Cubanet
Prensa Independiente desde 1994
jueves, 24 de abril 2014

Bebo, verticalidad y dulzura

MIAMI, Florida, 22 de marzo de 2013, 173.203.82.38 .- Nada que hacer, nada que decir fuera de la admiración hacia una persona vertical, lo mismo en sus principios que en su vida artística. Duele mucho esta noticia de la muerte de Bebo en Escandinavia  –se lo llevaron a Estocolmo los hijos de su último matrimonio-,…

MIAMI, Florida, 22 de marzo de 2013, 173.203.82.38 .- Nada que hacer, nada que decir fuera de la admiración hacia una persona vertical, lo mismo en sus principios que en su vida artística.

Duele mucho esta noticia de la muerte de Bebo en Escandinavia  –se lo llevaron a Estocolmo los hijos de su último matrimonio-, aunque, debido a su edad, su alzheimer, su deterioro general, un anuncio como este se espera desde lo más profundo y no se pregona ni se comenta que pueda pasar.

En principio, porque uno no quiere que desaparezca lo que tiene como ejemplo.

Además, hay pocos seres humanos como Bebo Valdés que se quieren desde la distancia.

Pianista de Tropicana -oficio puro de cabaret, como el oficio de médico o de juzgado de guardia-, dejó en su hijo la impronta de atacar al teclado con amplios registros, porque también su descendiente sacó las manos grandes, su altura física. Se fue a vivir a Escandinavia enrolado en una orquesta y allá conoció a una mujer y tal vez –siempre nos amarramos de algo impactante- esta unión sirvió de pretexto para recelar la dictadura que nos atacó a todos los cubanos.

Fue una pena que no regresara nunca, ni cuando su disco con El Cigala, Lágrimas Negras, se presentó en Cuba, en el Karl Marx, aunque su hijo, por cortesía, digamos que lo sustituyó, para no crear el vacío.

Total, el vacío estaba de todas maneras.

Con él, se suma a la lista donde está Celia Cruz una persona vertical y muy coherente, que no por estar lejos dejó su cubanía –o cubanidad- a un lado.

Todo lo contrario. El buen olfato de Fernando Trueba –cineasta deslumbrado abiertamente por la música cubana- lo llevó a una segunda juventud, y a mucho más que eso: lo puso en boca y oídos de generaciones de compatriotas que, por razones políticas, no lo conocían.

Es así de sencillo: el que se va Cuba –ahora no tanto- desaparece de los medios de comunicación en la isla; o sea, de la memoria oficial.

Lo vi en el Palau de la Música, en Barcelona, tocando a dúo con el bajista Javier Colina, ya con alzheimer, pero juguetón como siempre fue. Se le olvidaban las letras de las canciones. Colina lo miraba descaradamente y le daba el pie. Bebo incluso se fue de proscenio cuando no había terminado la función, confundido.

Nada, cosas de la vejez. Y ojalá que así sea con toda la gente que aporta notas de dulzura y amor a un pentagrama partido en dos, en dos orillas.

Acerca del Autor

Jorge Ignacio Pérez
Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez, periodista, escritor y fotógrafo, cubano de origen, radicado en Barcelona durante once años; ahora vive en el sur de la Florida. Reportero y cronista. Graduado de la Facultad de Periodismo de La Habana en 1992. Trabajó durante una década como columnista de teatro en el periódico Granma. Su tesis de grado fue una investigación sobre la vida y obra del famoso músico cubano Arsenio Rodríguez. Desde febrero de 2007 es el autor de un blog personal llamado Segunda Naturaleza (www.queridobob.blogspot.com), que se ocupa principalmente de asuntos políticos y culturales de España, Miami y Cuba.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. El espacio para comentarios se cierra automáticamente 15 días después de ser publicada la nota. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus