El hombre que vive al pie de un flamboyán

Algo tiene bien claro: no irá nunca para un albergue