Desamparados por la Seguridad Social

Desamparados por la Seguridad Social

Deambulan y duermen en las calles, venden de forma ilegal, olvidados, sin ayuda del Estado. La Seguridad Social cubana los abandonó.

Durmiendo en la acera (foto del autor)
Durmiendo en la acera (foto del autor)

LA HABANA, Cuba -La seguridad social cubana, mantiene restricciones para otorgar subsidios a las personas necesitadas. La mendicidad y el trabajo ilegal descubren sus rostros e irradia la profunda pobreza que existe en la Isla como consecuencia de esas medidas.

Caminando por las calles Galeano y Reina en el municipio Centro Habana, nuestro lente captó imágenes agudas y penetrantes de personas abandonadas, desamparadas y sin ayudas de la seguridad social, sus testimonios así lo revelan:

Pablo Muñoz Portal, se posicionan cada día en los portales de la calle Reina: “Vengo todos los días de Alamar hasta aquí, para que la gente me ayude a vivir”, apuntó.

Le preguntamos si recibía algún subsidio del gobierno.

“No, llevo viviendo muchos años así, tengo un soplo en el corazón, vivo con unos familiares, que están llenos de necesidades y el estado por esa razón no me da ninguna ayuda, para percibir algo tengo que vivir solo. ¿Cómo voy a comprarme mis medicinas para el corazón? Estoy aquí hasta las 4 de la tarde, tirado en esta carretilla o en el piso. Esa es mi vida”, contó con tristeza.

Pablo Muñoz Portal (foto del autor)
Pablo Muñoz Portal (foto del autor)

Iliana, anciana y vecina de la calle Reina 161 Altos, tiene en el pie derecho una operación de reducción y osteosíntesis, de 17 puntos, desde hace 8 años. Pero lleva cerca de 1 año que su organismo rechaza las láminas con tornillos que tiene puesto, presentando una osteomielitis, que segrega por algunos de sus orificios. Es impactante su herida.

Cubanet también conversó con ella, quien expresó: “Salgo todos los días a buscarme el alimento, con la grandeza de mi San Lázaro, pues no tengo ayuda del gobierno. Vendo bolsas ilegalmente, porque no me dan Licencia como cuentapropista. Apenas puedo caminar. Estoy frente al sector de la policía, ellos me ponen multas de 60 pesos. El Delegado del Consejo Popular de los Sitios, dice que a él no le importa nada, que cada uno se las arregle como pueda, pero que hay que cumplir la Ley”.

Flora Álvarez Gonzales, vendedora ambulante que caminaba por el lugar, al ver a Iliana y oír nuestra conversación se detuvo para manifestar: “A mi nieto lo han operado tres veces del corazón, lo agradezco. El niño tiene que tomar para toda la vida una pastilla que se llama warfarina, es un anticuagulante y no siempre la hay. Yo vendo lo que sea en la calle, para protegerlo, no lo traigo conmigo, porque la lucho yo. El nació con una malformación en el corazón y a veces, Dios lo sabe, ni medicina tiene. Te imaginas cuanto tenemos que hacer para su alimentación. Pues no tiene ayuda financiera por la seguridad social”.

Durmiendo en un portal (foto del autor)
Durmiendo en un portal (foto del autor)

Finalmente nos llegamos a Águila 703, donde radica la Dirección de Trabajo y Seguridad Social del municipio de Centro Habana. Pudimos conversar con una trabajadora social, que prefirió no identificarse, la que manifestó: “No todo el presupuesto estatal cubre las necesidades sociales, hay un sector que no recibe ayuda. Por ejemplo cuando viven con familiares, es duro porque muchas veces son personas mayores, pero están desprotegidos, porque sabemos que la propia familia, cuando evaluamos el núcleo, no tiene ni para vivir. Pero hacemos lo que dice el gobierno. Cuando esto sucede se rechaza la ayuda de subsidio”.

Personas y rostros reflejan el estado de pobreza que se cierne sobre los más desvalidos. ¿Será que el régimen se olvidó de los humildes y de los abandonados, a los que tanto prometió ayudar?

ernestogardiaz@gmail.com

 

[fbcomments]