www.cubanet.org
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente y su autor.
 

La vida sigue igual

Leonel Alberto Pérez Belette

LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) - Luego de conseguir algunos chavitos (peso fuerte cubano, CUC), Belkis Roche se encaminó al complejo de tiendas en divisas Galerías Paseo, en el Vedado, con el propósito de comerse un helado.

Alguien le comentó que habían rebajado los precios y cambiado la administración del lugar. Instantes después constató que los inconvenientes eran los mismos de siempre.
“Saludé a la dependienta –cuenta Belkis- y le pedí un pote de helado de chocolate. Me dijo que lo sentía, que el producto estaba allí, pero no se estaba vendiendo porque la caja no podía registrar el código de barras que se había cambiado cuando sustituyeron al administrador”. 

La muchacha no se conformó con la explicación y mandó a buscar a la jefa de piso, que nunca se presentó, por lo que Belkis bajó al buró de información para protestar.  Allí le dijeron que recibían muchas quejas desde que el local reabrió sus puertas al público, y que todavía no se habían adaptado a la mudanza de los departamentos y a la rebaja de precios. “Hasta el horario de apertura se ha afectado por problemas con las máquinas contadoras y los códigos” –le dijo una empleada, sonriente.

Belkis ha sido clienta del establecimiento durante años, porque no hay muchas opciones en la zona. El inconveniente narrado no tiene nada que ver con lo que se le dijo, pues con la anterior administración, Cubalse, pasaba lo mismo que ahora, que el sitio está administrado por la empresa TRD. 

“Los vendedores –le dijo Belkis a la empleada- deben mejorar el servicio y la calidad de la oferta. Esperaba encontrarme otro ambiente, pues somos los clientes quienes aportamos las divisas de que vive la empresa; ustedes no nos están haciendo un favor, porque dependen de nosotros”. 

Belkis Roche se retiró del lugar con la frialdad y la dureza de un pedazo de hielo y más acalorada de lo que estaba al entrar en Galerías.

Los trabajadores de Tiendas Recaudadores de Divisas tampoco están muy contentos con los cambios. De la noche a la mañana se han convertido en trabajadores civiles de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.