No están avalados por “Cultura”

No están avalados por “Cultura”

Reguetoneros de Cienfuegos gestionan por su cuenta estudios de grabación y espacios para cientos de seguidores

Foto-galería de Alejandro Tur

 

CIENFUEGOS, Cuba.- De la necesidad de sacar a los adolescentes de la calle nació el proyecto “Nuevos Talentos”. Una iniciativa familiar que, según nos dice Osmedy Herrera, uno de sus promotores, busca darles una oportunidad a jóvenes con talento para la música, y de paso, inculcarles valores que contribuyan a su crecimiento como seres humanos.

-“Nuevos Talentos” comenzó de forma poco seria-, comenta Annabell, madre de Vicente Herrera – Danger – integrante del dúo reguetonero Doble D.

Annabell recuerda que el muchacho se la pasaba improvisando y cantando por toda la casa. Un día se le acercó y cantó el fragmento de una pieza que acababa de componer; le pareció suficientemente buena y decidió apoyarle para que la grabara.

La cara oculta de la música

-Fue entonces cuando descubrimos la existencia de un universo musical informal, independiente de las instituciones del estado, donde el dinero provee cualquier cosa, desde grabar una pieza musical hasta dar un concierto en cualquier escenario-, confiesa la mujer.

Advierte Osmedy que los números se graban en lugares improvisados, que en el mejor de los casos resultan habitaciones pobremente acondicionadas, donde hay un micrófono de estudio, una PC dotada del software apropiado para grabar, mezclar y editar la música; y por supuesto, el talento del DJ logran piezas de calidad sorprendente.

El precio por grabación oscila entre 10 y 40 cuc (moneda nacional equivalente al dólar), dependiendo del reconocimiento que haya obtenido el “estudio musical”, a partir del éxito que logre algunas de las agrupaciones que allí graban. Los precios resultan prohibitivos para la mayoría de quienes anhelan recorrer el camino del éxito, si tenemos en cuenta que el salario promedio en Cuba ronda los 20 cuc.

Para Danger, las cosas no han sido fáciles. Moverse fuera del marco institucional ha complicado las cosas:

-Ya tengo 14 canciones grabadas, pero ha sido a pulmón, mi hermano-, dice.

Doble D se presenta usualmente en discotecas los fines de semana donde asisten cientos de seguidores. Ha logrado públicos cuyas edades oscilan entre 15 y 20 años. Según Danger, los promotores de los sitios donde actúan se aprovechan de que no están avalados por Cultura, la entidad gubernamental que controla toda manifestación artística del país. “Ellos cobran la entrada y no nos pagan un medio”, dijo visiblemente irritado.

Promoción por cuenta propia

Sus canciones más populares -4 de Noviembre, Mi modelo, Mami, tú estás loca- comienzan a ser tarareadas entre sus fan a pesar de la nula difusión que han tenido por medios fundamentales como la radio o la televisión.
Para atenuar en algo la necesidad de difusión, han apelado a promotores independientes como el habanero Aldel, conocido en el mundo de la farándula como “La Esencia”, quien por una pequeña contribución coloca las canciones en el paquete de programas de entretenimiento que semanalmente recorre la isla de un extremo a otro.

Otra forma de difusión corre a cargo de los fans de los músicos que comparten audios y videos grabados en vivo con sus celulares. Para Javier, seguidor de Doble D, conocido en su círculo de amigos como “El Curro”, dar a conocer lo que hacen sus ídolos es fuente de placer.

Roberto estudia en la secundaria local 5 de Septiembre. Confiesa que sigue a los integrantes de Klac A donde quiera que se muevan. El joven asegura que habló con sus compañeros para crear un club de admiradores que apoye a la agrupación. “Este es un mundo competitivo y seguro que agradecerán cualquiera ayuda que demos”, dijo refiriéndose a la divulgación que pudieran hacer en el futuro.

Una empresa en expansión

“Tras el éxito de Doble D se nos acercaron otros muchachos con iguales inquietudes y talentos”, relata Annabell, quien recuerda les costó decidir si apoyarían al resto de los muchachos.

-Estaba de por medio el aspecto económico y el hecho de que seguíamos viendo aquella actividad como un asunto coyuntural, no teníamos idea de lo serio que se volvería-, dice Annabell.

Gracias al apoyo obtenido de una ONG que promueve proyectos dentro del país, lograron acceder a modestos recursos que les ha permitido el sostenimiento de 5 agrupaciones, que en conjunto ya tienen grabadas algo más de medio centenar de canciones.

Cada agrupación tiene su propio sello. Klac A se caracteriza por la calidad vocal de sus integrantes, particularmente de Gerardo, dotado de una voz armónica que hace de la Bachata el género mejor defendido. La Nueva Dinastía (LDN), es un cuarteto formado por tres hombres y una mujer que gusta del género discoteca.

-Buscamos divertir, sin embargo nuestras letras no están exentas de contenido que transmite valores-, opina José, miembro del clan musical.

Mientras que el grupo “La Unión” apuesta por el merengue electrónico y “Lírica de Calle” lo hace por el reggaetón puro, el grupo “Sensación” prefiere la variante conocida como Reparterismo.

La necesidad, madre del invento

Para sobrevivir “hemos buscado nuevas alternativas”, comenta Deivis, el segundo integrante del dúo Doble D. “Los socios hacen de intermediarios para lograr contratos que nos permite cantar en celebraciones familiares como fiestas de quinceañeras”. Y aunque, según el muchacho, nada piden, concluye con una frase que se explica por sí sola:

“Todo el mundo sabe que sólo de música no vive el hombre”.

[fbcomments]