Trabajar para el Estado no es una alternativa demasiado cuerda. Foto P. Chang

trabajar Cuba

Trabajar para el Estado no es una alternativa demasiado cuerda (foto archivo)