Mayo 28, 1998

Noticias de Cuba


27 de mayo de 1998 en El Nuevo Herald

Zafra podría ser la peor en 50 años

PABLO ALFONSO
Redactor de El Nuevo Herald

A pesar de los anunciados planes de recuperación cañera, la producción azucarera cubana de este año podría ser la más baja en los últimos 50 años, de acuerdo con declaraciones formuladas en La Habana el martes por el vicepresidente del Consejo de Estado, Carlos Lage.

"Este es un año difícil, un año de dificultades, un año de zafra baja'', declaró Lage a la prensa, coincidiendo con la reunión del Consejo de la Organización Internacional del Azúcar (OIA) , que por primera vez se celebra en la isla.

Lage, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, a cargo de la política económica del país, evitó precisar la cifra de la producción azucarera de este año.

"Pasará de tres millones, pasará de tres millones cien mil, pasará de tres millones doscientas mil, vamos a ver, todavía hay centrales moliendo'', indicó.

La industria azucarera cubana, que a mediados de la década del 50 estabilizó su producción aproximadamente en 6 millones de toneladas de azúcar, sufrió una drástica caída productiva a partir de 1991 y llegó a su punto más bajo en 1993 cuando sólo alcanzó 3.3 millones de toneladas.

El año pasado, según las cifras oficiales, Cuba produjo sólo 4.2 millones de toneladas de azúcar, 190,000 toneladas menos de las previstas, aunque economistas independientes pusieron en duda esa cifra, señalando que la produccion fue mucho menor.

"Es un desastre, un verdadero desastre para la economía del país'', dijo Ernesto Betancourt, especialista en asuntos cubanos, que reside en Washington. "Según nuestras informaciones puede que ni lleguen a los tres millones, que es lo que producía Cuba en los años 20''.

Betancourt, que dirige una oficina de asesoramiento económico y fue director de Radio Martí, dijo que el intento de Lage de restar importancia a la baja producción azucarera "es una tomadura de pelo'', porque la industria azucarera todavía sigue siendo el corazón de la economía cubana.

En sus declaraciones a la prensa en La Habana, Lage dijo que el azúcar "ya no es el sector más importante'' de la economía cubana.

"El más importante es el turismo, que está creciendo muy bien, más que en años anteriores'', dijo el vicepresidente cubano, quien aseguró que a pesar del fracaso azucarero la economía cubana crecerá este año 2.5 por ciento mas que en 1997.

Las declaraciones de Lage, fueron en cierta forma rebatidas por el ministro cubano de Comercio Exterior, Ricardo Cabrisas, actual presidente del Consejo de la OIA, quien declaró en la reunión de ese organismo que "el azúcar ha sido, y seguirá siendo, el primer producto de exportación de Cuba'', aunque en estos momentos haya sido desplazado por el turismo como principal fuente de divisas.

Cabrisas afirmó que más de un millón y medio de trabajadores cubanos participan de manera directa o indirecta en la industria azucarera que ha marcado al país desde la época de la colonia.

"La industria azucarera incluso constituye un elemento intrínseco en la formación de la nacionalidad cubana'', dijo Cabrisas.

Betancourt, quien coincidió con esos planteamientos de Cabrisas, dijo que "todo lo que Lage está diciendo sobre el turismo es para reducir el impacto que esta pésima zafra tendrá sobre el país''.

"Cuba no podrá cumplir sus compromisos de exportación de azúcar, tendrán que apretarse más el cinto y buscar en otros sectores las divisas necesarias para pagar los préstamos obtenidos en los últimos años con altísimos intereses'', subrayó Betancourt.

Bahamas inflexible; deporta a otros 71 cubanos

CYNTHIA CORZO
Redactora de El Nuevo Herald

Bahamas se mantiene inflexible en su política de deportar a cubanos. Atemorizados y frustrados, 71 balseros que lograron huir del régimen de Cuba fueron deportados el martes de Bahamas, donde estuvieron varios meses retenidos en un campo de detención.

A las 6:35 a.m., el tercer grupo de refugiados devuelto en la última semana subió a un vuelo de Cubana de Aviación con destino a La Habana. En el Centro de Detención de Carmichael Road, situado cerca de Nassau, quedan 59 cubanos que podrían ser repatriados en los próximos días.

"Algunos se iban llorando, otros me dijeron que hiciera algo por ellos. ¿Qué yo iba a hacer si ahí había una partida de guardias armados con ametralladoras?'', dijo José García, testigo de la deportación, durante una entrevista telefónica con el programa En Vivo con El Nuevo Herald que se trasmite por Radio Unica.

García, de 50 años, visitaba a sus coterráneos cuando un autobús sacó del centro de detención al grupo que sería deportado.

"Yo miraba impotente. Fue una cosa muy triste'', agregó.

"Esto es una gran arbitrariedad, una gran injusticia'', afirmó García, que hace dos meses recibió asilo político en Bahamas. "Salimos de Cuba buscando la libertad; sin embargo, este país nos trata cruelmente y nos deja en manos de un dictador tan cruel como Fidel Castro. ¿Cómo es posible que esto suceda?''

Al deportar el martes a los 41 hombres, 22 mujeres y ocho niños, Bahamas desdeñó nuevamente una oferta de visas humanitarias que hizo el gobierno de Nicaragua la semana pasada para evitar la devolución de los balseros. Desde que el presidente Arnoldo Alemán presentó su oferta, 132 cubanos han sido repatriados por las autoridades bahamenses.

"El gobierno de Bahamas ahora tiene un gran interés de deportar a los cubanos. Creo que tienen una gran amistad con Fidel Castro'', comentó García.

Sin embargo, añadió el cubano, el exilio en Miami hizo todo lo posible por ayudar a los balseros retenidos en Bahamas, pero no contaron con suficientes recursos para sacarlos de allí.

"El exilio no es un gobierno, no podía llegar y rescatarnos no podía decirle a Bahamas: `Entréguemelos' '', afirmó García.

Los cubanos de Miami no se han quedado tranquilos con la decisión de Bahamas y prometen mantenerse así. Un boicot de turismo a Bahamas, pedido por la Fundación Nacional Cubano Americana, continúa cobrando fuerza, según sus dirigentes.

La Asociación de Constructores Latinos (LBA) canceló su torneo anual de pesca en Bímini y se espera que el Big Five Club tome la misma decisión en los próximos días.

"Estamos conversando con otras organizaciones que realizan torneos de pesca en Bahamas y hemos recibido llamadas de grupos privados que tenían planificados viajes a allí que los están cancelando y se van a otros lugares'', dijo Ninoska Pérez Castellón, directora de la Fundación. "Ha llamado cantidad de gente que nos está respaldando''.

José Basulto, presidente de Hermanos al Rescate, dijo que reunirá el apoyo de otras organizaciones del exilio para comenzar a cabildear en Washington a favor de un cambio en la política estadounidense hacia los balseros, que según él, es el que establece la pauta para que gobiernos como Bahamas deporten a los cubanos.

En 1996, Cuba y Bahamas firmaron un acuerdo migratorio que estipula la deportación de todo cubano que llegue ilegalmente a las islas bahamenses y no reúna las condiciones de refugiado político establecidas por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR). Este acuerdo fue interrumpido por Cuba el pasado diciembre tras otorgar Bahamas asilo político al pelotero Orlando "El Duque'' Hernández y le permitiera viajar a Costa Rica con visa humanitaria.

Hace tres semanas, funcionarios de Bahamas se reunieron con sus colegas cubanos en La Habana y se acordó reanudar las deportaciones. En el último año, Bahamas ha deportado a más de 300 cubanos y ha otorgado asilo político a unos 75 que ACNUR designó como refugiados políticos.

En 1994, La Habana y Washington firmaron un acuerdo inmigratorio para poner fin a la ola de balseros que llegó a Estados Unidos ese veran. Todos los balseros interceptados en alta mar son entrevistados por funcionarios de inmigración especializados en casos de asilo político. Sólo quienes demuestren temor creíble de persecución son llevados a la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo, donde esperan a que un tercer país los acepte en calidad de refugiados. Los demás son devueltos a Cuba.

"Esa es la raíz del problema, la política de la administración Clinton que le ha negado asilo en Estados Unidos a personas que son refugiados políticos'', afirmó Basulto.

Poco después que los deportados el martes pisaran suelo cubano, un escampavías del Servicio Guardacostas devolvió a 14 balseros al puerto de Cabañas en Cuba. Los cubanos eran parte de dos grupos interceptados en alta mar el viernes. Uno de ellos fue llevado a Guantánamo por cuestiones médicas y otro por demostrar un temor bien fundado de persecución si era devuelto a Cuba.

El secretario permanente de Relaciones Exteriores de Bahamas, Luther Smith, comentó el martes que su gobierno se propone evacuar completamente su centro de detención la próxima semana. Esta última deportación refuerza la nueva política de Bahamas de desalentar a los cubanos que usan su territorio como escala en su fuga hacia Estados Unidos.

"Bahamas no quiere abrir las compuertas a más cubanos'', precisó el funcionario.

Presentan obra de purga académica

ALEJANDRO LORENZO
Especial para El Nuevo Herald

Mañana jueves a las 7:00 p.m. se presentará en la librería La Universal de esta ciudad el libro del investigador italiano Maurizio Giuliano, El caso CEA que ha suscitado las más encontradas opiniones en las comunidad exiliada cubana.

El 27 de marzo de 1996 el periódico Granma publicó el Informe del Buró Político presentado al Comité Central, por Raul Castro, Ministro de las Fuerzas Armadas, donde se atacaba duramente a los especialistas de los distintos Centros de Estudios creados por el Partido Comunista de Cuba y los servicios de inteligencia del Ministerio del Interior cubano, acusándolos de agentes del imperialismo, quintacolumnistas y de plantear alternativas a la línea oficial de gobierno. Este proceso culminó con la destitución del director del Centro de Estudios de América (C.E.A.), y la de buena parte de sus miembros.

Maurizio Giuliano, investigador italiano licenciado en 1996 en la universidad de Oxford, narra en su libro los sucesos anteriores y posteriores al desmembramiento del referido centro.

"Creí que el proceso contra ese grupo de intelectuales debía darse a conocer'', dice el investigador. "Tomé mis precauciones tratando de que no descubrieran quién me entregó toda la documentación que aparece en el libro''. Y afirma: "si por la publicación de estos documentos emprenden una cacería de brujas contra esos académicos, es un riesgo inevitable que había que correr. Pero soy optimista. Pienso que las condiciones en la isla han cambiado, la visita del Papa, el auge de la iglesia, el surgimiento de una generación nueva de militantes del partido con una mentalidad más democrática y muchos otros factores internos y externos, hacen que cualquier represión sea, muy costosa para el gobierno''.

"No creo que el gobierno cubano supiera quién me proporcionó, ni de qué forma yo conseguí esos documentos'', asegura el investigador.

"Aplicarles a estos intelectuales medidas más severas, tendría un costo político muy grande. La mayoría de estos investigadores y académicos goza de un gran prestigio tanto dentro como fuera del país. Además, si aplican las tradicionales sanciones, en lugar de potenciales Gorbachevs, se convertirían en opositores. Serían Los Sajarovs, los Havels de Cuba''.

La presentación del libro estará a cargo de la académica María Cristina Herrera.

Copyright © 1998 El Nuevo Herald




SECCIONES EN CUBANET: NOTICIAS, PINTURAS, FOTOS, ORGANIZACIONES Y MAS

news | prensa independiente | prensa intl. | prensa oficial | agro - cooperativas
cartas | opiniones | debates | documentos| archivos | correo electronico
busquedas | centro | cuba fotos | pinturas | anillas de tabaco
B P I C | Agencia Medio Ambiente | enlaces