“¿Compay, usted está estreñío?”

“¿Compay, usted está estreñío?”

Enredan sobre Yoani, sobre José Daniel Ferrer, sobre otros más. Calumnian sobre todos los que luchan por un futuro diferente para Cuba.

yoaniLA HABANA, Cuba -Recientemente tomé una guagua en el Vedado y me pasó algo muy inusual. Una vez dentro, cerca de mí se encontraba un joven de unos 20 años que me reconoció de inmediato. A partir de entonces no dejó de mirarme ni un segundo. Lo nuevo y extraño para mí, es que la cara de este joven reflejaba una rabia terrible.

Su rostro empeoró cuando otros tres muchachos me saludaron con abrazos y empezaron a conversar conmigo. Ahora nos miraba a todos y sus expresiones visibles hacían pensar que nos atacaría en cualquier momento. Sus ojos casi se salían de las órbitas, sus venas del cuello estaban infladas, el ceño fruncido y la cara muy colorada.

Tan pesada era su actitud que decidí averiguar lo que le sucedía. Me acerqué y le dije bajito: “¿compay, usted está estreñío, necesita ayuda?”

El muchacho decidió darme la espalda y se dirigió a la salida del autobús.

Días después, una joven que estudia conmigo en el Instituto Félix Varela, me comentó que existían unas conferencias impartidas por ese personaje que es Iroel Sánchez (Periodista oficialista y bloguero de La pupila insomne), a dirigentes de la FEEM, FEU, UJC y demás organizaciones, sobre la “subversión” en Cuba y sus protagonistas.

No puedo ni imaginar la cantidad de veneno que algunos embajadores del odio son capaces de inyectar en las mentes de los jóvenes cubanos y hasta en los niños y adolescentes.

En Cuba, la Seguridad del Gobierno, encabeza la lista de campeones olímpicos en difundir bolas falsas y versiones distorsionadas de la realidad. Para ellos se valen de personas que juegan un papel paramilitar, infiltradas en todas las esferas de nuestra sociedad. Estos agentes de influencia, actúan bajo la apariencia de ciudadanos comunes.

Lo interesante de sus prácticas, es que, si las estudias, te das cuenta que solo pueden estar dirigidas a un público especialmente ignorante. Desgraciadamente, ése es el público que han creado con toda intención y muchos años de trabajo.

Hace poco, alguien vino a comunicarme, alarmado, que uno de los hombres más valientes de Cuba y especialmente en la zona oriental, José Daniel Ferrer, era dueño de no sé cuantos “paladares y negocios de todo tipo” en Santiago de Cuba. Ya anteriormente me habían dicho que Yoani Sánchez era “una mala madre y una incapaz construida”. Que “la hija de fulano es lesbiana”, y “la mujer de mengano le es infiel”. De mí les han dicho a muchos que ya no me parezco al “Eliécer de antes”, que ando con “las manos y el cuello llenos de Oro”, que tengo una mansión en un barrio lujoso de La Habana y hasta que tengo un “carro despampanante”. De un amigo cura ya regaron que era homosexual. De otros jóvenes artistas que eran “drogadictos e inmorales”.

La lista podría ser enorme. Lo esencial es que todas estas personas calumniadas tienen algo en común. Sueñan, proponen y luchan por un futuro diferente para Cuba. Qué casualidad…

Lo triste es que mucha gente, estando a veces a unos pocos metros de distancia de nosotros, no se atreve a averiguar la verdad. Prefieren quedarse con la versión que más les conviene, para justificar su inmovilismo y falta de valor personal. A fin de cuentas, mientras estén “confundidos” tienen un pretexto para no sumarse, para no defender a nadie.

Tienen miedo de descubrir que José Daniel es un hombre con valores bien fundamentados. Que a Yoani le sobra talento y amor por su familia. Que Eliécer nunca se ha puesto oro en sus manos, tampoco tiene mansión y anda a pie. Que los artistas, el cura, la hija de fulano y la mujer de mengano no son ni remotamente los temas de los cuales deba este pueblo preocuparse.

Mientras la gente se entretiene en estos chismecitos, los que verdaderamente desfalcan al país bajo la protección de la Seguridad del Estado cubana, hacen y deshacen, y nadie se pone bravo con ellos, nadie los cuestiona y nadie los vigila. De hecho, gracias a nuestra eficiente prensa, a muchos de ellos, nadie los conoce…

[fbcomments]