Septiembre 14, 1998

Desvestir a un santo para vestir a otro


Por Oswaldo de Céspedes, Cooperativa de Periodistas Independientes

LA HABANA, septiembre - La atención a la salud en Cuba transita por un camino angosto donde los obstáculos abundan, y sortearlos cada día se hace más difícil tanto para la población como para los trabajadores del ramo.

Las dependencias de salubridad en nuestra nación no han estado exentas de la grave crisis financiera que enfrenta nuestra nación y esto ha incidido desfavorablemente en la caída de la atención asistencial y ha propiciado cierto grado de deserción dentro de las filas de técnicos y profesionales especializados en esta noble tarea, pero que ante la precaria vida a que están sometidos, la falta de estímulos materiales y un salario insuficiente para cubrir sus necesidades elementales, lleva al camino del éxodo o el de buscar una mejor fuente de remuneración que satisfaga en algo sus necesidades materiales y espirituales.

Pero a pesar de esta delicada situación que atenta contra el correcto funcionamiento de nuestro sistema de salud y que es de total conocimiento de los organismos pertinentes, nuestro país no pierde la vieja costumbre de ofertar lo que tiene y lo que no tiene. En correspondencia al llamado de solidaridad, internacionalismo, y a la propaganda que nunca ha faltado y que presenta al socialismo como sistema benefactor y de justicia social.

Actualmente, nuestro país tiene más de 3,400 especialistas de distintos sectores prestando servicio en 90 países del mundo, y de éstos, casi la mitad corresponden al sector de la salud, algo llamativo para la dificultad de completamiento de plantillas técnicas y profesionales en algunos centros asistenciales de la nación y que va en detrimento de la atención a la salud del pueblo.

Entre todas estas naciones que gozan de los servicios de profesionales cubanos, la más beneficiada es Sudáfrica, donde más de 400 galenos cubanos están incorporados al servicio de salud de ese país africano, y no precisamente en misión internacionalista sin honorarios, sino en un convenio financiero establecido con el Ministerio de Salud cubano en que tanto al médico como al organismo le toca su parte.

Otros más ofertan sus conocimientos en naciones subdesarrolladas y en vías de desarrollo cubriendo con su noble gesto grandes necesidades de salubridad que estos países tienen y recaudando un poco de moneda fuerte tan necesaria para nuestra destruida economía. La ayuda solidaria es positiva y digna de admiración, pero ésta debe hacerse no precisamente con el sobrante, pero sí con un sentido de responsabilidad y sin tener que afectar lo que ellos representan en nuestra nación.

Hablar de las condiciones en que trabajan nuestros profesionales de la salud es mentar el exceso de trabajo cubriendo el de otros que no están, referirnos a las pocas consultas de especialidades que se ofertan en policlínicas por carencia de especialistas, o la disminución en la frecuencia de las guardias de los médicos por reducción del personal profesional y a quienes, además, no se les paga.

¿Sería necesaria la publicación de un libro como el de "Bendición cubana en tierra de sudafricana", entregado a los jefes de estado y de gobierno en la XII Cumbre de Países no Alineados y que relata la cooperación médica cubana en esa nación? Esta publicación, que por supuesto al pueblo cubano no ha llegado, es una expresión más de propaganda a favor del socialismo, sus bondades, virtudes y desprendimiento a favor de la justicia social, pero tendríamos que ver si fuera capaz de reconocer también las calamidades que ha sufrido nuestro pueblo en aras de ese internacionalismo, y la repercusión que tiene en nuestra nación el que se continúe enviando personal cubano a realizar trabajos en el extranjero, cuando éste no tiene un sustituto calificado que cubra sus funciones.

Realmente hay que vivir para ver. Se acabaron las batallas, la guerra fría pasó a la historia, las escaramuzas guerrilleras son hechos aislados y nada tienen que ver con nosotros, pero nuestro gobierno no pierde la vieja costumbre de ofrecer y dar lo que no tiene, aunque para vestir a un santo haya que desvestir a otro.



CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores y autoriza la reproducción de este material informativo, siempre que se le reconozca como fuente.




SECCIONES EN CUBANET: NOTICIAS, PINTURAS, FOTOS, ORGANIZACIONES Y MAS

news | prensa independiente | prensa intl. | prensa oficial | agro - cooperativas
cartas | opiniones | debates | documentos| archivos | correo electrónico
búsquedas | centro | cuba fotos | pinturas | anillas de tabaco
Agencia Medio Ambiente | enlaces