Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Domingo, 26 de febrero 2017

El gobierno festeja, el pueblo lamenta

Así se “celebran” los 200 años de la villa de Gibara

 |   |  comment count

HOLGUIN, Cuba.-  La “celebración” de los 200 años de la villa de Gibara, organizada por el gobierno municipal ha sido recibida con apatía por los pobladores del lugar, situado en la costa norte de la provincia de Holguín, a 33 kilómetros de la ciudad capital.

El programa de actividades festivas diseñado para la ocasión comenzó este viernes y se extenderá durante siete días. Sin embargo, “no hay nada que festejar”, afirma a CubaNet Emilio Callejas, un gibareño de 64 años que culpa a las autoridades de falta de voluntad e incapacidad ante las penurias que sufre el pueblo.

El problema ha sido señalado por Luis Antonio Torres Iribar, primer secretario del Partido Comunista en la provincia, al reconocer el mal trabajo de las autoridades locales.

“Constantemente se importan dirigentes de otros municipios porque en Gibara no aparecen”, dijo Torres Iribar.

Estela Manrique, ama de casa, asegura que los dirigentes que les imponen “son peores que los nacidos aquí”.

“Vienen a Gibara para cumplir una misión del Partido Comunista y no conocen el municipio, ni tienen sentido de pertenencia, por eso fracasan”, acota la señora mientras espera en la cola de la bodega para comprar el pan del racionamiento.

El elevado costo de la vida obliga a personas de la tercera edad a deambular por las calles vendiendo “ensartas” de pescado a 25 pesos.

El caso más llamativo es el de un anciano de 84 años quien prefirió no revelar su nombre.

“Trabajé 40 años en la mar como patrón de un barco y me jubilé con 270 pesos, que no me alcanzan para vivir”, se lamenta. También es común ver a personas de avanzada edad pescando en los arrecifes.

Los más jóvenes practican lo pesca submarina. “La alimentación en Gibara es pésima y obligatoriamente tenemos que tirarnos al mar para darle de comer a la familia.”, confiesa Alexis Frómeta, a quien su salario de 575 pesos al mes no le alcanza y padre de una niña de nueve años.

Con el paso de los días la situación se torna más dramática ante el  reducido número de peces en el litoral gibareño. “Estamos acabando con los peces de la costa, pero es que nos obligan ir al mar porque no tenemos nada que comer”, reitera Frómeta.

Ante este panorama angustioso, el pueblo, con una mezcla de asombro e impotencia, observa desde la calle, a través de las ventanas del estatal hotel Ordoño, como turistas extranjeros degustan abundantes, deliciosos y exóticos platos de la alta cocina.

Ver más en:

Acerca del Autor

Fernando Donate Ochoa
Fernando Donate Ochoa

Periodista independiente/Holguín

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: