Marzo 31, 1998

¿Qué se han hecho los tríos en Cuba?


Por Lucas Garve, APIC

LA HABANA, marzo - El trío es un formato musical que se puso de moda a fines de los años 20 en Cuba. Constituyó una estructura esencial para la difusión de la música cubana en el exterior. Fue el trío el verdadero embajador del son en otras latitudes. "Aunque quiera olvidarte, ha de ser imposible", dice la canción "Olvido", que en las voces del eterno Trío Matamoros recorrió no sólo el hemisferio occidental, aunque eso lo ganó en la mundialmente aplaudida "Lágrimas negras".

Matamoros, con su llegada a La Habana en 1926, decidió la suerte musical de los tríos. En 1928, junto con Siro y Cueto, Miguel Matamoros agregó su voz para grabar un disco para la RCA Victor de Nueva York y aquí comienza la historia. Entre 1926 hasta 1940, fue la época dorada de los tríos en Cuba. De los cafés y tertulias de Santiago de Cuba, donde cantaban los trovadores, salió el saber y hacer de los tríos. Luego en La Habana se formarían otros, hasta femeninos, como el de las hermanas Lago, quienes lograron el mejor empaste de voces de todos los tríos escuchados.

En los Matamoros hallaron sus fuentes los legendarios Los Panchos, aunque en su quehacer fueron diferentes, porque usaron tres guitarras en vez de dos guitarras y clave y maracas como los Matamoros. Desde entonces los tríos cubanos se dividieron en dos líneas o vertientes: seguidores de Matamoros o seguidores de Los Panchos, eran éstos perfectos instrumentistas.

Hoy en Cuba afirman que hay más de 250 tríos, pero no han corrido la suerte de sus antecesores. Muy poca difusión han tenido en la radio y mucho menos en la televisión. Los últimos 20 años sí han constituido para los tríos cubanos mucho más que nada. Sencillamente el público los ha prácticamente olvidado.

Mas, ¿cambió tanto el gusto del pueblo cubano en estos años? Creo que no tanto, pero hay nuevas generaciones que han recibido un mensaje musical y solamente se difunde música hecha por orquesta, la salsa, tantas veces insípida, o solistas, además de contar con la difusión de la música foránea. Los tríos, por razones económicas por una parte, y por ceguera cultural por la otra, quedaron confinados a centros pequeños, como restaurantes, bares, pequeños night clubs, donde hacen sus canciones para entretener a los comensales o a los bebedores de un bar. Claro, no están lejos de sus orígenes. Sin embargo, allí no se les conoce, porque en la era de la masividad de la media la presencia en la pantalla chica o en la grande es primordial. Si no, mire lo que ha ocurrido con los Zafiros después de su película.

Mucha y buena culpa la tuvo paradójicamente el turismo, pues con el revivir de los hoteles en la carrera por la rentabilidad, prefirieron los gerentes hacerse de equipos de reproducción de música y de un disc jockey, por ser más rentable que contratar a un trío. Así es que rentabilidad y prejuicios atentaron contra la propagandización en Cuba de la música hecha por tríos, la que sin embargo en otras partes del mundo está siendo muy apreciada, por la vuelta en boga de la música acústica, en lugar de los super-decibeles de la electrónica.

Esperemos que algunos recobren el juicio y la razón y los tríos vuelvan a ser los que nos acompañen a la hora de un romance.




SECCIONES EN CUBANET: NOTICIAS, PINTURAS, FOTOS, ORGANIZACIONES Y MAS

news | prensa intl. | prensa oficial | opiniones | debates | cartas | documentos| archivos
busquedas | correo electronico | centro | cuba fotos | pinturas | anillas de tabaco
B P I C | Agencia Medio Ambiente | enlaces