Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
viernes, 21 de noviembre 2014

El infierno somos todos

¿De qué solidaridad internacional se habla si no somos solidarios entre nosotros mismos?

LA HABANA, Cuba, octubre, 173.203.82.38 -Aseguraba Jean-Paul Sartre que “el infierno son los otros”. En el socialismo cubano –su versión castrista- el infierno somos todos. Somos  verdugos los unos de los otros. Ni siquiera están en paz consigo mismo los que se esfuerzan por ser lo más justos posible. Algo bien difícil en medio de tanto canalla, envidia, doble discurso e  hipocresía. De todos modos, siempre tendremos que lamentar lo que nos obligaron a hacer o lo que no hicimos, casi siempre por miedo.

Se trata de subsistir a costa de lo que sea. Estafar, robar, intrigar, adular, prostituirse, delatar… Vale todo. Siempre habrá algún eufemismo para no llamar las cosas por su nombre. Y muy pocos tienen moral para reprochar, porque de una forma u otra, también tienen tejados de vidrio.

Es una guerra cotidiana de todos contra todos. Con tantos problemas y diferencias como hay, con tanta impotencia y rabia acumulada, hemos llegado a odiarnos y a pedirnos la cabeza los unos a los otros. Estamos listos a manotear y gritar como energúmenos y  abalanzarnos sobre el adversario –que puede ser cualquiera, incluso nuestra pareja- y hacerlo pedazos. En definitiva,  nos enseñaron desde que éramos pioneros por el socialismo a odiar al enemigo y luchar hasta aniquilarlo (¿no juraron nuestros niños que serían como el Che?).

Intolerantes que aprendimos a ser,  ya no sabemos discutir ni de pelota.  Las broncas estallan por cualquier razón o sin ella. Lo mismo en una cola, a bordo de una guagua atestada o en el hogar donde ya no cabemos porque somos demasiados y tenemos distintos y encontrados intereses. Peleamos como perros y gatos, la diferencia es que los animales tienen límites para sus rencores. Los humanos, no. Y peleamos con lo que haya a mano por la comida que no alcanza,  los celos,  la casa, el dinero que nos deben o porque alguien nos pisó o nos miró atravesado.

¿De qué solidaridad internacional se habla si no somos solidarios entre nosotros mismos?  Solo hay que ver, a la hora de trepar a la guagua, como los hombres empujan a las mujeres, las ancianas y los niños. Y no ceden el asiento a los impedidos físicos o las embarazadas si no son los que les corresponden porque lo indica un letrero.

En su libro “Cuba: ¿revolución o reforma?”, el periodista Enrique Ubieta Gómez afirma que mientras un cubano  sea capaz de dar botella en su carro, habrá socialismo en Cuba. Lamento contradecir una vez más a Ubieta, pero a juzgar por el auge de los boteros,  los camioneros  que en la autopista solo entienden de billetes de veinte pesos para arriba, los choferes asaltados, las mujeres violadas en las carreteras y  los funcionarios que viajan a bordo de sus raudos carros como si llevaran a Dios y también a Carlos Marx y a Fidel Castro cogidos por las barbas, presiento que al aventón, solidario y garante del socialismo, le queda bien poco.

Y ya no sé si lamentar que se acabe la solidaridad ciudadana entendida como el compincheo menesteroso entre vecinos por una libra de arroz, un puñado de sal, un jarrito de azúcar, una coladita de café o una cucharada de aceite, si antes de que lleguen los mandados del mes en la bodega,  ese mismo vecino te estafará, o lo que es peor, se prestará a chivatearte a ti o a tus hijos, que crecieron y jugaron con los suyos, asistieron a las mismas escuelas  y se prestaban la ropa y los zapatos para ir juntos a las fiestas los fines de semana.

En definitiva, eso fue lo que aprendimos en aquellas  becas en que se compartía todo, desde los cigarros hasta el exiguo chorro de agua de la ducha,  y donde nos delatábamos mutuamente, porque nos enseñaron desde niños que eso no era chivatear, sino  nuestro deber revolucionario. En los análisis de grupo, cualquiera de tus compañeros pedía la palabra y decía con quien te reunías, lo que conversabas, si leías  libros prohibidos y revistas extranjeras,  preferías la música americana, tratabas a maricones o te carteabas con parientes en Miami….Lo más jodido era que a veces hasta pensaban que lo hacían por tu bien…

Así, hemos llegado, nosotros y nuestros hijos, al deprimente presente en que sentimos desconfianza y temor del vecino y del compañero de trabajo o de estudio. Y hacemos a los demás lo que no deseamos que nos hagan, precisamente para no darles tiempo a hacérnoslo. Realmente patético. Con estos truenos y estas fieras, ¿qué podemos esperar del mañana?

luicino2012@gmail.com

Acerca del Autor

Luis Cino Álvarez
Luis Cino Álvarez

Luis Cino Álvarez (La Habana, 1956). Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Se inició en la prensa independiente en 1998. Entre 2002 y la primavera de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Es subdirector de Primavera Digital. Colaborador habitual de CubaNet desde 2003. Reside en Arroyo Naranjo. Sueña con poder dedicarse por entero y libre a escribir narrativa. Le apasionan los buenos libros, el mar, el jazz y los blues.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: