¿Protección al cliente en Cuba?

¿Protección al cliente en Cuba?

“En vez de reponerte otro equipo o devolverte inmediatamente el dinero dentro del plazo de garantía, te mandan para un taller”

LA HABANA, Cuba.- “Llevaba ahorrando más de cinco años. Mi sueño era comprarme un aire acondicionado para poder refrescarme en los meses de verano, en que casi no se puede dormir por el calor (…) Muchas amistades me aconsejaron que comprara el dichoso equipo en las tiendas estatales por la garantía de un año que ofrecían. Pasados 18 días de instalar mi nuevo aire acondicionado marca Chigo, de fabricación China, comenzó mi mayor pesadilla”.

La anécdota es de Edurne García, que tardó más de dos meses para que le reembolsaran su dinero porque su nuevo equipo nunca funcionó bien.

“Desde el primer día noté que hacía un pequeño ruido. Yo nunca había tenido aire acondicionado por lo que me pareció normal (…) A los 18 días de uso, el aire acondicionado simplemente dejó de funcionar (…) Cuando me dirigí a la tienda de la cadena (TRD, por Tienda de Recaudación de Divisas) ubicada en Boyeros, donde había realizado la compra, me atendió el gerente de dicho lugar y me explicó que un equipo de técnicos se dirigiría a mi casa en pocos días, que no debía preocuparme de nada puesto que mi equipo estaba en garantía”, añadió.

Pasada una semana, Edurne tuvo que dirigirse nuevamente a la tienda porque los técnicos que supuestamente “acudirían de inmediato” a su casa a reparar su equipo no llegaban. Pasados dos meses y varias visitas a la tienda para quejarse pudo recuperar finalmente su dinero.

“Tenía que presentarme en la tienda todas las tardes después del cierre para ver si la sección de electrodomésticos había vendido el total de 480 CUC para poder devolverme el dinero, si no lograban recaudar esa suma tendría que ir al día siguiente. Tardé más de un mes en ese proceso”, agregó.

Carlos Enrique González, comercial de la tienda “As de Oro”, ubicada en la provincia Artemisa, explica el proceso de las garantías y las devoluciones.

“Cuando un equipo se daña y está en tiempo de garantía, el cliente debe presentarse en la tienda que lo compró para que el dependiente le indique a qué taller de reparación de la División de Tecnología debe dirigirse; en caso que los talleres ofrezcan el servicio una o dos veces por semana en la misma tienda, el cliente deberá presentarse con el equipo el día referido. Cuando los equipos no pueden ser reparados se procede al cambio por un equipo similar. La devolución del precio pagado es el último recurso”.

“Cuando hablamos en Cuba de protección al cliente, ¿de qué estamos hablando? ¿Realmente somos clientes?”, pregunta José Luis Guerra, un usuario que acudió a un taller particular para evadir el complejo proceso y evitar los talleres de garantías estatales. “Las garantías aquí son las peores del mundo: en vez de reponerte otro equipo o devolverte inmediatamente el dinero dentro del plazo de garantía, te mandan para un taller (…) Allí cualquier cosa pasa, lo mismo le quitan una pieza nueva y te ponen otra que aguante los términos de la garantía, que te dicen que esa pieza no la tienen y te mandan para un taller particular que casualmente sí tiene la pieza que necesitas, pero deberás pagar bien caro por ella si no quieres seguir sufriendo el peloteo de las garantías”.

Yasser Suárez es técnico electrónico y labora en uno de los talleres tecnológicos de la provincia Mayabeque dedicado a reparar equipos en garantía.

“Trabajamos con lo que hay. Muchas veces una simple correa de una lavadora no la tenemos y llamamos a otro taller en otra provincia para que la envíen, y este proceso tarda mucho tiempo. Es cierto que no damos un servicio de calidad ni rápido, pero te puedo asegurar que no es culpa de nosotros los técnicos; no nos dan casi nada para trabajar y muchas piezas de repuesto no las tenemos o simplemente no hay en todo el país”.

Carlos Duarte opta por comprar electrodomésticos en el mercado negro aunque el tiempo de garantía sea menor.

“Prefiero comprar en sitios como Revolico. Los vendedores particulares dan menos tiempo de garantía que las tiendas, pero si se te rompe en ese plazo inmediatamente te reembolsan tu dinero. En lo particular nunca compraría ninguno de los trastos chinos que vende el Estado”, asegura.

[fbcomments]