Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
martes, 21 de octubre 2014

Regresan los oficios…por decreto

Ahora el gobierno quiere que los adolescentes estudien oficios, después de varias décadas diciéndoles lo contrario

LA HABANA, Cuba, junio, 173.203.82.38 -Jorgito sorprendió a la familia y amigos, cuando escogió veterinaria como primera opción para optar por una plaza de técnico medio y, como segunda, agronomía; pero  aceptó maestro emergente, porque a su escuela secundaria básica no llegó ninguna de sus preferencias.  Mariita tuvo que estudiar en la universidad una carrera de letras, aunque aspiraba a ser geóloga. Juanito quería ser carpintero,  no había especialidad como obrero calificado, así que  deambula vendiendo lo que consigue, juega dominó en la esquina y toma ron con los amigos.  Albertico logró coger la carrera de su gusto,  se las ingenió para poner la costa a sus espaldas, mar de por medio, pero ahora cuenta a los tres sobre sus primeras dificultades, los esfuerzos con estudio y trabajo, y el éxito que ha logrado. José lo escucha pensativo, él también estudió a gusto, solo que el salario no le alcanza ni para empezar.

Esos problemas se repitieron durante casi 50 años, de manera que junto a la frustración de los adolescentes y jóvenes, en Cuba se perdieron las tradiciones y habilidades en los oficios esenciales para la marcha normal de la vida personal, la economía y la  industria, así como en la importante esfera agropecuaria para esta nación eminentemente agrícola. En su lugar, se enseñó a despreciarlos, porque todos tenían que ser graduados universitarios para que “el país” pudiera ufanarse de haber formado el pueblo más  culto del mundo.  Simultáneamente, se agrupó a muchas familias  campesinas en poblados  con edificios de cinco pisos, ya que se debían integrar en las cooperativas y los hijos “superarse” como artistas, maestros o cualquier otra profesión de manera que cuando “el viejo” falleciera, como no vivían allí ni labraban la tierra, no tuvieran derecho a heredarla.  Poco a poco los antiguos poblados y bateyes fueron feneciendo al desactivarse los centrales azucareros, con lo que se aniquilaba una de las fuentes fundamentales de la cubanidad.

Por fin hace varios  años comenzaron cambios importantes en la educación en Cuba, para desmontar el absurdo sistema y tratar de restablecer las profesiones y oficios indispensables para la gestión agropecuaria, la industria,  las reparaciones y avituallamiento doméstico.  De tal suerte empezó la  ardua tarea de convencer a los adolescentes de todo lo contrario que habían visto en el hogar y escuchado en las escuelas desde su nacimiento.  En el curso 2012-2013  gobierno ha determinado el ingreso de 75 000 jóvenes en la Enseñanza Técnico-Profesional (ETP), y de ellos 47 000 se formaran como obreros calificados, según informó Alexander Manso, su director nacional en conferencia de prensa, publicada por el periódico Juventud Rebelde, el 20 de junio.

El funcionario precisó que la mayoría de las plazas estarán vinculadas a la construcción y la agricultura, especialidades que tenían hace tres años matriculas muy deprimidas y que son una prioridad para el desarrollo del país.  Entre las especialidades más necesitadas mencionó la mecánica, específicamente vinculada al ferrocarril.  Se refirió a las 4 523 aulas anexas en talleres y centros de vultivo organopónico, los lugares donde está la tecnología, y la participación de más de 4 200 especialistas de la producción y los servicios en el acompañamiento a estos jóvenes, así como la actualización de los profesores en las tecnologías que se emplean en el país.  También mencionó que unas mil aulas anexas no tienen la calidad requerida y las condiciones materiales necesarias.  Indudablemente, durante los decenios cuando se priorizó la educación de forma voluntarista, se dilapidaron recursos que podrían haberse utilizado en el equipamiento de institutos tecnológicos y escuelas de oficios para garantizar la calidad del aprendizaje, así como incentivar a los estudiantes.  En Cuba, incluso se carece de libros de texto, lo que no se puede compensar a través de Internet, ya que ni siquiera en las escuelas existe acceso libre a la red.

Por otra parte, debe cuidarse  no establecer   únicamente  determinadas especialidades sobre la base de las prioridades del Estado, ya que se corre el riesgo de continuar la imposición a expensas de la realización de los estudiantes como seres humanos y de los otros muy necesarios oficios,  como  herreros, carpinteros, plomeros, ebanistas, mecánicos, electricistas y otros.  El establecimiento de  salarios dignos junto al respeto social  podría incentivar a los potenciales alumnos y sus familiares.   También podrían influir las posibilidades de ejercer la gestión  privada, sobre todo en la medida en que se autorice mayor cantidad de labores para el trabajo por cuenta propia y se levanten prohibiciones a los nuevos agricultores usufructuarios.  En ellos podría estar también el embrión de los futuros pequeños y medianos empresarios.

Acerca del Autor

Miriam Leiva
Miriam Leiva

Miriam Leiva, Villa Clara, 1947. Periodista independiente desde 1995. Vicepresidenta de Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling. Miembro fundadora de Damas de Blanco en marzo de 2003. Diplomática, profesora invitada del Instituto Superior de Relaciones Internacionales. Funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores, del cual fue expulsada en 1992. Actualmente mantiene el blog Reconciliacion Cubana www.reconciliacioncubana.com Traductora y profesora de inglés e-mail: leivachepe@gmail.com http://blogs.cope.es/desdecuba/

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: