Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
sábado, 20 de diciembre 2014

Cooperantes y doctores

Pero una incisión, como la que se produce cuando el ciudadano se enfrenta al infortunio de alguna enfermedad, revela grietas que sepultan la confianza

LA HABANA, Cuba, mayo (173.203.82.38) -La calidad del sistema de salud pública en Cuba  fue, durante mucho tiempo,  un supuesto logro innegable de la revolución. La construcción de  hospitales, policlínicas,  consultorios del médico de la familia, centros de elaboración de medicamentos e investigaciones bioquímicas, parecían  llenar las expectativas de la propaganda.

Pero una incisión, como la que se produce cuando el ciudadano se enfrenta al infortunio de alguna enfermedad, revela las grietas que sepultan la confianza  de la población en el sector de la salud, la higiene de los  hospitales, la atención del personal médico, los diagnósticos, tratamientos y  terapias.

Joaquín Mesa, conocido como “el pulpero”, por su afición a la pesca del molusco, residente en Jaimanitas, está arrepentido de haber ingresado a su madre  en un hospital de la capital donde, dice, “prácticamente la dejaron morir cuando ingresó  por una neumonía que se complicó con las bacterias que hay en el hospital”. Veintiséis días que fueron una pesadilla para Joaquín  y su madre.

“Allí vi a otros pacientes decididos  a escribirle a Fidel Castro y reclamarle que se tomen medidas contra los inculpados. Ellos albergan la esperanza de que  escribiéndole al comandante tienen mayores posibilidades de respuestas que si le escriben a Raúl” –agrega Joaquín.

La mayoría de los médicos en Cuba  tienen que ir al trabajo en bicicleta, o en ómnibus, andan demasiado preocupados en buscar los pocos alimentos de la canasta básica que llegan a la bodega o la carnicería, y tienen que inventar ingresos adicionales para  equilibrar el salario que reciben como médicos.

Las misiones a otros países como  cooperantes,  brindan al médico la oportunidad de  salir de la asfixia  económica y existencial con que se vive en Cuba, y les permiten la adquisición de productos y artículos, que desde una sala de hospital o en una consulta cubana jamás conseguirían.

Un ejemplo del descalabro  del sector de la salud se  presentó en mi barrio la pasada semana, cuando dos médicos (un hombre y una mujer) que viven en la misma cuadra, se fueron a las manos en la calle. Y, según los rumores, todo empezó cuando discutieron sobre cuál de los dos iría de cooperante en la próxima misión a Venezuela, y las zancadillas que ambos se ponen para resultar  elegido. Uno de los contendientes, la mujer, acabó en el fondo del contenedor.

Acerca del Autor

Frank Correa
Frank Correa

Frank Correa, Guantánamo, 1963. Narrador, poeta y periodista independiente. Ha ganado los concursos de cuento Regino E. Boti, Ernest Hemingway y Tomás Savigñón, todos en 1991. Ha publicado el libro de cuentos La elección beilycorrea@yahoo.es

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: