PRENSA INDEPENDIENTE
Abril 23, 2007

HISTORIA
Cuito Cuanavale

Luis Cino

LA HABANA, Cuba - Abril (www.cubanet.org) - La prolongada y sangrienta batalla de Cuito Cuanavale, decisiva en la guerra que sostuvo Cuba en Angola durante más de 13 años, pudo haber sido un revés. Durante meses lo fue. No hay que asombrarse. Convertir los reveses en victoria, o en cualquier otra cosa, pero siempre a su favor, es la especialidad de Fidel Castro.

La prensa cubana de la época no ofrecía detalles. Sólo se conocían los relatos de los que regresaban de Angola y los anuncios oficiales a las familias de los que morían en combate. Los que dirigían la belicosa Esparta caribeña parecían dispuestos a que sus hombres regresaran de África con el escudo o tendidos sobre él luego que el conflicto terminara.

Más de 19 años después los cubanos empezamos a conocer, de forma vaga y fragmentada, qué sucedió realmente en Cuito Cuanavale entre los finales de 1987 y el verano de 1988.

Los detalles llegan a retazos a través de la serie documental televisiva La epopeya de Angola, realizada por el periodista, comentarista deportivo y veterano de la campaña africana, Milton Díaz Canter. Poco se puede sacar en claro de ella. Aunque su realizador trate de negarlo, la serie es poco más que la guerra narrada por generales y coroneles.

Un poco más ilustrativo resulta el libro Cuba y África: historia común de lucha y sangre (Editorial Ciencias Sociales, 2007), recopilación de textos sobre el conflicto angolano, de Piero Gleijese, académico de la Universidad John Hopkins, y los funcionarios del gobierno cubano Jorge Risquet y Fernando Ramírez de Estenoz.

Poco aportan Risquet y Ramírez de Estenoz. El profesor Piero Gleijese, en cambio, logró que el gobierno cubano desclasificara algunos documentos secretos sobre la guerra de Angola.

Uno de ellos es una carta de Fidel Castro al gobernante soviético Mikhail Gorbachov fechada el primero de diciembre de 1987. Por entonces, la situación de las fuerzas cubanas en Angola se había deteriorado dramáticamente. A la pesadilla que significaban las guerrillas de la UNITA para los generales cubanos, se había sumado una arrolladora ofensiva del ejército sudafricano contra el sur de Angola.

En noviembre, había fracasado estrepitosamente la ofensiva dirigida por el general soviético Konstantinov sobre el río Lomba. Fidel Castro se opuso a ella desde que se inició. Según la carta ahora desclasificada, Castro escribió a Gorbachov:

"Nosotros no tenemos la menor culpa de la situación militar allí creada. Es una responsabilidad que corresponde totalmente a los asesores soviéticos que se empeñaron en lanzar las tropas angolanas a una ofensiva en profundidad hacia las apartadas regiones del sureste del país".

Fidel Castro dispuso el reforzamiento de sus tropas en Angola y ordenó que las fuerzas cubanas y de las FAPLA consolidaran un bolsón de resistencia en Cuito Cuanavale. En su carta a Gorbachov, Fidel Castro se opuso a presentarlo como "un relevo normal de personal" como querían los soviéticos.

Insistió en que cuando los norteamericanos tuviesen noticias del reforzamiento cubano, no se inventaran excusas sino que se les explicara que la intervención abierta sudafricana "creó una situación militar peligrosa" que obligó a Cuba a "una acción absolutamente defensiva".

El despliegue cubano de 500 tanques T-54 y T-55 frente a los 300 tanques Leopard sudafricanos, debía inclinar la correlación de fuerzas a favor de Cuba, pero en los siguientes tres meses Castro, que dirigía con tozudez todos y cada uno de los pormenores de la campaña desde su puesto de mando en La Habana, sólo recibió noticias malas y peores desde el teatro de operaciones militares.

El 14 de febrero de 1988, más de 100 blindados sudafricanos arremetieron al este de Cuito Cuanavale contra la Brigada 59 de las FAPLA y una compañía cubana de tanques. El ataque fue rechazado con un saldo de 14 cubanos muertos, numerosos heridos y 7 tanques de menos. Los sudafricanos huyeron en desbandada.

Cinco meses después, el 28 de julio de 1988, demoledores golpes aéreos de los Mig-23 cubanos contra las fuerzas sudafricanas en Calueque y Rucaná, cerca de la frontera con Namibia, marcaron la derrota sudafricana en Angola.

Bajo la presión soviética y norteamericana, Cuba, Angola y Sudáfrica firmaron los acuerdos de paz en New York el 22 de diciembre de 1988.

Hace menos de un año, Fidel Castro reveló durante un discurso que el gobierno sudafricano, ante su crítica situación militar en el sur de Angola en 1988, llegó a analizar el empleo de armas nucleares contra las tropas cubanas. El plan de contingencia cubano ante tal eventualidad habría sido la voladura de una gigantesca represa en la frontera. Millones de metros cúbicos de agua hubieran arrasado ciudades de Angola y Sudáfrica.

Por suerte, no se produjo la hecatombe. Sería también hoy otro revés convertido en victoria.

luicino2004@yahoo.com


CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.


PERIODISTAS EN PRISION

PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:


CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster