El turismo nacional salva la temporada baja

El turismo nacional salva la temporada baja

Solo una minoría de los cubanos puede darse el lujo de hospedarse en un “todo incluido”

Varadero es uno de los destinos preferidos por los cubanos que van a hoteles "todo incluido" (foto tomada de internet)
Varadero es uno de los destinos preferidos por los cubanos que van a hoteles “todo incluido” (foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba.- Sobre las cifras del turismo nacional en el año 2015 no hay información oficial. La Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), en su informe sobre Turismo Nacional (indicadores seleccionados  2014 y 2015) solo refleja las llegadas de visitantes internacionales, pero no brinda información alguna sobre el comportamiento del turismo nacional.

De los 43 incisos del informe Panorama Económico y Social, Cuba 2014   (edición de abril de  2015),  el 28 se refiere solamente al turismo internacional.

La única información que hay sobre el turismo nacional está contenida en el informe de la ONEI (Turismo Nacional. Indicadores seleccionados, edición de julio de 2015), según la cual, entre enero y diciembre de 2014, 1 208 123 visitantes fueron a las diferentes instalaciones turísticas del país; lo que representó un incremento del 123,8 % con relación al año 2013, cuando hubo 976 192 turistas.

Tal flujo de nacionales a los diferentes polos turístico del país reportó una recaudación de 147 306 600 dólares, los que significó un ingreso promedio por turista/ día de 37 dólares.

Los mayores gastos de los turistas nacionales durante su estancia en los diferentes polos turístico  fueron en el pago de alojamiento, consumo de alimentos, bebidas y la trasportación. En  conjunto fue 144 609 900  dólares

Los medios oficiales han silenciado que gracias al turismo nacional, en la temporada de verano, la llamada temporada baja, que se inicia en junio y termina en agosto, la mayoría de las instalaciones hoteleras estuvieron ocupadas por esos turistas que se acogen a la oferta de los diferentes burós de turismo, que venden planes de “todo incluido”.

Dicho plan contempla alojamiento, y transporte de ida y regreso a un precio de alrededor de 180 dólares por persona cuando son tres días y dos noches.

Tanto en 2014 como en el pasado año, los hoteles reportaron niveles de ocupación por encima de un 69% la mayoría de los meses del año, incluidos los de la temporada baja, gracias al turismo nacional.

Ese incremento ha sido posible gracias a  la ampliación de la actividad privada contemplada en la Resolución No. 42 de septiembre de 2013 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). Esto ha permitido que miles de personas hayan podido abrir negocios como restaurantes, hostales, y disponer de varios autos que destinan al alquiler de pasajeros, lo que les ha dado empleo a miles de personas contratadas.

Estos nuevos pequeños propietarios, con los dólares ganados en sus negocios, sacan las reservaciones en los burós de turismo y, acogidos a paquetes de “todo incluido”, vacacionan con sus familia a los polos turísticos que les están permitidos. Igualmente muchas familias reciben dólares de sus familiares radicados en el exterior, principalmente en los Estados Unidos, y pueden darse lo que para la mayoría de los cubanos constituye un lujo.

Los cierto es que la irrupción del turismo nacional, impulsado por un sector que dispone de suficientes dólares obtenidos por diferentes vías, ha puesto en evidencia  el igualitarismo preconizado por los gobernantes cubanos como los paradigmas de su revolución y su socialismo. La homogenización social que preconizaba ha estallado en mil pedazos.

Solo una minoría puede hacer turismo. No es un secreto para nadie que con los 23 dólares promedio de salario que devengan la mayoría de los trabajadores cubanos, para ellos es imposible  hacer una reservación de tres días con todo incluido en un polo turístico.

origenesmadiba@gmail.com

[fbcomments]