Septiembre 8, 1998

La economía al cierre de 1997: ¿realidad o espejismo?


Por Víctor Rolando Arroyo, Asociación Foro por la Reforma

PINAR DEL RIO, septiembre - Para como andan las cosas por el mundo, hablar de crisis y en especial de crisis económica no es nada nuevo. Pero cuando llegan a nosotros informes como el publicado en el número 9 de 1998 de la revista "Cuba Socialista", editada por las más altas esferas del partido único que hoy rige los destinos de este país, nos suscita interés valorar, no tanto las cifras allí expuestas, pues todos conocemos cuán difícil es en Cuba obtener valoraciones diversas sobre temas considerados escabrosos, en especial los económicos, sino los conceptos que allí se dan como ciertos e inobjetables.

A lo largo de cinco páginas se detalla el quehacer de los más de once millones de ciudadanos que habitan en este país por medio de indicadores y breves valoraciones sobre el comportamiento de esta vital actividad.

El crecimiento económico representa el 2,5 por ciento en relación con el año anterior, y de igual se nos presenta el crecimiento en sectores tan sensibles como las inversiones, las exportaciones e importaciones, que contra el real de 1996 crece en 17,6, 30,6 y 19,9 por ciento, respectivamente. En la dinámica de las actividades fundamentales, decrecen los sectores agropecuario y comercio.

No queremos hacer un tedioso resumen de cifras que en realidad nada dicen. Adelantemos y busquemos las afirmaciones que motivan este análisis. Se habla de una mejora en relación con el nivel de vida. Se habla de desarrollo y de satisfacción de las necesidades materiales y espirituales de la población, que se expresa, cuantitativamente, mediante el nivel de sus ingresos y el volumen de consumo de bienes materiales y espirituales, así como una serie de otros indicadores. Lo expuesto me motiva a desarrollar la siguiente reflexión.

¿Es el crecimiento del producto interno bruto del 2,5 por ciento reflejo del incremento per cápita en cuanto a ingresos de la población? No. En este mismo informe, se refleja que el salario medio mensual del sector estatal pasó de 207 a 214 pesos, que llevados a dólares representan 10,2 al mes, y el referido aumento representó 28 centavos dólar al cambio actual de la moneda nacional.

Para un país como Cuba en el que sólo el 49,5 por ciento de los ciudadanos poseen divisas, sin reflejar cuantía, y en el cual la circulación mercantil minorista está basada específicamente en el pago en divisas, a las claras se perciben significativas desigualdades sociales.

¿Qué elementos compone hoy la canasta familiar subsidiada del pueblo, que el régimen distribuye a duras penas? 2,3 kilogramos de arroz al mes, 2,8 kilogramos de azúcar, 0,4 kilogramos de chícharos o frijoles, 230 gramos de cárnicos mezclados con harina de soya, en una o dos ocasiones al año suministran grasa vegetal a 230 gramos por persona, se entregan 50 gramos de jabón de tocador al mes, y a los niños mayores, de 7 a 13 años, se les entregan dos litros per cápita de yogurt de soya. La población en general tiene derecho sólo a 60 gramos de pan al día, y a los niños menores de 7 años se les da un litro cada dos días de leche llamada reconstruida.

Las viandas, un componente básico en la dieta del cubano, ya no se ven en los comercios de este tipo, y sólo se encuentran en los agromercados a precios de muy difícil adquisición por el ciudadano común.

¿Y qué decir de los artículos industriales? La tarjeta que los normaba hace más de ocho años no funciona, y la red de estos comercios ha sido transformada al comercio por divisas, o cerrado por su mal estado constructivo.

¿Dónde se habrá dado el crecimiento en el consumo energético, si cada día el ciudadano común tiene menos efectos electrodomésticos? No sólo por desgate y roturas, sino por la prohibición de la venta de equipos tan elementales como ollas arroceras o videocaseteras.

Se ha deprimido al máximo el transporte urbano, intermunicipal e interprovincial, ya sea por vehículo automotor o ferrocarril. Y la radio y televisión tienen horarios muy rígidos de programación. Los eventos deportivos o culturales encuentran un serio obstáculo en su programación nocturna, que tradicionalmente es la más adecuada.

El combustible doméstico sólo es asignado en proporción que no rebase el 50 por ciento de la demanda mínima. Y de los apagones, ¿qué decir?

Las exportaciones no pasaron de un crecimiento de 0,6 por ciento respecto al año 96, en especial por la caída de la producción azucarera, siendo las importaciones el polo opuesto, pues creció en un 19,9 por ciento en relación al año precedente, elevando el desbalance comercial del país.

Miramos con verdadero escepticismo los datos propiciados con relación a producciones seleccionadas. ¿Qué destino tomó el 36 por ciento de crecimiento en la producción de arroz de consumo? ¿O el 14 de la industria pesquera? ¿O el 68 en la cosecha de frijoles, o el 18 en la producción de yogurt?

Si se crece el 30 por ciento en la producción de cemento, ¿por qué hay tanto incumplimiento en la construcción y reparación de viviendas? Si sabemos que los otroras grandes planes de desarrollo están literalmente paralizados y no reclaman grandes volúmenes de este importantísimo material de construcción.

Si se crece el 40 por ciento en la producción de jabón de tocador, ¿qué espera el régimen para vender a precios normales los más elementales productos de aseo personal y de vestuario, cuya ausencia convierte la vida del ciudadano en un verdadero infierno?

La tasa de desocupados fue de 6,9 por ciento, lo que según el régimen es sostenible socialmente. Si a estos casi 240 mil empleados estatales que no tienen empleo le sumamos los más de 200 mil en la economía informal, estamos hablando del 14 por ciento de la población económicamente activa.

¿De qué viven estos cientos de miles de trabajadores y sus familiares? La respuesta es fácil: del invento. Vendedores ambulantes, distribuidores a domicilio, etc., absorben una fuerza de trabajo de baja productividad y magros ingresos, cuyas posibilidades de acceder a un empleo se ven cada día más remotas. ¿De quién es la responsabilidad?

Se mantienen las desigualdades en empleos similares entre la llamada empresa estatal socialista y las de capital mixto, por lo que se da un flujo de trabajadores en una sola dirección, con el consiguiente efecto negativo. Se plantea como un logro el que 1,4 millones de empleados estén vinculados a formas directas o indirectas en diversas etapas, puede ser por medio de entrega de certificados de divisas o jabas con productos deficitarios. Y nos preguntamos: ¿en qué cuantía esto resuelve la difícil situación por la que atraviesa el trabajador? Hemos visto estos estímulos y sinceramente dan risa. No es aislado el caso de obreros que en una fábrica cuyas producciones reportan al estado cuantiosos beneficios recibir un módulo de ropa de trabajo de dudosa calidad y algunos alimentos enlatados, y de nuevo a trabajar hasta el próximo año. Resaltamos que de estas ingeniosas formas de estimulación están exceptuados sectores tan importantes y numerosos como el de la educación y la salud.

Este informe, elaborado por el Ministerio de Economía y Planificación, hace una discreta mención a la deuda externa en moneda libremente convertible. No aclara si en ella está incluido la abultada deuda con países del ex campo socialista. Pero de todas formas, con los datos apuntados, sobre cada ciudadano de este país pesa la responsabilidad de pagar cerca de 20 mil pesos en moneda nacional, o sea, que tendrían que laborar 7,7 años con el actual salario medio actual para sufragarla, sin destinar nada a otros gastos.

De todo lo antes expuesto percibimos un espíritu triunfalista en el informe que hemos pretendido valorar a la luz de la realidad de hoy y no a la de que el régimen dice ver al final del túnel, por el que lejos de avanzar repta fatigosamente la economía cubana. Pienso que los espejimos no son sólo patrimonio de los desiertos, también en los trópicos hay quienes lo padecen.



CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores y autoriza la reproducción de este material informativo, siempre que se le reconozca como fuente.




SECCIONES EN CUBANET: NOTICIAS, PINTURAS, FOTOS, ORGANIZACIONES Y MAS

news | prensa independiente | prensa intl. | prensa oficial | agro - cooperativas
cartas | opiniones | debates | documentos| archivos | correo electrónico
búsquedas | centro | cuba fotos | pinturas | anillas de tabaco
Agencia Medio Ambiente | enlaces