Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
viernes, 24 de octubre 2014

Eliminan viejas prohibiciones, ¿las eliminarán todas?

Uno de los absurdos mayores ha sido la publicación mutilada de las Obras Completas de José Martí

La lista de escritores cubanos que aún no han sido publicados o reeditados es larga porque la decisión debe pasar primero por el tamiz de la política.

La lista de escritores cubanos que aún no han sido publicados o reeditados es larga porque la decisión debe pasar primero por el tamiz de la política.

GUANTÁNAMO, Cuba, agosto, 173.203.82.38 -Se ha extendido el rumor de que el departamento ideológico del PCC ha orientado al ICRT la conveniencia de terminar con la prohibición de trasmitir la música de afamados intérpretes cubanos que residían en el exterior del país debido a sus desavenencias políticas con la Revolución o porque salieron  en busca de nuevos y mejores horizontes. He escrito rumor porque aunque la noticia está siendo amplificada  desde hace varios días  por Radio Bemba  ningún órgano de prensa del país ha ofrecido la información. Sin embargo, en una reciente  edición digital de  Progreso Semanal, un órgano de prensa que radica en Miami,  ha aparecido un artículo de Tony Pinelli sobre el asunto, así que parece que algo hay.

En realidad nunca debió existir tal prohibición  porque resulta contradictorio que un gobierno que se proclama humanista  apruebe ucases que para las  generaciones venideras resultarán asombrosos. Y es que en Cuba, desde 1959 hacia acá, ha existido en no pocos sectores de la vida social  una confrontación entre lo que pregonan nuestros principales dirigentes y lo que se hace. Por ejemplo, a la entrada de la librería Dionisio San Román, en mi natal Cienfuegos, había una frase de Fidel Castro reproducida con letras bien grandes, que afirmaba: “Nosotros no le decimos al pueblo cree, le decimos lee”. Es cierto que con la creación de la Imprenta Nacional de Cuba se publicaron numerosas obras  clásicas de la Literatura Universal y el público cubano tuvo acceso  a  libros  cuya hechura   no se destacaba por su calidad pero  que estaban al alcance de todos por sus precios. Sin embargo, muy  pronto comenzaron a verse con  nitidez las lagunas de los programas editoriales y quedó claro que se le decía al pueblo “lee”, pero se ocultaba que  iba a leer lo que  decidieran  las autoridades. De ahí que a 52 años de aquél primero de enero de 1959 que tantas expectativas  creó en nuestro pueblo aún  continúan sin publicarse obras de indudables  resonancias  universales. No pretendo hacer un prontuario de ellas pero vale la pena mencionar que entre los autores soslayados no están solamente los filósofos, sociólogos y juristas más destacados de los últimos cincuenta años sino autores de probada filiación marxista como Rosa Luxemburgo y Antonio Gramsci. Ni qué decir que aún el lector cubano espera por ver en nuestras librerías las obras de Nietzsche, Ernst Jünger, Freud, Max Weber, Bertrand Rusell, Octavio Paz  y muchísimos otros,  así como novelas extraordinarias como “El lobo estepario”, de Herman Hesse, “Ferdydurke”, de Witold  Gombrowicz, “El hombre sin atributos”, de Robert Musil o “Los  inocentes” y  “Los sonámbulos”, obras cumbres de Herman Bröch. ¡Qué decir de Milán Kundera, George Orwell, Arthur Koestler,  Milovan Djilas y Vargas Llosa! La lista de escritores cubanos que  aún no han sido publicados o reeditados  también es larga porque  la decisión debe pasar primero  por el tamiz de la política y hasta ahora, según parece, los miembros del departamento ideológico sólo se han decidido a echar unos pasillitos con Celia Cruz, Willy Chirino o Gloria Estefan.

Uno de los absurdos mayores ha sido la publicación mutilada de las Obras Completas de José Martí, las cuales han llegado a los anaqueles de las librerías  faltándoles los tomos donde el Apóstol expuso su pensamiento social,  sus críticas al marxismo y sus opiniones sobre la democracia. Sus obras  deberían reeditarse constantemente y estar siempre en venta, pero ocurre que cada día “el autor intelectual del asalto al cuartel Moncada” se vuelve tan subversivo como “La historia me absolverá”. No se puede realizar una  Campaña de Alfabetización, continuar ofreciéndole instrucción al pueblo y luego creer que éste va a actuar siempre como un dócil asalariado  del pensamiento oficial, peligro sobre el cual alertó Ernesto Guevara en su ensayo “El hombre y el socialismo en Cuba”.

Éste fenómeno de  las prohibiciones no existe sólo en el ámbito cultural sino que se extiende a muchas otras esferas de la vida social del país. Por ejemplo, se entregaron viviendas a numerosas familias pero hasta hace menos de un año, aunque uno fuera propietario de un inmueble, no podía venderlo y si decidía permutarlo debía cumplir numerosos requisitos. Se entregaron tierras a los campesinos pero se les indicó lo que tenían que producir en ellas y se les prohibió  sacrificar el ganado mayor  de su propiedad. Se autorizó  la adquisición de autos  a determinadas personas  pero se prohibió su venta. Se estableció que, viviendo en una isla, todo cubano que decidiera pescar tenía que acreditarse como pescador deportivo e informar adónde iría a pescar cada vez que decidiera hacerlo y se impuso la prohibición de salir a pescar mar afuera si no  se pertenece a una cooperativa pesquera. Se prohibió la construcción de embarcaciones, hacerlo sin la autorización del MININT puede convertir a cualquiera en autor de un delito de Salida Ilegal del País. Se prohibió la  posibilidad de entrar y salir libremente de Cuba, un derecho reconocido por múltiples instrumentos jurídicos internacionales ratificados por el gobierno cubano y hasta se prohibió  la libre circulación de personas dentro del territorio nacional pues para ir al municipio de Caimanera se necesita un permiso especial que otorga el MININT, está  prohibido  caminar por las zonas residenciales donde se hallan las casas de los principales dirigentes del país y quien viaje a La Habana por mero placer corre el riesgo de que se  le aplique el Decreto Ley dictado durante el período especial , que establece la detención y el reenvío  al  lugar de origen  de todo ciudadano que no justifique su  estancia en  “la capital de todos los cubanos”. Hasta hace muy poco tiempo estuvo prohibida la entrada de los cubanos a los hoteles destinados al turismo internacional y la tenencia de divisas. También se prohibió la venta de armas y  su tenencia  ha sido autorizada  a contadísimas personas, aunque se afirma que ellas  están en poder del pueblo. ¡Se prohibieron hasta los disfraces en los carnavales!

A pesar de que la llamada Generación del Centenario prometió al pueblo cubano que se había levantado en armas en contra de Batista para restablecer la Constitución de 1940, una vez en el poder estableció un sistema de gobierno  al estilo soviético y restringió  derechos elementales como los de  la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de reunión y asociación y se estableció como norma  no escrita-o si lo está ha sido bien guardada, como estas disposiciones que  prohibían la divulgación de la música de los intérpretes exiliados-, que para acceder a puestos de dirección era condición indispensable ser militante del PCC, lo cual  constituye un palpable mentís al derecho de igualdad de los ciudadanos reconocido en el art. 41 de la Constitución de la República. Incluso, otro derecho elemental,   reconocido en el art.45 de la propia Constitución, el derecho al trabajo, también pasa por el tamiz de la probidad ideológica establecida por el gobierno cubano, decisión que se extiende hasta las eufemísticamente llamadas ONG cubanas.

Un ejemplo de lo que afirmo es mi caso pues siendo Licenciado en Derecho y habiendo trabajado con resultados satisfactorios en el Bufete Colectivo de Guantánamo desde  agosto de 1985 hasta el dos de julio de 1999- momento en que  el Departamento de la Seguridad del Estado de Guantánamo me involucró en un hecho en el cual era evidente que no tenía responsabilidad alguna-, desde  el 2008 estoy tratando de  ejercer la profesión que estudié y esto me ha sido negado sistemáticamente por el MSc. Ariel Mantecón Ramos, Presidente de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos  y la Junta Directiva de la misma, con la complicidad de la Ministra de Justicia, Dra. María Esther Reus. Conste que hasta S.E. Mons. Dionisio García Ibáñez, Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba ha  puesto en conocimiento de las más altas autoridades del país las violaciones  que se han cometido en mi contra y ha intercedido para que se me permita volver a ejercer la profesión . A  pesar de ello se me continúa discriminando.

Yo no tendría que molestar a las autoridades cubanas ni a sus testaferros si en Cuba se respetara el derecho a ejercer libremente mi profesión, como ocurre en los demás países del mundo. Esa es otra prohibición que debería  ser revisada, por lo menos muchos colegas se quitarían de encima a los burócratas  que “trabajan” en confortables oficinas climatizadas y se transportan en autos modernos a costa del gremio que dicen representar y el gobierno recibiría directamente de los abogados los impuestos procedentes del fruto de su trabajo sin beneficios indebidos para tal casta de acomodados.

Es indudable que la existencia de tantas prohibiciones guarda mucha relación con la forma en que gobernó Fidel Castro. Curiosamente, en el Pequeño Diccionario Larousse encontré que la primera acepción de la palabra “castro” significa  campamento, siendo obvio que desde enero de 1959  hasta el día  en que decidió  alejarse de la vida pública, el dirigente cubano  ejerció  un poder omnímodo sobre la sociedad, a la cual le  impuso  el más mínimo de sus caprichos o la más absurda de las prohibiciones, como si ésta fuera su campamento. Pero  la lógica de la vida siempre termina imponiéndose. No en balde José Martí le escribió el 20 de octubre de 1884 a  Máximo Gómez: “Un pueblo no se funda, General, como se manda un campamento…”, algo de lo que se desentendió quien, según el Dr. Armando Hart, es el más fidelísimo de los seguidores del Apóstol.

En fin, la decisión de eliminar prohibiciones  absurdas como ésta es loable, pero de ser cierta se trataría únicamente de otro pequeño paso. Veremos si  se continúa en esta senda y un día eliminamos todas las prohibiciones absurdas y comenzamos a dejar de ser un  país anormal para estar en armonía con la mayor parte de la humanidad y con los valores que distinguen al mundo occidental.  ¡Ah! , y sabiendo cómo  somos, si es cierta esta noticia, espero que ahora no nos atiborren a toda hora con la música de Celia Cruz, Gloria Estefan y Willy Chirino, aunque de lo que sí estoy seguro es que del pinareño podremos escuchar  en la radio todas sus canciones menos “Ya viene llegando”.

Ver más en:

Acerca del Autor

Roberto Jesús Quiñones Haces
Roberto Jesús Quiñones Haces

Nació en la ciudad de Cienfuegos el 20 de septiembre de 1957. Es Licenciado en Derecho. En 1999 fue sancionado de forma injusta e ilegal a ocho años de privación de libertad y desde entonces se le prohíbe ejercer como abogado. Ha publicado los poemarios “La fuga del ciervo” (1995, Editorial Oriente), “Escrito desde la cárcel” (2001, Ediciones Vitral), “Los apriscos del alba” (2008, Editorial Oriente) y “El agua de la vida” (2008, Editorial El mar y la montaña). Obtuvo el Gran Premio Vitral de Poesía en el 2001 con su libro “Escrito desde la cárcel” así como Mención y Reconocimiento Especial del Jurado del Concurso Internacional Nósside de Poesía en 2006 y 2008 respectivamente. Poemas suyos aparecen en la Antología de la UNEAC de 1994, en la Antología del Concurso Nósside del 2006 y en la selección de décimas “Esta cárcel de aire puro”, realizada por Waldo González en el 2009.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: