Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
jueves, 23 de octubre 2014

Paradoja de los descerebrados

Régimen aprisiona “cerebros” del país, para que no se los roben, mientras explota a los descerebrados

LA HABANA, Cuba, noviembre, 173.203.82.38 -Con su graciosa lucidez, Augusto Monterroso se burló de quienes suelen quejarse, en Latinoamérica, del robo de cerebros por parte de los países desarrollados. “Cualquiera puede notar –puntualizaba- que el temor de que se lleven nuestros cerebros resulta vagamente paranoico, pues la verdad es que no contamos con muchos muy buenos. Lo que sucede es que nos complace hacernos ilusiones”.

Al genial escritor guatemalteco –hombre de izquierdas, pero en modo alguno dogmático ni cómplice de dictaduras- se le congelaría el sarcasmo en la lengua si hoy fuera testigo de las ilusiones que al respecto se gastan los caciques de Cuba.

De inicio, con todo y las simpatías que manifestó por el gobierno revolucionario de los primeros años, tendría que reconocer su deriva hacia la más bruta dictadura del continente, pues, mientras “Lo único positivo que los gobiernos dictatoriales de Hispanoamérica han hecho por esta región es expulsar cerebros”, el de Cuba no sólo se ha dedicado a retenerlos a la fuerza, sino además convirtió los cerebros de los profesionales en parte de su parcela privada.

Primero, hizo como el perro del hortelano: ni comía ni dejaba comer (a los profesionales), impidiendo que se marcharan del país, pero, a la vez, manteniéndolos subutilizados y apartados de los circuitos de retroalimentación intelectual. Después, ante su incapacidad y su falta de voluntad para sacarle provecho a la tierra o a las fábricas o al mar, se le ocurrió preparar cerebros con fines exportables, pero en condición de productos en alquiler, con lo cual desempolvaba las viejas cadenas de la esclavitud, otra de sus plusmarcas para la historia.

“Sospechar que alguien está ansioso de apropiarse de nuestros genios significa suponer que los tenemos”, había ironizado Monterroso. Pero a nuestros caciques no les importó tanto suponerlo ellos como conseguir que lo supusieran sus alquiladores del tercer mundo, a quienes, por otro lado, tampoco parece interesarles alquilar genios sino simples egresados universitarios, aunque sea dudosa su preparación, pero que vayan con el crédito académico en la mano, y, eso sí, que los precios del alquiler sean módicos.

De tal forma, por vez primera en los tiempos modernos, un país subdesarrollado no sólo logró ponerle freno al supuestamente abusivo  “brain drain” que traman las potencias, sino que ha virado la tortilla, tramando el robo de sus propios cerebros. Y todo mediante un par de mecanismos bien sencillos: 1) Trancar los cerebros entre rejas, para que no estén expuestos a tentaciones desde el exterior; 2) Interferir su desarrollo, para que no se sientan mal en la condición de prostitutas con título cuyas ganancias netas son para el chulo.

Lo paradójico es que mientras nuestros caciques se concentraban en la tarea de producir y graduar por tuberías “genios” para el alquiler exportable, tenía lugar, espontáneamente, sin que ellos lo previeran, la germinación del producto que mejores dividendos económicos les reportaría: camioneros, despachadores de McDonalds, limpia pisos, empleados de factorías, mulas… destinados a convertirse, mediante el envío de remesas desde Estados Unidos, en los verdaderos cerebros del sostenimiento de su régimen fracasado e inhumano.

No obstante, aunque no ganen nada con ello, a los caciques les sigue resultando rentable políticamente denunciar las maniobras brain drain de los estadounidenses. Su última y más risible denuncia consistió en culparles del gran desbarajuste del sistema educacional cubano, acusándolos de haber robado 287 maestros sólo en este año. Lo que no dicen es que entre esa cifra, posiblemente ni uno solo esté capacitado para aplicar en Miami en una plaza de maestro. Y así pasan, como casi todos nuestros profesionales, a engrosar la sustancial fuente económica que sostiene al régimen: camioneros, limpia pisos, mulas…

Nota: Los libros de este autor pueden ser adquiridos en la siguiente dirección: http://www.amazon.com/-/e/B003DYC1R0

Acerca del Autor

José Hugo Fernández
José Hugo Fernández

José Hugo Fernández es autor, entre otras obras, de las novelas El clan de los suicidas, Los crímenes de Aurika, Las mariposas no aletean los sábados y Parábola de Belén con los Pastores, así como de los libros de cuentos La isla de los mirlos negros y Yo que fui tranvía del deseo, y del libro de crónicas Siluetas contra el muro. Reside en La Habana, donde trabaja como periodista independiente desde el año 1993.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: