El duelo nacional que no contaron los oficialistas

El duelo nacional que no contaron los oficialistas

Detenciones, decomisos, amenazas y multas: así ha quedado para algunos el luto por Fidel Castro

La televisión de ha llenado de programas conmemorativos al exgobernante (Foto: Pablo González)
La televisión de ha llenado de programas conmemorativos al exgobernante (Foto: Pablo González)

LA HABANA, Cuba.- Los cubanos difícilmente podrán olvidar los nueve días de duelo tras la muerte de Fidel Castro el pasado 25 de noviembre. Fue fácil notar la tensión en las calles debido a las prohibiciones arbitrarias por parte del gobierno de la venta de bebidas, una programación exclusiva para los funerales del dictador cubano y la suspensión de todo tipo de celebraciones (estatales y particulares). También suspendieron el campeonato nacional de béisbol.

Se pudo ver, más de lo habitual, los autos de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) patrullando las calles, principalmente las zonas Wi-fi, velando para cargar a cualquiera que incurriera en alguna de estas negativas o se manifestara de forma que molestara a las autoridades.

En la provincia de Mayabeque, Chachi festejaba junto a su familia el cumpleaños de su padre con música y bebida cuando fueron intervenidos por la policía en su propia casa, que los amenazó con que le decomisarían el equipo de música y le pondrían una multa si seguían con la fiesta.

“En medio del cumpleaños se apareció la policía, estábamos oyendo música y bebiendo dentro de la casa, ellos tocaron la puerta para advertirnos que la música no se podía escuchar en la calle y que no podíamos salir de la casa si estábamos bebiendo.”

“Yo respeto la muerte y el dolor ajeno, pero es ilógico tratar de imponer tristeza en las personas. Más si se trata de alguien no allegado y por quien no sentimos dolor alguno por su muerte”, añadió.

“Durante la vigencia del duelo nacional cesarán las actividades y espectáculos públicos, ondeará la enseña nacional a media asta, y la radio y la televisión mantendrán una programación informativa, patriótica e histórica”, señaló un comunicado del Consejo de Estado un día después de la muerte del exmandatario, para dar inicio al duelo nacional que duró hasta el pasado día 4 de diciembre.

“Iba por la calle con mi bocina portátil oyendo música cuando la policía me cerró el paso para quitarme el equipo”, dijo un joven habanero que se identificó como Freddy.

“La música no estaba tan alta, ni era contrarrevolucionaria, ni hablaba nada de política, pero igual me confiscaron el dispositivo. Me dijeron que estaba prohibido oír musica. Junto con mi reproductor de música se llevaron a un borracho que estaba allí en ese momento gritando que se alegraba que Fidel estuviera muerto. No pensé que llegaran tan lejos con esto de guardar luto al comandante”, agregó.

Bocina portátil. Por estas semanas, llevar una de estas por la calle puede ser un problema (Foto: Pablo González)
Bocina portátil. Por estas semanas, llevar una de estas por la calle puede ser un problema (Foto: Pablo González)

Mientras en Miami se celebraba a toda voz la muerte de Fidel Castro y el principio de un posible cambio, en Cuba hubo un aumento de represión por parte de las autoridades, y muchos creen que crezca.

Según un comunicado de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) una veintena de disidentes fueron arrestados.

¿Continúa el luto?

El dueño de una moto que no quiso revelar su nombre por temor a las autoridades comentó para este diario que fue parado por la policía en los días de luto por llevar música en la reproductora. Le pusieron una multa que al cambio oficial se tradujo en 20 dólares y lo amenazaron con quitarle la moto si volvía a reproducir música en público.

“Para mí todavía no se ha acabado el duelo nacional, por esta fecha no paraban de poner música a todo volumen en diferentes parques, pero ahora nadie se atreve a hacerlo”, dijo el hombre.

“Los medios oficiales dijeron que el duelo terminó el día 4. Sin embargo, se ha suspendiendo todo tipo de celebraciones en espacios abiertos. Todo indica que será un fin de año en el cual se podrá festejar de forma discreta y en un ambiente privado. Todo lo contrario a lo que estamos acostumbrados los cubanos”, comentó.

Pablo González

Periodista independiente. Reside en La Habana.

[fbcomments]