Cubanet
Prensa Independiente desde 1994
martes, 23 de septiembre 2014

La iglesia cubana y el parte aguas de la política

Llamarle diálogo a encuentros convocados y planeados únicamente por el gobierno es un sofisma

GUANTÁNAMO, Cuba, julio, 173.203.82.38 -Las declaraciones del Arzobispo Jaime Ortega y Alamino  durante su reciente visita a la Universidad de Harvard, E.U.A., y la secuela de respuestas que le sucedieron resonaron  en nuestra Iglesia. Una disculpa habría bastado para acallar las protestas  pero  eso no ha ocurrido aún a más de dos meses  del suceso.

Tratando de defender lo indefendible algunas  personas  cercanas a Monseñor Ortega asumieron su defensa  multiplicando los efectos de la polémica, circunstancia muy bien aprovechada por los que  medran con los errores ajenos, quienes arremetieron  contra el Arzobispo y la Iglesia, como si ésta tuviera la culpa del desaguisado de Boston y estuviera significada únicamente por la persona del Arzobispo de La Habana.

A pesar de que la polémica se ha desarrollado fundamentalmente en el ciberespacio- lugar inaccesible para la gran mayoría de los cubanos- el hecho ha repercutido de diversas formas entre la feligresía  porque es una verdad indubitable que el pueblo de Dios también vive dentro del mundo y esa parte de él que nos ha tocado por condición  natural  es Cuba, un país donde todo pasa por el parte aguas de la política.

La Iglesia Católica es una de las instituciones más atacadas a nivel internacional y la  cubana no es la excepción. Invito a quienes duden de esto a que entren al sitio Cubadebate y busquen las opiniones de los foristas acerca de la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba; de hacerlo  verificarán cuánta ignorancia existe acerca de nuestra Iglesia y cómo   el odio ni siquiera tiene que ser organizado por el gobierno para reclamar su espacio.

No perdemos nada  si reconocemos que  nuestra  Iglesia no es homogénea.

Estuve en la celebración de la eucaristía en la Plaza de la Revolución Antonio  Maceo Grajales, de Santiago de Cuba, el mismo día de la llegada del Papa. A escasos metros del lugar donde me encontraba ocurrió el incidente que de inmediato fue reportado por numerosos medios de prensa. Aunque no pude ver lo ocurrido este hecho se convirtió en tema de conversación durante el regreso a Guantánamo y en los días siguientes. Luego vi el video que captó el suceso. Un domingo, saliendo del templo, comenté  sobre el ataque cobarde e injustificado que sufrió el ciudadano que alteró el orden en el lugar y un hermano me respondió tajantemente: “Se lo tiene merecido”. Esta respuesta me asombró; lo mismo me ocurrió al escuchar decir a un representante del Vaticano, en el video mencionado, durante la conferencia de prensa celebrada ese mismo día al finalizar la misa, que lo ocurrido había sido insignificante.  ¿Insignificante un hecho que revela hasta qué punto está estructurada  y legitimada la violencia en nuestra sociedad cuando se actúa a favor del gobierno? ¿O es que  vamos a subordinar lo que nos enseñó Jesús a las conveniencias políticas?

Hay hermanos que eluden  el menor de los tratos con quienes apoyan al gobierno olvidando que ellos  tienen nuestra misma dignidad porque fueron creados, como nosotros, a imagen y semejanza de Dios. No dejan de existir  otros que  se alegran de los padecimientos de salud y errores de algunos  líderes e incluso les desean la muerte. Posturas como éstas existen en una Iglesia donde a veces las enseñanzas van por un lado y la práctica por otro, porque bastaría una  atenta lectura de los Evangelios para saber que nada ganamos con la muerte ni la desgracia de ningún ser humano. Si alguna de estas personas se hubiera detenido  en las páginas iniciales de esa obra cumbre de la literatura  que es “¿Por quién doblan las campanas?”, del escritor norteamericano Ernest Hemingway, habría leído los hermosos versos del clérigo John Donne, pertenecientes a su “Sermón XVII”, que fueron consignados por el novelista al inicio de su libro, en los que el poeta afirma: “La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy involucrado en la humanidad”.

Es evidente que ante tanta división y violencia es necesario un diálogo, pero éste no debe ser un encuentro cada seis meses, un año o más, sino un ejercicio de interlocución realizado con menor periodicidad, con una agenda que implique la discusión de todos los problemas que preocupan y laceran a nuestro pueblo. Un verdadero diálogo implica la participación de todas las fuerzas de la sociedad civil cubana, la que está legitimada por el gobierno y la que actúa sin su consentimiento porque se le niega la legitimidad que merece. Llamarle diálogo a encuentros convocados únicamente por el gobierno,  donde se discuten situaciones puntuales propuestas  por el gobierno y se evade el análisis de problemas  acuciantes para Cuba es un sofisma.

Como afirmó  Hans Küng, lo que logre o no  la Iglesia se deberá a la actuación de nosotros los cristianos. La misericordia, la  tolerancia, la humildad,  decir la verdad y defenderla a pesar de los riesgos, ser capaces de tenderles nuestras manos  a los enemigos   son actitudes que tienen que comenzar por casa. Pero los laicos necesitamos sentir que en ese camino no estamos solos.

Acerca del Autor

Roberto Jesús Quiñones Haces
Roberto Jesús Quiñones Haces

Nació en la ciudad de Cienfuegos el 20 de septiembre de 1957. Es Licenciado en Derecho. En 1999 fue sancionado de forma injusta e ilegal a ocho años de privación de libertad y desde entonces se le prohíbe ejercer como abogado. Ha publicado los poemarios “La fuga del ciervo” (1995, Editorial Oriente), “Escrito desde la cárcel” (2001, Ediciones Vitral), “Los apriscos del alba” (2008, Editorial Oriente) y “El agua de la vida” (2008, Editorial El mar y la montaña). Obtuvo el Gran Premio Vitral de Poesía en el 2001 con su libro “Escrito desde la cárcel” así como Mención y Reconocimiento Especial del Jurado del Concurso Internacional Nósside de Poesía en 2006 y 2008 respectivamente. Poemas suyos aparecen en la Antología de la UNEAC de 1994, en la Antología del Concurso Nósside del 2006 y en la selección de décimas “Esta cárcel de aire puro”, realizada por Waldo González en el 2009.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas y/o ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: