CUBANET ...INDEPENDIENTE

Junio 24, 1999


40 DIAS DE AYUNO DE OPOSITORES PACIFICOS


Una entrevista a dos voces en Tamarindo 34

LA HABANA, 22 de junio (Mario J. Viera, Cuba-Verdad) - Tamarindo 34 es quizás, después de la Plaza José Martí, la dirección más conocida actualmente de la capital de Cuba. Punto de encuentro obligado, en Tamarindo 34 se dan cita todos aquéllos que quieren un cambio en la vida política, económica y social del país.

Por este punto del plano de La Habana han pasado periodistas, disidentes y personas del pueblo. Aquí viene a darle su respaldo a los ayunantes un anciano apoyándose en su bastón, un pastor protestante y familiares de presos y ex presos políticos.

La esposa de un preso político y un hombre de 27 años vinieron a respaldar a los ayunantes. Ella, María Elena Soto Consuegra, una mujer sencilla, de 49 años, esposa del preso político Miguel Eumelio Sánchez Valiente, de 62 años. El joven, Regis de la Maza Valdés, parece menor que la edad que tiene, la acompaña en su visita a Tamarindo 34. Ambos ofrecieron una entrevista a dos voces a Cuba-Verdad.

Las historias que relatan es como el encuentro de dos generaciones que en sí mismas representan una continuidad en el tiempo. Es la historia de un hombre que luchó contra la dictadura batistiana que un día comprende con amargura que había estado del lado equivocado de la trinchera, y la de un joven recién salido de la adolescencia que sin compromisos con el pasado se vio envuelto en un enfrentamiento dramático con el gobierno.

Miguel Eumelio Sánchez Valiente lleva 7 años en prisión, acusado de espionaje y condenado a 10 años de privación de libertad. cuando sólo contaba con 17 años se ligó al movimiento insurreccional comandado por el Movimiento 26 de Julio y otras organizaciones antibatistianas. Fue combatiente de las guerrillas del Escambray a las órdenes del comandante Víctor Bordón.

En las Fuerzas Armadas Revolucionarias pasó Sánchez Valiente 29 años, alcanzando el grado de teniente coronel y ocupó el puesto de profesor en la Escuela Militar Carlos Roloff. Cuando se jubila, se integra a la vida civil.

En ese momento, Regis de la Maza estudiaba en el preuniversitario, donde llega a alcanzar el décimo grado. No tiene preocupaciones políticas. Es muy joven. A él le pedían que fuera como el Che.

El teniente coronel retirado, tras cuatro años de vida civil, militante fundador del Partido Comunista de Cuba, comienza a chocar con situaciones que negaban todo aquello que le inspirara para comprometerse con la revolución. "Cuando se producen los cambios (la perestroika) en la Unión Soviética", expone su esposa, "él esperaba que también se produjeran cambios durante el congreso del PCC. Pero como vio que los cambios no se producían, comenzó a decirse: 'Esto no es por lo que luché'." María Elena recuerda que Migue tenía un sentimiento de culpa muy grande.

Fue entonces que creyó que debía hacer algo. Se sentía engañado. Escribió una carta dirigida al Partido Comunista renunciando a la militancia que en esa organización había mantenido durante muchos años. "Se acercó a Gustavo Arcos. Trabajó con él (Comité Cubano Pro Derechos Humanos)", relató su esposa, "y poco tiempo después estableció su propia organización, a la que dio el nombre de Libertad y Democracia".

Regis ha dejado el preuniversitario. Donde reside, en el vecindario de María Elena, era entonces uno de tantos jóvenes que viven sólo en un largo y monótono presente.

María Elena sonríe tristemente: "Para mí fue una 'cama' la que le tiende la Seguridad a mi esposo", señala rememorando los días aquellos en que Miguel Sánchez fue detenido y encausado por el instructor de Seguridad del Estado entonces primer teniente Francisco Estrada. "Esto lo he dicho dondequiera", continúa, "para mí fue eso: una 'cama', porque lo acusaron de espionaje y no hubo tales actividades ni evidencias".

"Lo acusaban de rebelión", prosigue María Elena Anoceto, "de propaganda enemiga, de asociación ilícita y de espionaje, y finalmente sólo fue juzgado por espionaje, para humillarlo ante sus antiguos compañeros militares y ante el pueblo mismo".

El primero de julio de 1993 una lancha procedente de la Florida atraca en el lugar conocido por Claro de Luna, en Cojímar, poblado de pescadores situado a pocos kilómetros al nordeste del centro de La Habana.

La embarcación debía ser abordada por un grupo de personas que pretendían abandonar el país. De pronto, las fuerzas de Guardafronteras ubicadas en el Torreón de Cojímar abren fuego contra la tripulación.

"Aquella noche", recuerda Regis, "cuando comenzamos a sentir disparos me dirigí al lugar de donde procedían. Allí pude ver varias personas heridas, a las que se trataba de llevar en lo que apareciera para que recibieran asistencia médica. Al mismo tiempo, comenzó a llegar mucha gente, cientos de personas que tiraban piedras contra la policía y protestaban contra el gobierno".

Regis se unió a los grupos que protestaban. Luego fue golpeado y detenido por la policía. "Permanecí alrededor de una semana en 100 y Aldabó (la dirección por la que es mejor conocido el Departamento Técnico de Investigaciones)". Meses después, en agosto, Regis con otros jóvenes de su edad apedreó las vidrieras de las tiendas para turistas de la Villa Panamericana, a unos tres kilómetros al sureste de Cojímar".

"Cuando me detuvieron, fui conducido a Villa Marista, donde permanecí por 39 días", relata Regis. "Luego me enviaron a la prisión de Micro 4 y un año después me celebraron el juicio, en el que me sancionaron a dos años de prisión, acusado de sabotaje". En 1995, luego de un año y siete meses, fue puesto en libertad.

María Elena hace un gesto triste: "Mi esposo lleva ya siete años de prisión, y aún no le han concedido la libertad condicional". El 19 de noviembre de 1998, las autoridades habían asegurado que se le concedería la libertad.

Regis, una vez salido de prisión no pudo reintegrarse a la sociedad: "No tengo empleo nunca", señaló. "Siempre me dejan sin trabajo sin otra explicación que la cancelación de mi contrata".

Los dos vecinos del poblado de Cojímar estaban en Tamarindo 34, en la sala del departamento 5, donde reside Migdalia Rosado, de la Fundación Lawton de Derechos Humanos.

"Vine a solidarizarme con todas estas personas que están aquí haciendo ayuno", concluyó Regis de la Maza Valdés.



CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores y autoriza la reproducción de este material informativo, siempre que se le reconozca como fuente.


[ TITULARES ] [ CENTRO ]

SECCIONES

NOTICIAS
......Prensa Independiente
......Prensa Internacional
......Prensa Gubernamental

OTROS IDIOMAS
......Inglés
......Alemán
......Francés

INDEPENDIENTES
......Cooperativas Agrícolas
......Movimiento Sindical
......Bibliotecas
......MCL

DEL LECTOR
......Cartas
......Debate
......Opinión

BUSQUEDAS
......Archivos
......Búsquedas
......Documentos
......Enlaces

CULTURA
......Artes Plásticas
......Fotos de Cuba
......Anillas de Tabaco

CUBANET
......Semanario
......Quiénes Somos
......Informe 1998
......Correo Electrónico