Cubanet
Prensa Independiente desde 1994
miércoles, 23 de abril 2014

Entre las ruinas de La Habana

La demolición de La Habana pasará a nuestra historia como otro de los grandes “logros” de esta dictadura


LA HABANA, Cuba, julio, 173.203.82.38 -Funcionarios del Instituto de la Vivienda comentan que el gobernante Raúl Castro “prohibió” las muertes causadas por los cada vez más frecuentes derrumbes de edificaciones en La Habana. En este sentido, ha delegado en las tropas ingenieras de las Fuerzas Armadas el derribo de todos los edificios declarados en peligro de derrumbe.

Construcciones que durante años amenazaron con aplastar a los transeúntes, caen ahora bajo los martillazos de los zapadores, elevados por inmensas grúas. Las ruinosas edificaciones obviamente inhabitables, pero repobladas con insistencia por tanta gente sin hogar, van dejando de ser una alternativa suicida para los desesperados sin techo. Todo lo que esté en peligro de derrumbe, será derribado…ha sido la orden que dio el General.

Según las estadísticas de la Oficina de Rehabilitación y Desarrollo, el estado del  78% de las viviendas en la capital es de regular a malo. Está catalogado como malo el 40%, algo menos de la mitad del fondo habitacional.

Sólo en el municipio Centro Habana existen 207 edificaciones clasificadas como de “estática milagrosa”, un pintoresco eufemismo que significa que están en pie solo por obra y gracia del espíritu santo. Mientras, con el también gracioso nombre de “vivienda nueva construida” se clasifican los edificios remodelados o remendados.

Las falsas estadísticas triunfalistas del sistema se desploman, como los edificios del país, como el país mismo. La realidad de los derrumbes ocurridos en los últimos años revela el abandono del gobierno –dueño absoluto de todo- , durante muchas décadas, por más que ahora pretendan disimularlo, demoliendo lo que aún queda en pie, pero siempre sin construir. Y es que en eso de destruir la revolución sí tiene una larga experiencia; construir nunca ha sido su fuerte.

Algunos de los edificios, objetos del plan demoledor, fueron desalojados al declararlos inhabitables por peligro de derrumbe. Según los funcionarios del Instituto de la Vivienda encargados del desalojo, la tarea no es fácil. Les toma tiempo convencer a las familias para que se muden a un albergue, donde saben que pueden pasar años y hasta décadas antes de volver a ocupar una casa.

Los desalojados también temen ser ubicados en los llamados albergues porque el índice delictivo en estos sitios es muy elevado. Cambute 1, 2 y 3, ubicados en la carretera Monumental y Lucero, en Mantilla, son albergues rechazados, debido a la violencia y la delincuencia que imperan en ellos.

El actual plan de demolición se elaboró sin tener en cuenta el fondo habitacional del Estado. ¿A dónde irán a parar los desalojados cuando se acaben de repletar los albergues? La realidad requeriría la demolición total de media ciudad, excluyendo algunos barrios residenciales donde viven los dirigentes.

Por lo general, las demoliciones provocan más gastos que el mantenimiento o reparación mayor, efectuados a tiempo. La acumulación de escombros, gastos de combustible para la recogida de desechos, el cierre de calles o avenidas, y la pérdida del equilibrio arquitectónico de la ciudad, lo confirman.

Si no se destinara 60% del cemento disponible solo a la construcción y mantenimiento de instalaciones que generan dólares al gobierno, se podría realizar un mantenimiento preventivo, racional y eficaz de La Habana.

Una crisis habitacional de tamaña escala y un deterioro arquitectónico tan prolongado y crítico no se solucionan vendiendo algunos materiales de construcción después de tantos años en que fuera imposible comprar legalmente un ladrillo en este país; tampoco se arreglará donando las “casas de visitas” que mantienen el Estado en propiedad para el disfrute de sus funcionarios. El plan de demoliciones preventivas de Raúl Castro, que no contempla la construcción de remplazos, es un remedio que lejos de solucionar, agrava la enfermedad; algo así como el viejo chiste del cornudo que opta por “botar el sofá”.

La demolición de La Habana pasará a nuestra historia como uno de los últimos  “logros” de esta dictadura; de esta revolución que se ha empeñado en dejarnos entre ruinas y harapos.

acesar2004@gmail.com

Acerca del Autor

Augusto Cesar San Martin
Augusto Cesar San Martin

Augusto Cesar San Martin. Nació el 20 de abril de 1967 en Ciudad de La Habana. Fue captado por el Ministerio del Interior y estudió Ciencias Penales en el Instituto Hermanos Martínez, en el que se graduó. Por discrepancias con los militares, pidió la baja permanente de ese organismo, solicitud que le fue denegada durante un año. En ese tiempo estableció contacto con los opositores pacíficos y fue encarcelado en 1994. Lo declararon preso de conciencia en 1996, y a su salida de la cárcel colaboró con la agencia Cuba Press de 1997 a 1999. En el año 2006 fundó el Centro de Información José Lezama Lima.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. El espacio para comentarios se cierra automáticamente 15 días después de ser publicada la nota. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus