Cubanet
Prensa Independiente desde 1994
jueves, 24 de julio 2014

El asesinato de Oswaldo Payá y el acercamiento a Raúl

No es posible negociar con gobernantes que mandan a un camión a “pasarle por encima” a un auto

BELEM, Brasil, julio, 173.203.82.38 -Toda la oposición democrática cubana de dentro y fuera de la isla está de luto por el asesinato de Oswaldo Payá. La dictadura castrista ha mandado a “eliminar” –de la manera más sucia posible– a un luchador por la libertad y la democracia para Cuba. Pocos días antes lo habían intentado con similar pretexto de provocar un accidente de tránsito, con el cual “sacarlo del juego”. Como no es la primera vez que actúan de la misma manera con otros disidentes y opositores de dentro de la isla, los culpables están más que claros. Este asesinato en “un accidente de tránsito”, deja al descubierto la mano peluda de Fidel Castro y sus secuaces.

Se sabe que existen diferencias entre Fidel y su hermano Raúl. No está claro todavía si este método de “eliminar” disidentes democráticos provocando accidentes de tránsito sea una obra conjunta de ambos hermanos. Lo que sí es claro que se trata de un método vil y mafioso de la peor calaña, semejante al asedio y las golpizas de mujeres opositoras indefensas en plena calle. Este asesinato tiene lugar cuando una parte de la oposición ha iniciado un acercamiento a Raúl, intentando conversar sobre un estatus aceptable de negociaciones oposición-dictadura.

De Raúl Castro estar ajeno a los deplorables hechos que condujeron a la muerte de Payá, la mano del dictador mayor queda clara, con vistas a torpedear este probable acercamiento con la oposición disidente. Fue seleccionado precisamente un opositor notoriamente católico, por lo que el mensaje podría ser doble: torpedear el acercamiento a la oposición política cubana y alejarse de la influencia de facción de la Iglesia Católica que encabeza el Cardenal Ortega.

Son posibilidades. No es que queramos vestir a Raúl Castro de “bueno” y al anciano dictador de “malo”; son análisis que tenemos el deber de hacer. En cualquier caso y como lo más probable es que haya concordancia plena entre los hermanos Castro para acciones tan bajas como esta, la parte de la oposición política cubana que ha ensayado el acercamiento a los hombres de Raúl, debería hacer un giro radical en sus pretensiones. No negociar con bandidos es un principio, no solamente de honor, sino también del más absoluto pragmatismo negociador.

De igual manera, es importante que los hombres honestos que dentro de la Iglesia Católica Cubana que todavía crean que el cardenal Ortega y sus comisarios deben continuar apoyando una salida al drama cubano encabezada por Raúl, deben también detener su marcha y dar muestras de descontento por semejantes métodos asesinos. Claro que se dirá que todo ha sido obra de la casualidad y que un accidente infeliz ha empañado el hecho. ¡Absolutamente falso!

Entre las pocas armas que tenemos los opositores cubanos de dentro y fuera de la isla, la dignidad es el arma mayor. Usemos nuestra dignidad para evitar acercamientos a la dictadura, hasta que ésta no dé garantías a los opositores internos, de parar con los asesinatos selectivos, como este de Payá ahora, el asesinato de Laura Pollán en un hospital, el de Wilfredo Soto, a golpes en un parque de Santa Clara, entre acosos y golpizas a Damas de Blanco indefensas.

Claro que entre los que quieren negociar con Raúl hay un grupo de infiltrados del aparato de desinformación cubano, que tratarán de encontrar excusas para continuar la marcha de apoyo a Raúl. De esa forma sabremos cuáles de ellos eran hombre y mujeres honestos y cuáles eran infiltrados. En cualquier caso, los cubanos debemos enviar un mensaje claro a la dictadura.

Otra cosa son los gobiernos, básicamente EUA y España. No es posible negociar con gobernantes de la calaña de gentes que mandan a un camión a “pasarle por encima” a un auto civil, por el simple hecho de que tiene un pensamiento político diferente del dictatorial. Este asesinato tiene que tener consecuencias desagradables para sus impunes ejecutores.

No hay excusas ahora para escuchar voces en defensas del castrismo. Si Raúl está sometido a un chantaje de su hermano mayor, es momento de poner las cartas sobre la mesa. Si los métodos usados para asesinar disidentes son compartidos por ambos hermanos, no hay razón ninguna para negociar con mafiosos que no dudarán en “sacar del juego” futuramente a quien quiera que sea, con tal de obtener sus objetivos de continuar oprimiendo al pueblo de Cuba.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Acerca del Autor

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas y/o ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus