PRENSA INDEPENDIENTE
Octubre 7, 2005
 

SOCIEDAD
Para la libertad

Luis Cino

LA HABANA, Cuba - Octubre (www.cubanet.org) - Los consejos siempre se agradecen, vengan de quien vengan. ¿Quién lo diría? Estoy en deuda de gratitud con Amaury Pérez.

La filosofía amansada del cantautor vino en mi socorro, en las horas más oscuras, a devolverme la libertad. Fue como una revelación divina. Bálsamo, profecía y broma de mal gusto. Todo de una vez.

"Uno, para ser libre, lo primero que tiene que hacer es creérselo. No importa dónde se esté. La libertad la lleva uno consigo", declaró sin rubor Amaury Pérez al diario mexicano La Jornada.

Son vanos los afanes tras la libertad. No es preciso sangrar, luchar ni pervivir. Tampoco donar ojos ni manos. Se equivocó Miguel Hernández. Se equivocaba. Paul Eluard también. No se le puede hacer demasiado caso a los poetas. Menos aún a los filósofos y sus abstracciones.

Para la libertad basta con creerse libre. Lo dijo Amaury Pérez. Estúpido derroche de energía la eterna epopeya humana por la libertad. Los crímenes cuantiosos que se han cometido en su nombre, un desperdicio de sangre. Estaban de más Espartaco y Robespierre.

Nunca sospeché del pensamiento amaurístico honduras dignas de la envidia de Voltaire o Baruch Spinoza. No por falta de canciones inteligentes y a veces hasta hermosas, sino porque no lo imaginaba en el minúsculo y peligroso gremio de los hombres libres.

Hacer reír no es sólo privativo de los que bien te quieren y de los payasos. También lo es de los cantautores jubilados de la Nueva Trova cuando les da por hacerse los ingenuos.

Amaury Pérez no debe haber puesto mucho empeño en creerse libre. No lleva la libertad como abrigo. Tal vez sea como la ropa nueva del emperador.

Lo que sí lleva es guante, careta y poto. Como catcher hubiera hecho mejor carrera en el béisbol. Así hubiera podido dedicar sus triunfos deportivos al comandante. Los habría agradecido más que sus canciones intimistas y sentimentales que no le sirven para marchas ni tribunas.

En honor a la verdad, el autor de Acuérdate de abril nunca pretendió emular con Carlos Puebla ni con Silvio Rodríguez. No se propuso ser el bardo de la revolución cubana. Si en alguna inmemorable ocasión incursionó en la canción política, los resultados le hicieron perder el vicio.

Con su voz pequeña y anodina, tomando préstamos musicales de Serrat y Barry Manilow, pasando por Mike & The Mechanics, con el añadido de un poco de poesía, se conformó con cantar. Cantar como pudo. Vuelos y revuelos de la pena y boleros en París y otras zarandajas del corazón. Sensibles pero inocuas y esterilizadas canciones.

Jovial, simpático, amigo de sus amigos (hasta de Silvio, que es mucho decir), Amaury Pérez siempre es fiel a la revolución. Dispuesto y presto para viajes y privilegios, Amaury se cree libre. Por tanto, es libre. ¿Quién lo duda? Tan libre como el perro junto al gramófono de los viejos discos RCA Víctor. Tiene toda la libertad del universo para servir a su amo.

Desde hoy, gracias a Amaury Pérez, seré libre, porque me creeré libre. Llevaré conmigo la libertad. En el bolsillo, como las llaves de mi casa. Además, avisaré por carta a mis compañeros encarcelados: sólo tienen que creerse libres para atravesar muros y rejas.

Escribiré sin temor a represalias. Expresaré mis opiniones públicamente. Me olvidaré de la policía política, de los delatores y de los mítines de repudio. Ya estoy ahorrando dinero para comprar pasajes de avión para visitar amigos en Miami y Madrid. Luego regresaré a mi país sin ser molestado. Todo gracias al consejo de Amaury Pérez. Tenía la verdad al alcance de mis dedos y no la veía. ¡Qué cosa!


Esta información ha sido transmitida por teléfono, ya que el gobierno de Cuba controla el acceso a Internet.
CubaNet no reclama exclusividad de sus colaboradores, y autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente
.

IMPRIMIR



PERIODISTAS EN PRISION

PRENSAS
Independiente
Internacional
Gubernamental
IDIOMAS
Inglés
Francés
Español
SOCIEDAD CIVIL
Cooperativas Agrícolas
Movimiento Sindical
Bibliotecas
DEL LECTOR
Cartas
Opinión
BUSQUEDAS
Archivos
Documentos
Enlaces
CULTURA
Artes Plásticas
El Niño del Pífano
Octavillas sobre La Habana
Fotos de Cuba
CUBANET
Semanario
Quiénes Somos
Informe Anual
Correo Eléctronico

DONACIONES

In Association with Amazon.com
Busque:


CUBANET
145 Madeira Ave, Suite 207
Coral Gables, FL 33134
(305) 774-1887

CONTACTOS
Periodistas
Editores
Webmaster