Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
viernes, 19 de diciembre 2014

9/11/01: El día que se paralizó la Tierra

Casi todos en Cuba recuerdan lo que hacían cando se enteraron de la noticia

El "Tributo de Luz" es memorial en recuerdo de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Las dos torres de luz se componen de dos bancos de focos de alta potencia que apuntan hacia arriba de un lote junto a la Zona Cero. Esta foto fue tomada desde el Liberty State Park, NJ, 11 de septiembre, el quinto aniversario del 9/11. (Foto de la Fuerza Aérea de los EE.UU. / Gould Denise)

El "Tributo de Luz" es memorial en recuerdo de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Las dos torres de luz se componen de dos bancos de focos de alta potencia que apuntan hacia arriba de un lote junto a la Zona Cero. Esta foto fue tomada desde el Liberty State Park, NJ, 11 de septiembre, el quinto aniversario del 9/11. (Foto de la Fuerza Aérea de los EE.UU. / Gould Denise)

LA HABANA, Cuba, septiembre, 173.203.82.38 -En La Habana, el periodista y bloguero Reinaldo Escobar, estaba en casa de un trovador oyendo canciones y conversando, cuando el suegro lo localizó por teléfono para decirle “están atacando los Estados Unidos”.  En Bayamo, Francisca Vázquez acababa de jubilarse.  Bajaba la escalera de su edificio, cuando Xiomara, la llamó muy asustada.  La vecina de los altos tenía un hijo en Miami y le dijo, “bombardean los Estados Unidos”.

La hermosa Mildred Cabrejas, no recuerda esa mañana.  Días antes tuvo presentimientos de algo malo que ocurriría y lo vinculó con una amiga pastora de la iglesia protestante de visita en esos días en los Estados Unidos.  Julio Arias, en Manzanillo, Oriente, encendió el televisor casualmente y supo lo que sucedía, pasadas las once de la mañana.

Ariadna Rosabal, hoy una madre soltera de 23 años, no recuerda mucho del asunto, “quizás, lo supe al llegar de la escuela y mis abuelos me lo comentaron”.  Mientras, en Ciudad México, en el Instituto de Ciencias Nucleares donde trabajaba, Antonio Rodiles, recibió la llamada de su esposa, cuando el primer avión se estrelló contra los edificios.  El actual coordinador de Estado de SATS y de la Demanda Ciudadana, se conectó a internet para seguir la noticia.   Lo demás es Historia.

Como ocurre con el día del asesinato de John F. Kennedy, casi todos recuerdan lo que hacían en la mañana del martes 11 de septiembre de 2001, al recibir la noticia del atentado contra el World Trade Center de Nueva York.  Recuerdan en qué televisor vieron las dantescas imágenes de la caída de los edificios y el pavor, el pánico y la incertidumbre que se apoderó de la mayoría.  El hecho trágico e indecente, dejaba una huella perdurable

Para la mayoría de los cubanos, los que residían en la Isla, fue un hecho lejano pero conmocionante.  Por más, en el territorio del principal enemigo del gobierno cubano.  En el seno del imperialismo, pensaban algunos.  En el país más generoso del mundo, pensaban otros.  Pero a nadie le fue ajeno.

En Cuba, el sistema informativo gubernamental a partir de las 11 de la mañana comenzó a trasmitir ininterrumpidamente una programación especial, que tenía como eje la información sobre el ataque terrorista.

Fuentes del departamento ideológico me comentaron durante esos días, que para los conservadores del partido comunista, el ataque era la demostración de que el “eje del mal” podía ser atacado y destruido.  Por eso le dieron tal cobertura en los medios nacionales…   Pero para los oficiales de política exterior, el asunto era otro.  Tenían claro que se debían dar todas las seguridades al gobierno vecino para no dar lugar a dudas que el gobierno cubano no tenía responsabilidad en el asunto.

El gobierno condenó de inmediato, de forma pública y privada, el ataque al gobierno norteamericano.  Se habilitaron los aeródromos insulares, incluidos los militares, para que los aviones en el aire con destino a los Estados Unidos tuvieran un puerto de reserva, debido al cierre del espacio aéreo norteamericano.  Además, se preparó una brigada médica y se contabilizaron los efectivos en medicinas y material sanitario para ser enviados inmediatamente al país herido.

Una agente encubierta de la inteligencia del Ministerio del Interior, dentro de la turoperadora Havanatur, me confesó días después que recibieron la orden de no gestionar viajes a los Estados Unidos, a todo el que tuviera pasaporte de países árabes o musulmanes. Y cumpliendo las órdenes, rechazó a varios viajeros con esas características; la mayoría emigrantes ilegales, que utilizaban a la isla como puente de entrada al país vecino.

El gobierno cubano, siempre desafiante al norteamericano en todo encuentro público, nacional o internacional, de pronto mostró una exagerada comprensión y sensibilidad hacia el drama, que rayaba en el servilismo, no en la solidaridad.

El día que se paralizó la tierra ante el crimen, trasmitido en directo por la televisión, comenzó en verdad la primera guerra del siglo XXI.

aleagapesant@yahoo.es

Acerca del Autor

Aleaga Pesant
Aleaga Pesant

Julio Antonio Aleaga, Granma, 1960, licenciado en Historia del Arte. Diplomado en Marketing Estratégico, y realizó una Maestría en Relaciones Políticas Internacionales, con una tesis sobre la Transición a la Democracia. Durante 10 años dirigió un equipo de publicidad, que desapareció a instancias de la policía política.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: