¿Por qué agoniza en su hogar otra activista cubana?

¿Por qué agoniza en su hogar otra activista cubana?

Sin consultas de fisioterapia debido a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 y sin medicamentos, así se encuentra la activista cubana Jacqueline Borrego Cuesta.

LA HABANA, Cuba. – “Prácticamente no ha tenido atención por parte de Salud Pública”, denuncia desde el municipio capitalino de Marianao el exesposo de Jacqueline Borrego Cuesta, otra activista cubana que languidece en su hogar por falta de atención médica. 

En octubre de 2018, la integrante del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR) sufrió dos multiinfartos cerebrales. Desde entonces ha recibido poca atención profesional, por lo que su estado de salud ha ido empeorando.

“Atención (médica) por parte de los neurólogos, de observar, estudiar, de ver los resultados de las pruebas que se le han hecho, no ha tenido. Los especialistas no han visto ni revisado nada”, denunció a CubaNet su exesposo, Luis Jesús Gutiérrez Campos.

El entrevistado también asegura que ha solicitado en vano ayuda en diferentes instituciones gubernamentales. “Me dirigí al Partido Comunista municipal; allí me atendieron muy correctamente, pero sencillamente me dijeron que el Partido orientaba, que no tenía recursos. Me dirigí al municipio, a (la Dirección de) Salud Pública y no me le dieron solución al problema”.

“Por aquí han pasado más de cinco trabajadores sociales, han llenado documentos que yo no sé a dónde han ido a parar”, lamenta Gutiérrez Campos.

Antes de la llegada de la pandemia, la activista estaba recibiendo fisioterapia en el policlínico “Carlos J. Finlay” del municipio Marianao, donde reside. Sin embargo, las consultas fueron suspendidas desde la llegada de la COVID-19. 

“Mi hijo y yo la llevábamos en lo que pudiéramos, con nuestro esfuerzo. Tenía trámites ya realizados para ingresarla en el (Hospital) “Julito Díaz”, pero no pudo ser. En estos momentos (…) no recibe ayuda por parte del Gobierno, ni atención”.

“Hoy pasaron por aquí dos trabajadores sociales y me llenaron, nuevamente, documentos para ver si hacen un esfuerzo y me pueden ayudar, porque ella depende de mi hijo y de mí. Yo la estoy apoyando y la seguiré apoyando, pero soy un hombre retirado y con los nuevos precios, el dinero no alcanza para nada”, lamentó.

Asimismo, detalla que Borrego Cuesta solo puede consumir papillas, lo que empeora aún más las dificultades para alimentarla. 

El entrevistado también expresó su preocupación por las constantes carencias y los altos precios de alimentos y otros productos básicos en la actualidad. Tras la unificación monetaria que comenzó el pasado 1 de enero, la totalidad de bienes y servicios han multiplicado su precio, lo mismo en el sector estatal que privado.

Como si fuera poco, Gutiérrez Campos lamenta la falta de medicamentos que le ha impedido obtener las medicinas indispensables en el caso de su exesposa.

“La única y primera vez que la enfermera vino, vino con recursos reciclados; los guantes que me dio tuve que devolvérselos. Es un desastre la salud pública. Por desgracia para nosotros los cubanos, esa es la realidad” 

“Hablan de que la salud pública cubana es gratuita… ¿Cómo pueden decir que es gratuita cuando uno pasa tantas dificultades para resolver cualquier cosa? También puede ser posible que la estén dejando morir (a su exesposa) por ser activista, porque aquí el Gobierno lo sabe todo y lo controla todo”, denunció.

Recientemente, el opositor Ariel Valdés García, también miembro del MONR, falleció en un hospital habanero luego de pasar cuatro días hospitalizado. El 12 de enero CubaNet publicó la historia del activista y seis días después fue hospitalizado, aseguró a este medio su vecina Marlén Alonso Parada. 

“A él se lo llevaron para el hospital el día 18, lo pusieron en observación pero dice el hermano que nunca le pusieron tratamiento ni nada. No lo pasaron para una sala porque las camas estaban llenas, y para poder ponerle un tratamiento tenía que estar en la sala. Entonces, la hemoglobina en el piso y no le pusieron una transfusión de sangre ni nada, lo dejaron morir”, indicó en ese caso Alonso Parada.

Salud Pública, Cuba, activistas, opositores

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Enrique Díaz y Vladimir Turró

Periodistas independientes cubanos. Residen en La Habana

[fbcomments]