Octubre 13, 1998

La alta cotización del arte iberoamericano dispara las falsificaciones en EE.UU.


Pedro Rodríguez
ABC, Madrid
martes, 13 de octubre de 1998

Washington.

En los últimos años, como ha quedado más que demostrado en las grandes salas de subasta en Nueva York, el arte iberoamericano se cotiza cada vez más. Pero junto al reconomiento internacional y los millones de dólares también se ha producido un notable incremento en falsificaciones. Aunque este mercado negro se extiende a creadores de todo el continente, los grandes maestros de la pintura cubana se encontrarían entre los más afectados.

Coleccionistas, marchantes y museos internacionales, especialmente en Estados Unidos, están denunciando lo que consideran como explosión de todo un mercado ilegal de falsificaciones que intenta prosperar a la sombra del éxito del arte iberoamericano. En los años ochenta, este fenómeno casi se centraba en imitaciones del pintor cubano Wilfredo Lam, el cubista fallecido en 1982. Pero en los noventa, una epidemia de cuadros falsos se ha extendido a todo el continente.

Sin reparar en gastos

Como aseguraba recientemente Mary-Anne Martin, fundadora de la división iberoamericnana en Sotheby's, «me están ofrenciendo al menos un falso frida kahlo cada mes y en mis archivos tengo más copias de Diego Rivera que obras originales». Para Ramón Cernuda, coleccionista de Miami, en el caso del arte cubano estas estafas abarcan no sólo a la obra del popular Lam sino a todos los maestros célebres de Cuba, desde los años veinte a los sesenta.

En el caso cubano, la razón más repetida para esta crisis de autenticidad es la creciente demanda de estas piezas entre familias exiliadas y con dinero en la Florida. Los cubano- norteamericanos no reparan en gastos a la hora de traerse a casa un poco de lo mejor de su patria. Según ha denunciado Mary-Anne Martin en las páginas del «New York Times», resulta automático que «en cuanto un determinado arte empieza a valorarse, comienza a organizarse todo un mercado de falsificaciones».

Con el volumen de dinero en juego, estas estafas cada vez están siendo más sofisticadas. Por ejemplo, no hace mucho Christie's tuvo que retirar de una de sus anunciadas subastas hispanoamericanas seis cuadros cubanos. Se trataba de obras dudosas de Mario Care¤o René Portocarrero y Esteban Chartrand. Una de ellas estaba incluso fechada cuatro años después de la muerte del artista.

Escándalos sonados

En 1993, Christie's también tuvo que retirar de la circulación un catálogo por imprimir en la portada una fotografía de un falso cuadro de Fernando Botero. El artista colombiano insistió en que el falsificado lienzo de «Los bailarines» fuera destruido, orden ejecutada con un cuchillo en un despacho de abogados de Nueva York. Otro sonado escándalo ha sido la retirada en el último momento de cuadros del argentino Antonio Berni ofrecidos por Christie's y Sotheby's hace un par de años.

Las obras de este pintor alcanzan por término medio en el mercado norteamericano el millón de dólares, unos ciento cuarenta millones de pesetas. Para algunos expertos, estos escándalos son posibles y tan frecuentes por la falta de un profundo conocimiento sobre este espectro de artistas plásticos. Una buena parte de las copias de Botero parecen que tienen su origen en Asia, especialmente en la China comunista donde el respeto a la propiedad intelectual es tan relativo como el de los derechos humanos. De igual manera, las falsificaciones de artistas cubanos también tendrían su mayoritario origen en la propia Cuba, como se ha podido comprobar en España a través de la reciente desarticulación por la Guardia Civil de una de estas redes.

© 1998 Prensa Española S.A. Reservados todos los derechos.




SECCIONES EN CUBANET: NOTICIAS, PINTURAS, FOTOS, ORGANIZACIONES Y MAS

news | prensa independiente | prensa intl. | prensa oficial | agro - cooperativas
cartas | opiniones | debates | documentos| archivos | correo electrónico
búsquedas | centro | cuba fotos | pinturas | anillas de tabaco
Agencia Medio Ambiente | enlaces