Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
viernes, 24 de octubre 2014

No estoy loco todavía

Antonio Medina tal vez posea un récord muy disputado en Cuba: 19 intentos de salidas ilegales fallidos

Antonio Medina-No estoy loco todavía - Foto de Frank Correa

Antonio Medina-No estoy loco todavía - Foto de Frank Correa

LA HABANA, Cuba, agosto, www.cubanet.og -Antonio Medina Castañeda, dice que aún no se ha repuesto del golpe, recibido ayer, cuando recogió la copia de su carta de libertad en las oficinas del Tribunal Provincial Popular de La Habana,  y no aparecía por ningún lado que había estado 4 años preso en el Combinado del Este, por intento de salida ilegal en 1993. En el documento expedido solo dice: Multado con Quinientas cuotas de un peso cada una en aquel juicio.

Antonio Medina  ahora está inscrito en el Programa de Refugiados  de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana  y espera en cualquier momento que lo llamen a la entrevista, para lo que  está  preparando su expediente,  con los documentos que avalan su condición de perseguido político, citaciones de la policía, acusaciones  y reportes en la prensa independiente,  con denuncias sobre  sus infortunios en el sistema socialista en que vive, que dice apresarlo.

Tiene una hija de diez años y la mantiene con su oficio de zapatero, perseguido incesantemente por el jefe de sector hasta que las reformas de Raúl le dieron la posibilidad de ejercer por cuenta propia. Antonio Medina tal vez posea un  récord muy disputado en Cuba: 19 intentos de salidas ilegales fallidos.  Los fracasos más renombrados son  la gran balsa que armó con cientos de  pomos plásticos recogidos en la calle, que  amarró  y enfundó en sacos de yute,  creando una plataforma sólida, en el que hubiera llegado a cualquier sitio, y  el armatoste flotante que preparó junto a tres colegas  en Romerillo,  en un patio alquilado, lo llevaron de madrugada en un camión     hasta la costa de Santa Fe,  y lo  echaron al mar. Estuvieron  navegando cinco días, hasta que perdieron el rumbo y se les acabó el combustible. Luego los cogió un temporal  que los volcó varias veces, hasta lanzarlo en medio de la noche y la lluvia contra los arrecifes de Santa Cruz.

En aquel intento murieron  Alexis el gato y Maykel, del reparto Flores,  Antonio salvó la vida milagrosamente, como ha sucedió  otras veces, pero hoy está decidido  a esperar la entrevista con el cónsul americano, para rogarle por su  huida definitiva, pero esta vez por aire.  Una de las evidencias de peso es  la carta de libertad por los cuatro años jalados en el Combinado del Este, por  un delito considerado político en el Código Penal, pero  la carta de libertad original la había perdido  en aquella aventura donde  salvó la vida por un tilín.

Fue al Tribunal que lo había juzgado y  solicitó una copia de la sentencia, pero en el fallo ahora se recoge una sanción de multa de quinientas cuota de un peso,  nada más.

–No estoy loco, fueron 4 años de vida, con sus días y  sus noches. Y ahí está mi mamá, que murió llevándome jabas a la prisión, y mi hermana, y mi sobrino, que también iban a verme a las visitas. Y ahora resulta que no, esos 4 años no existen, que tan solo fue una multa. No puede ser. No estoy loco todavía…

TAGS: emigración, represión

Acerca del Autor

Frank Correa
Frank Correa

Frank Correa, Guantánamo, 1963. Narrador, poeta y periodista independiente. Ha ganado los concursos de cuento Regino E. Boti, Ernest Hemingway y Tomás Savigñón, todos en 1991. Ha publicado el libro de cuentos La elección beilycorrea@yahoo.es

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: