejas, a muchas personas no queda más alternativa que pagar el precio y pelear por los pocos transportes que se encuentran operando. (1) (1)